Las ayudas del Covid en la renta: lo que debes saber para el IRPF 2020

Cómo tributan las ayudas del covid en la renta
Tiempo de lectura: 4 minutos

El Covid-19 no tendrá efectos en la declaración de la renta este año, pero sí en la renta 2020, la que entregaremos en 2021. En ese momento habrá que rendir cuentas en el IRPF por las ayudas del Covid en la renta, tanto las directas como las indirectas.

Los efectos del coronavirus en la renta 2020 los sentirán especialmente quienes hayan recibido alguna ayuda, hayan sufrido un ERTE o se hayan acogido a la prestación especial por cese de actividad como autónomo.

Este es el impacto del Covid-19 en el IRPF 2020 para cada caso:

Ayudas y subvenciones generales por el CovId-19 en el IRPF

¿Cómo tributan las ayudas?

Antes de entrar en ayudas concretas, es importante saber cómo tributan de forma general las ayudas y subvenciones en la renta, sean por el coronavirus o por cualquier otro motivo.

En este sentido y con carácter general, las ayudas y subvenciones públicas no están exentas de tributar en la renta. En otras palabras, hay que incluir ese dinero que recibas en el IRPF.

Siempre que no se especifique lo contrario en la normativa de la ayuda o subvención, hay que tributar por ella en el IRPF. Esto aplica tanto a las ayudas como la de 3.200 euros para autónomos de la Comunidad de Madrid como a cualquier otra de las subvenciones directas.

Y es que, desde el punto de vista fiscal, para Hacienda es diferente un dinero que recibes directamente en tu cuenta en forma de ayuda que otras medidas para el Covid-19 como permitir que cobres el paro tras un ERTE.

Las ayudas en la renta por Covid

En cuanto a la fiscalidad de las ayudas por el coronavirus, hay dos alternativas para incluirlas en la renta.

  • La primera y la más habitual es que se sumen en el IRPF como una ganancia patrimonial, que tributará en dentro de la base imponible general y no la del ahorro. Es decir, se sumará al salario, rendimientos de cuentas corrientes o dividendos, pero no al resto de inversiones y después pasará por las tablas generales de IRPF.
  • La otra opción es que directamente se consideren y se integren dentro de los rendimientos del trabajo, que es como tributan normalmente las subvenciones escolares o el cheque guardería.

Si eres autónomo, cualquiera de estas ayudas se considerarán como un ingreso de tu actividad profesional.

Paro, ERTE, ERE e indemnizaciones por despido

La fiscalidad de todos estos supuestos no cambia por el coronavirus. Si te han despedido, la indemnización que recibas tributará en 2020 como lo hace ahora. En este caso, el coronavirus no afecta a la fiscalidad del despido.

De forma muy resumida, los primeros 180.000 euros de indemnización están exentos siempre que no superen los límites que maca la ley para cada tipo de despido. Esto aplica también en caso de ERE y de ERTE, aunque hay que recordar que existen diferencias entre un ERE y un ERTE.

Lo mismo ocurre con el paro, tanto la prestación en un despido final como el dinero que recibes del Estado mientras dura el ERTE. La fiscalidad de estas medidas por el coronavirus es la misma que se aplicaría sin la pandemia. Esto quiere decir que ese dinero del paro se sumará a tus rentas del trabajo. Para la Agencia Tributaria el paro equivale a un salario más. De hecho, el SEPE o Servicio Público de Empleo Estatal es un pagador más.

A efectos prácticos, esto implica que tendrás dos pagadores en la renta y, como consecuencia, es más fácil que estés obligado a declarar la renta 2020 por el coronavirus. La razón es que cuando tienes dos pagadores y has ingresado más de 1.500 euros del segundo y siguientes, el límite por el que no estarás obligado a hacer el IRPF desciende a 14.000 euros.

Esto también afecta a los autónomos que soliciten el cese especial por cese de actividad. Esta ayuda, que equivale al paro de los autónomos solo que por tiempo limitad, cuenta como un pagador más a efectos de IRPF y se integra también dentro de los rendimientos de trabajo.

Ayudas al alquiler

En el caso de los alquileres, las ayudas para los inquilinos sólo tendrán repercusión fiscal en caso de que el Gobierno pague el alquiler al inquilino. Las condonaciones por parte de los caseros, la moratoria de pago o los micropréstamos no tendrán implicaciones fiscales para el inquilino.

La cosa cambia para los propietarios del piso. Como explican desde Business Insider, si el inquilino se acoge a la moratoria de pago, tendrás que seguir declarando los ingresos del alquiler en el IRPF y pagar el IVA si es un loca comercial cuando llegue el momento, hayas ingresado el dinero o no. La razón es que esta moratoria no es una quita, sino algo más similar a un impago.

Infórmate más en detalle en nuestro artículo «Ayudas al alquiler por coronavirus«.

La moratoria de la hipoteca

Con la moratoria de las hipotecas pasa algo parecido que con el alquiler. Los efectos de esta ayuda por el coronavirus en la renta son nulos.

Al final, se trata de una moratoria con la que simplemente difieres el pago de parte de la hipoteca. Al hacer la renta 2020, simplemente habrás pagado menos dinero por la hipoteca y tu deducción será menor si eres de los afortunados que podía desgravar por el préstamo.

El rescate del plan de pensiones

Recuperar el plan de pensiones o un PPA por el coronavirus es posible. El Gobierno permite a las personas que hayan visto sus ingresos caer por el Covid-19 rescatar el plan de pensiones por la cantidad que hayan dejado de percibir.

El dinero que recuperen tributará en la renta 2020 como lo haría el plan de pensiones normalmente. Como en los casos anteriores, que sea una ayuda del coronavirus no cambia su fiscalidad. Esto quiere decir que habrá que integrar el dinero dentro de las rentas del trabajo junto con el salario percibido en 2020 y el paro, si lo has cobrado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Te animamos a compartirlo en tus perfiles sociales!