Cómo ahorrar dinero en la calefacción: los 12 trucos más efectivos

Persona utiliza un centro de control de calefacción de su vivienda

Con el frío, el gasto energético en el hogar se dispara y surge la pregunta de cómo ahorrar dinero en la calefacción sin pasar frío.

Según los datos de IDAE, aproximadamente el 50% del consumo de energía en casa a lo largo del año se debe a la calefacción de gas natural, la más común en España. Por eso mismo, reducir en gasto en calefacción es una buena forma de ahorrar en la factura de la luz.

Hay muchos trucos y formas de ahorrar dinero en la calefacción, pero para simplificarlo se pueden dividir entre métodos para gastar menos que no requieren inversión y otros en los que sí tendrás que invertir dinero. Vamos a empezar con los primeros y a continuación pasamos a explicarte qué calefactores consumen menos y que calefacción es más barata ¡Empezamos!

Te ofrecemos la solución que necesitas. Asegura tu ahorro

¿Cómo ahorrar en calefacción sin gastar dinero?

Si quieres reducir el gasto de forma rápida y sin invertir, estos trucos para ahorrar calefacción son de los más efectivos, toma buena nota:

Revisa la potencia que tienes contratada

Hablamos del primero de los grandes trucos para ahorrar calefacción. La potencia contratada es el número máximo kilovatios que puedes usar en un momento dado. Es lo que determinará cuántos aparatos puedes conectar al mismo tiempo sin que salte la luz.

La mayoría de casas tienen más potencia de la que necesitan y eso hace que la factura eléctrica sea más alta. Por cada kw de potencia adicional la factura aumenta 35,6 euros al año según las estimaciones de HelpMyCash.

De media, cada hogar puede reducir en 2 kw la potencia contratada. Para averiguar la potencia que te hace falta puedes sumar el gasto energético de los electrodomésticos de tu hogar, empezar a enchufar aparatos hasta que salte el diferencial y después ver cuánto consume cada uno o usar una calculadora como la de Endesa.

La cifra que obtengas es el consumo máximo de tu hogar. Sobre esa cifra debes aplicar un factor de simultaneidad del 0,33 si usas muchos aparatos al mismo tiempo o de 0,22 si eres capaz de organizarte para no poner la lavadora, lavavajillas o plancha al mismo tiempo, por ejemplo.

Utiliza una tarifa con discriminación horaria

La pregunta más importante en este punto es si te interesa o no la discriminación horaria. Esta tarifa con discriminación horaria establece tres periodos de consumo diferentes con costes distintos. Así, existen unas horas punta en las que es más caro consumir y otras valle en las que es más barato.

Como norma general, si eres capaz de concentrar un 30% del consumo del hogar en las horas valle, el cambio merecerá la pena. El ahorro medio con una tarifa con discriminación horaria es del 18% y la razón es que hay aparatos en casa que están siempre conectados y con los que esta tarifa permite ahorrar.

Sin duda, con el teletrabajo, la tarifa con discriminación horaria es una buena vía para ahorrar dinero en la calefacción.

Cómo reducir la factura de la calefacción

Pon a punto los radiadores

Antes de que llegue el frío es importante revisar la caldera. Muchas compañías de luz y gas incluyen estas revisiones anuales en su oferta y si no tu seguro de hogar puede que sí lo haga.

Junto con la calera, es importante dedicar un poco de tiempo al mantenimiento de los radiadores. Es importante purgar los radiadores para eliminar el aire que puede haberse formado en verano y que hará que no calienten bien en invierno.

Revisa también que no haya ningún mueble que tape los radiadores y, si quieres ir más allá, reorganiza la decoración de la vivienda en torno a ellos. Así no tendrás que ponerlos a tanta potencia.

Temperatura ideal de calefacción en casa

Esta es una de las fórmulas más baratas para ahorrar en la calefacción. Cada grado que no subas la temperatura te ahorrará entre un 7% y un 11% en la factura de energía en invierno.

A modo de ejemplo, mantener la temperatura a 16 º por la noche en lugar de 20º te permitirá gastar un 13% menos en electricidad según datos de la Oficina Verde de la Universidad de Zaragoza.

La forma de mantener la temperatura del hogar es con un termostato. Si es programable, mejor, ya que así podrás hacer que la calefacción sólo esté encendida cuando tú quieras. A saber, cuando estás en casa y un poco antes de que llegues de trabajar o de la calle.

Si no cuentas con un termostato, hay aparatos básicos que solo controlan la temperatura desde 15 euros y programables desde 35 euros. En definitiva, el termostato no debe faltar en tu lista de trucos para ahorrar calefacción.

Gastar menos con la cafelacción

Vístete adecuadamente

Abrigarse es la mejor forma de combatir el frío sin gastar dinero en invierno. Si tienes frío en casa, empieza por vestir adecuadamente para la época del año en la que estamos con un forro polar, un jersey o unos calcetines gordos. Así no tendrás que poner la calefacción más alta.

Y si tienes frío en los pies, puedes empezar por taparte la cabeza. Cuando tienes frío el cuerpo da prioridad a las partes más valiosas y por eso bombeará más sangre al cerebro y menos a las extremidades.

En esta línea, no olvides de salir abrigado a la calle. Así tardarás menos en entrar en calor al volver a casa y evitarás el error de poner la calefacción a tope nada más cruzar la puerta. Esa es una de formas con las que más calefacción gastas.

Ventila la casa el tiempo necesario

A la hora de ventilar la casa por las mañanas, con 10 minutos es suficiente para renovar el aire. Más tiempo sólo contribuirá a bajar la temperatura interior.

Tampoco de olvides de ventilar la casa con cabeza. Es suficiente con que lo hagas durante 10 minutos y no tiene por qué ser siempre a primera hora. Hazlo en función de como hayas programado el termostato.

Aprovecha la luz natural

Para terminar, acostúmbrate a aprovechar la luz natural para ahorrar dinero en la calefacción. Igual que en verano se recomienda cerrar las persianas, para gastar menos energía en invierno hay que hacer lo contrario. Abrirlas durante el día y cerrarlas en cuanto cae el sol.

Al final ,los trucos de la abuela siguen funcionando para gastar menos energía en invierno.

💡 En este artículo te descubrimos otras formas de ahorrar energía en casa.

Inversiones que merecen la pena para ahorrar en calefacción

El último truco para ahorrar en la factura eléctrica en invierno ya incluiría una pequeña inversión. Ahora vamos a ver otras formas de gastar menos en calefacción para las que necesitarás algo de dinero si quieres ponerlas en marcha.

Pon paneles reflectantes para radiadores

Según los cálculos de la OCU, poner paneles reflectantes detrás de los radiadores permite ahorrar entre un 10% y un 20% del gasto en calefacción.

Estos paneles potencian el efecto del radiador por un coste de entre 10 y 45 euros dependiendo del modelo.

Usa burletes en las puertas

La puerta de la entrada es la más importante. Un 5% del calor de la casa se esfuma por ella y un burlete te ayudará a reducir ese porcentaje.

También puedes ponerlos en la habitación donde duermas para que el calor se conserve mejor de noche. Su coste no es superior a los 10 euros y es una inversión rápida con la que ahorrar dinero en la calefacción de forma inmediata.

que calefactores consumen menos

Cambia a una caldera de bajo consumo

Si tu caldera es vieja cambiarla por una caldera de bajo consumo puede ayudarte a consumir menos calefacción en invierno. Aquí es donde surge la duda de qué caldera elegir y qué calderas consumen menos. La respuesta es una caldera de condensación. Su rendimiento es del 100% y con ella el consumo bajará un 35% de media.

El siguiente paso es saber qué caldera de bajo consumo necesitas según los metros cuadros de tu casa. No es lo mismo la caldera que necesitas para una casa de 100 m2 que para una de 150 m2. Como medida general, una caldera de condensación de 20-23 Kw es suficiente para una casa de menos de 100 m2, mientras que para las superiores hasta 150 m2 habrá que buscar una caldera de 24-25Kw.

¿Compensa cambiar la caldera? Normalmente sí. El coste de una caldera para una casa de 100 m2 es de entorno a 1.200 euros y gracias a ella ahorrarás cerca de 175 euros al año según la factura media eléctrica en España.

Cambia a una calefacción que consuma menos

Esto supone ir un paso más allá y elegir todo el sistema de calefacción. En este punto la clave es averiguar por un lado qué calefacción consume menos y por otro qué calefacción es más barata en términos de precio. La que tenga mejor relación ahorro-precio será la que debas elegir.

Esto se resume entre una calefacción de gas natural o calefacción eléctrica. La calefacción de gas natural suele tener una instalación más cara y precisa de mantenimiento. Por contra, es más limpia, económica y más eficiente.

Una calefacción eléctrica es más económica de instalar y no requiere mantenimiento. A cambio, el precio de la electricidad es superior al del gas y también necesitarás aumentar la potencia eléctrica para poder usarla.

Una alternativa intermedia es comprar un calefactor individual para casa. Estas son las opciones de calefacción individual para diferentes estancias.

  • Calefactor individual. Es una opción barata, pero con un consumo relativamente elevado. ¿Qué calefactores consumen menos? La mejor relación calidad precio para casa está en los calefactores de tipo termoventiladores, mientras que para el exterior funciona mejor un calefactor del tipo infrarrojo.
  • Estufas eléctricas. Pueden ser infrarrojas o halógenas. Son opciones más económicas que un calefactor en términos de consumo, pero más caras.
  • Radiadores eléctricos o termoeléctricos. Su ventaja es que mantienen menor el calor durante más tiempo y consumen menos energía que un calefactor y una estufa eléctrica. Por contra, tardarán más en calentarse
qué calefacción consume menos

Cambia a ventanas con doble cristal o eficientes

Por último, las ventanas y la eficiencia energética es clave. Puedes invertir en cambiar las ventanas por unas ventanas con doble cristal o ventanas eficientes. Un 30% de las necesidades de calefacción se deben al calor que se escapa por la ventana, según IDAE.

Cambiar las ventajas por un modelo más eficiente de doble cristal ayudará a ahorrar en calefacción en invierno y ahorrar con el aire acondicionado en verano. El coste del cambio dependerá del tipo de ventaja que elijas. Pon en marcha estos trucos y verás como la factura energética del frío se reduce a la mitad.

¿Qué te han parecido estros trucos para ahorrar calefacción? ¿Crees que te ha sido de utilidad? En ese caso te animamos a compartirlo en tus perfiles sociales. Y recuerda seguirnos, para más consejos relacionados con ahorro, salud y estilo de vida :)

💡 Si te ha gustado este artículo te invitamos a seguir trabajando y mejorando tu ahorro a través de estas 6 apps para ahorrar.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Experto en Ahorro y Finanzas

Soy un apasionado de las finanzas personales y los impuestos. Me decido desde hace más de 15 años a escribir sobre ahorro, dinero, inversión y fiscalidad en diferentes medios.
Me gusta pensar que ayudo a las personas a mejorar su formación financiera y a tomar mejores decisiones sobre el dinero. De hecho, las finanzas conductuales son una de mis grandes pasiones. Y es que cuando se trata de nuestro dinero, somos mucho menos racionales de lo que pensamos. En mis artículos entenderás por qué.

Perfil de LinkedIn