Alimentos para bajar el colesterol

Aegon -Alimentos para bajar el colesterol

“Yo había llegado a la conclusión de que los principales alimentos pueden reducirse a tres grandes clases, que son lo azucarado, lo aceitoso y lo albuminoso”. William Prout

El “colesterol bueno” y el “colesterol malo”

El colesterol es una sustancia cerosa, de tipo grasa, que se encuentra de manera natural en todas partes del cuerpo. El colesterol posee funciones vitales necesarias para el correcto funcionamiento del organismo. A pesar de haber muchos tipos de colesterol, los más conocidos son las lipoproteínas de alta densidad o HDL y las lipoproteínas de baja densidad o LDL. La primera, el HDL, es comúnmente conocido como colesterol bueno, mientras que el LDL como colesterol malo. Unos niveles muy elevados de colesterol en sangre pueden provocar que éste se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos produciendo su estrechamiento e incluso su obstrucción, lo cual aumenta gravemente el riesgo de padecimientos cardiovasculares y cerebrovasculares. La molécula de LDL, encargada del transporte de las grasas por el organismo es de gran esponjosa y pegajosa, y por ello tiene tendencia a acumularse. El HDL sin embargo se encarga de llevar de nuevo la grasa al hígado.

El colesterol que se encuentra en nuestro cuerpo procede de dos vías diferentes, que son la obtención directa a través de los alimentos y la síntesis propia a raíz de moléculas más sencillas. La ruta metabólica que da lugar a la síntesis del colesterol es una de las más largas y complejas de todo el metabolismo, implicando diferentes compartimentos celulares y multitud de encimas y transportadores.

Alimentos que reducen el colesterol: ¿Cómo lo hacen?

Muchas veces nos hemos preguntado la manera en la que los famosos alimentos reductores de colesterol actúan para lograr el mencionado objetivo y no hemos obtenido una respuesta concluyente. Muchos de los alimentos que ingerimos contienen colesterol; sin embargo, son las grasas que encontramos en lo que ingerimos las que pueden provocar un desequilibrio en los niveles de colesterol. De este modo, las grasas saturadas producen un aumento del colesterol malo, mientras que las grasas insaturadas ayudan a reducir la síntesis endógena de colesterol, así como la de ácidos grasos, la síntesis y secreción de las lipoproteínas LDL y VLDL, y también contribuyen a eliminar el colesterol depositado en las placas ateroscleróticas.

Además de estos efectos beneficiosos de los ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados de los aceites vegetales y del pescado azul en la dieta, reduciendo la síntesis y la liberación de colesterol en el hígado, existen experimentos en animales que  demuestran la gran eficacia del ácido linoleico para evitar la deposición en las arterias del LDL.

Los esteroles vegetales son compuestos de origen vegetal. Al ser consumidos, reducen la absorción del colesterol en el intestino, ayudando a regular sus niveles en el organismo.

En definitiva, estas sustancias actúan evitando la absorción del colesterol malo y de sus precursores e inhibiendo las rutas de síntesis del LDL a favor de la síntesis del HDL, de este modo es el propio colesterol bueno el que retira en LDL de las paredes arteriales.

Estas sustancias las encontramos en productos como el pescado azul, la cebada, la avena, las legumbres, la soja, el aceite de maíz y el aceite de oliva, y las almendras.