Cómo funciona un plan de pensiones: las claves que debes conocer sí o sí

como funciona un plan de pensiones
Tiempo de lectura: 6 minutos

Piensa en un producto para la jubilación y es fácil que lo primero que venga a tu mente sea el plan de pensiones. Prácticamente todo el mundo los conoce, pero de ahí a saber realmente qué es y cómo funciona un plan de pensiones, tercia un mundo. ¿Estás entre los que tiene claro qué es o entre los que no?

¿Qué es un plan de pensiones?

La forma más fácil de definir un plan de pensiones hacerlo como un producto de ahorro a largo plazo y más concretamente para la jubilación. Lo que no es un plan de pensiones es un producto pensado para el corto plazo, ni por cómo funciona el plan no por sus características.

De forma muy resumida, un plan de pensiones invierte el dinero que aportan los ahorradores para que éstos puedan conseguir sus objetivos. Para adaptarse a los diferentes perfiles de inversión, existen diferentes tipos de planes de pensiones en función de cómo y en qué pueden invertir.

Los planes de pensiones están regulados por la Ley 8/1987, de 8 de junio, de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, que ya establece para qué sirve un plan de pensiones: crear un ahorro para percibir después un dinero llegado el momento de recuperarlo.

¿Quiénes intervienen en el plan de pensiones?

Para entender cómo funciona un plan de pensiones, antes debes saber quiénes intervienen en el proceso. Y es a diferencia de otro tipo de inversiones, aquí quien invierte no tiene por qué ser quien recibirá después el dinero de esas inversiones.

Estas son las personas y entidades que intervienen en el plan:

  • Promotor del plan de pensiones. Es quien crea el plan. Aquí se puede diferenciar dos tipos de planes en función del promotor: los planes de pensiones individuales, creados por bancos y aseguradoras de forma particular, y los planes de pensiones de empleos, donde es una empresa quien gestiona el plan. Después los trabajadores podrán realizar aportaciones, aunque también es habitual que la empresa las haga a su nombre o complemente las éstos.
  • Partícipe o partícipes. Son las personas físicas en cuyo interés se crea el plan de pensiones. En otras palabras, el titular del plan de pensiones y quien hace las aportaciones al plan, quien invierte el dinero.
  • Beneficiario. Son las personas físicas con derecho a la percepción de las prestaciones del plan, hayan sido o no partícipes del mismo. Para que lo entiendas mejor, es quien puede cobrar el plan de pensiones. Normalmente el partícipe será también el beneficiario. La excepción la marca la contingencia del fallecimiento. A diferencia de otros productos como los fondos de inversión, con un plan de pensiones puedes elegir quién cobrará el dinero en caso si falleces y ese beneficiario no tienen por qué ser los herederos legales.

¿Cómo funciona un plan de pensiones?

El funcionamiento de un plan de pensiones no es complicado. Al contratar el plan realizas una aportación que el plan invierte a través de un fondo de pensiones.

Este fondo de pensiones es el encargado de invertir y gestionar el dinero, es quien decide en qué activos concretos se invierte, cómo, cuándo y en qué cantidad. Los fondos de pensiones no son exclusivos de un solo plan. Es decir, varios planes pueden usar un mismo fondo de inversión.

Las aportaciones en el plan de pensiones: cómo son y cuánto desgravan

¿Cómo son las aportaciones al plan de pensiones?

Las aportaciones son el dinero que inviertes en el plan de pensiones. Puedes hacer solo una inversión inicial y olvidarte, pero lo recomendable es invertir cada año, bien de forma periódica o con una aportación única. En cualquiera de los casos, nunca podrás aportar más de 8.000 € al año a tu plan de pensiones.

Esta es una de las restricciones y desventajas de los planes de pensiones. La ventaja en de los planes en este punto es que esas aportaciones te permitirán pagar menos impuestos en la declaración de la renta.

La deducción por planes de pensiones en el IRPF

Una de las características del funcionamiento de los planes de pensiones es que el dinero que inviertas desgrava en el IRPF. En realidad, más que una desgravación en la renta, se trata de una reducción.

Para que lo entiendas mejor, el dinero que inviertas se restará a tu base imponible (lo que has ganado) a la hora de calcular el IRPF. La traducción es que pagarás menos impuestos. Según los cálculos de Gestha, el sindicato de técnicos de Hacienda, una aportación de 3.000 € permite ahorrar en torno a 900 € para una persona con unos ingresos de 25.000 €.

Dado que el IRPF es un impuesto progresivo, la cantidad a desgravar aumenta según se tienen más ingresos. Así, esa misma aportación de 3.000 € permitirá deducir 1.350 € a una persona que gane más de 80.000 € al año.

El único límite a esa deducción por invertir en el plan de pensiones es que no se podrá desgravar más del 30% de la base imposible o los citados 8.000 €.

¿Cuándo puedes recuperar el dinero del plan de pensiones?

Por cómo funciona un plan de pensiones, hay que diferenciar entre el momento de las aportaciones y del rescate. Una de las características de los planes de pensiones es su falta de liquidez. Dicho de otra forma, que para poder recuperar tus ahorros debe darse alguna de las circunstancias previstas en el plan.

Las contingencias, que es como se denominan desde un punto de vista técnico, son las siguientes:

  • Jubilación. Es la más habitual y para la que en realidad se crearon los planes de pensiones. Cuando te jubiles, podrás rescatar el dinero del plan.
  • Cuando pasen 10 año desde la primera aportación, pero siempre a partir de 2025. A partir de ese año podrás recuperar el dinero que hubiese en el plan 10 años antes. Es decir, si empezaste a invertir en 2011, podrás recuperar los derechos consolidados (el ahorro del plan) que hubiese a finales de 2015. ¿Y las aportaciones de 2016? tendrás que esperar a 2026.
  • Incapacidad permanente y enfermedad grave.
  • Desempleo de larga duración.
  • Fallecimiento, en cuyo caso será el beneficiario o los herederos legales quienes cobren el dinero del plan de pensiones o la persona que designes como beneficiario. Esta es una de las ventajas de cómo funciona un plan de pensiones, que puedes elegir quién lo cobrará en caso de fallecimiento.
Cómo funciona el rescate del plan de pensiones

¿Cómo puedes rescatar el plan y cuántos impuestos pagarás en cada caso?

Para terminar de entender cómo funciona un plan de pensiones, debes saber que puedes recuperar el plan de pensiones el año que te jubilas o más tarde. Tú elijes. No hay un periodo máximo para hacerlo.

¿Cómo recuperarás el dinero?

Además, hay tres formas diferentes de recuperar el dinero. Llegado el momento, podrás cobrar los ahorros de toda tu vida:

  • En forma de capital o todo de golpe. Bajo esta modalidad de rescate del plan de pensiones se recupera en un solo pago todo el dinero acumulado.
  • En forma de renta. Supone cobrar un dinero cada mes, semestre, año… Lo que se hace en estos casos es ir recuperando parte del dinero del plan como una renta periódica, mientras el resto sigue invertido en el mismo.
  • En forma mixta. Es una mezcla de las dos anteriores y lo más habitual es recuperar un dinero inicial como capital y el resto como renta.

¿Cuántos impuestos pagarás en cada caso?

¿Y los impuestos? Dependiendo de la fórmula que elijas para rescatar el plan de pensiones, pagarás más o menos en la renta. Esta es una de las partes más complejas del funcionamiento del plan de pensiones y en la que más errores se comete.

Lo primero que debes saber sobre cómo funciona el plan de pensiones en términos fiscales al rescatarlo es que tributa como rentas del trabajo bajo la base general del IRPF. Esto quiere decir que el dinero del plan se sumará a la pensión pública, como un ingreso del trabajo más.

Esta máxima se aplica independientemente del modo de rescate que elijas.

A efectos prácticos, esto quiere decir que se aplicará la siguiente tabla:

Rentas del trabajo Tipo impositivo
Hasta 12.450 € 19 %
12.450 – 20.200 € 24 %
20.200 – 35.200 € 30 %
35.200 – 60.000 € 37 %
Más de 60.000 € 45 %

Como puedes ver, esta tabla es progresiva, cuando más ingresas, más pagas. Por eso mismo, recuperar el plan de pensiones el año que te jubilas suele ser una mala idea. La razón es que al jubilarte siempre vas a ganar menos dinero, de manera que el segundo año como jubilado cobrarás menos y también pagarás menos impuestos por el ahorro del plan.

¿Cómo aplicar reducciones?

Del mismo modo, rescatar el plan de pensiones en forma de capital puede hacer que tu base imponible se dispare y tributes al tipo impositivo máximo. En otras palabras, que pagues muchos más impuestos por el plan de pensiones. Para mitigar ese efecto existe una reducción del 40% que puedes aplicar sobre los rendimientos del plan de pensiones generados antes de 2007 siempre que recuperes el plan en los dos años siguientes a la jubilación.

Para no equivocarte y perder mucho dinero al rescatar el plan, es importante que te sientes a hacer números o que pidas ayuda para hacer los cálculos. Este es quizás el gran inconveniente sobre cómo funciona un plan de pensiones, que te obligarán a hacer cálculos para ahorrar de verdad con los impuestos al recuperarlo.

Si quieres más información no dudes en consultar por el plan de jubilación que mejor se puede adecuar a tus necesidades.