¿Cómo cuidamos los españoles nuestra salud?

Día Mundial de la Salud

“Que el alimento sea tu medicina y tu mejor medicina sea tu alimento.» Hipócrates de Cos

La salud es con absoluta certeza la mayor preocupación del ser humano, ya que es de sobra sabido que sin ella cualquiera de los demás placeres de la vida carece de sentido. Nuestro país no es ajeno a esta circunstancia y la gran mayoría de los españoles tiene este aspecto como prioritario, sin embargo, ¿qué hacen nuestros compatriotas para mantener la salud?

¿QUÉ SE ESTÁ HACIENDO?

En España los actos voluntarios de los ciudadanos a favor de una buena salud han ido aumentando en los últimos años. Estos han ido encaminados fundamentalmente hacia dos aspectos:

  1. El cuidado de la alimentación
  2. La práctica de ejercicio físico

Aunque estas dos circunstancias mejoran notablemente el estado de salud y previenen muchos tipos de enfermedades, los motivos por los cuales se han producido son muy diversos.

El cuidado de la alimentación

El cuidado de la alimentación se ha ido estableciendo en nuestra sociedad como un pilar básico  en la vida cotidiana estableciéndose de manera cada vez más arraigada el concepto de que una buena alimentación mejora la salud. De hecho en muchos casos, esta concienciación ha llegado a niveles extremos totalmente carentes de sentido, como es el caso del gluten. Muchas personas eligen alimentos sin gluten sin tener intolerancia alguna al mismo. La alimentación ecológica, la sensibilidad con alérgicos e intolerantes, la reducción de grasas y azúcares refinados en la dieta y el consumo de productos de kilómetro cero son algunos de los actos que los españoles llevan a cabo para cuidar la salud a través de la alimentación.

La práctica del ejercicio físico

En cambio el origen del aumento de la práctica del ejercicio físico no está tan claro, ya que surgen tres vertientes diferentes y dos de ellas pueden no solo no ser beneficioso para la salud sino que en algunos casos puede ser perjudicial. Las tres vertientes serían la del culto al cuerpo, la de la competición deportiva y superación personal y el distanciamiento del sedentarismo. En ocasiones las dos primeras sobrepasan los límites y para aumentar el rendimiento se lleva a cabo el consumo de diferentes sustancias potencialmente perjudiciales para la salud. Afortunadamente el aumento del último aspecto ha sido sensiblemente mayor, no hay más que observar el número de carreras populares que tienen lugar cada semana a lo largo de toda la geografía y la gran cantidad de participantes amateurs que se citan en cada una de ellas.

A pesar de estas mejoras mencionadas todavía queda mucho camino por recorrer, es muy importante que la sociedad se mentalice de la gran importancia de la educación y la prevención.

¿Y tú qué haces para cuidarte?