5 Postres fáciles para niños, rápidos y saludables, que te encantarán

haciendo postres faciles para niños

Acercar la cocina a los más pequeños, es fundamental para que aprendan a cuidar su alimentación en el futuro, y si además les descubrimos algunos postres fáciles para niños, estarán aún más encantados.

Lo ideal en estas preparaciones es que predominen alimentos saludables, para aprovechar a inculcarles ya desde la infancia buenos hábitos, pero desde luego lo más importante en el mundo de los postres fáciles para niños, es que les resulten ricos y divertidos.

Porque la cocina es una actividad muy entretenida que te permitirá disfrutar mucho con tus hijos, pero también enseñarles. De hecho universidades tan prestigiosas como las de Harvard o Standorf, ofrecen cursos para que los niños aprendan a través de la cocina nutrición y ciencia.

No te entretengo más y a continuación te dejo 5 recetas de postres fáciles para niños, que además podrás hacer en poco tiempo, y con los que estarás segura de estar cuidando su alimentación.

Aegon te ofrece una solución para ti y tu familia para que te sientas tranquilo


Postres fáciles para niños con mucha fruta

En todas nuestras comidas debería estar presente una ración de vegetales o frutas, el postre de la naturaleza. Por eso aunque todos los postres que te propondré contienen fruta, para que resulten equilibrados, en estos primeros la fruta es la protagonista absoluta.

Sus nutrientes, su sabor, sus colores y sus texturas, las hacen muy adecuadas, y seguro que te permitirá que los niños coman algunas variedades a las que se resisten.

1. Ratoncitos de pera y chocolate

Pelando las peras con cuidado, partiéndolas a la mitad, y retirando sus pepitas, obtendrás un cuerpo muy similar al de un ratoncito. Entonces la colocas sobre un plato, con la parte recta (donde estaban las pepitas) hacia abajo.

Posteriormente deshaces chocolate para fundir, bien sea al microondas o al baño maría. Para ello sigue las especificaciones de tiempo de cada marca y revuelve cada poco.

Con él podrás recubrir la mayor parte de la pera y hacerle un pequeño hilo de chocolate, que simule el rabito de un ratón.

A mí me gusta dejar la parte más estrecha de la pera sin cubrir de chocolate, pues así resulta más vistoso. Esa zona simula la cabeza, y ahí puedes colocarle 3 arándanos, dos para que parezcan los ojos, y otro en la punta, para la nariz.

Poco detrás de los arándanos que imitan a los ojos, insertas dos almendras a modo de orejas, y ya tendrás tu plato terminado. Como verás esta es una de los opciones de postres fáciles para niños, más bonita, y eso desde luego, llama su atención.

Otra opción, si crees que a tus hijos puede gustarles más así, es la siguiente. Al principio, asa las peras al microondas, para ello tras pelarlas las introduces cubiertas con papel del film al microondas, entre 5 y 10 minutos a máxima potencia.

El tiempo depende de si os gustan más o menos blanditas, además al reblandecer quedarán también más dulces. Los siguientes pasos son exactamente igual que los que te he dado para la preparación con peras crudas.

2. Postre fácil de galletas de manzana

Pela las manzanas y forma rodajas anchas en superficie, pero finas de grosor. Puedes asarlas unos 2 o 3 minutos al microondas para que resulten, como con las peras, más dulces y blandas.

En esta ocasión es menos tiempo porque son rodajas finas y no queremos que se deshagan fácilmente. Luego las cubres con una capa de crema de frutos secos o cacahuetes. Preferiblemente sin endulzar, cada vez hay más opciones en el mercado: de avellana, almendras, anacardos… así que escoge la que crees que más gustará a tus comensales.

Finalmente, cubre esa crema con trocitos pequeños de frutos secos o chocolate oscuro, o incluso con copos de maíz triturados, y ya tendrás tus galletas de manzana.

Si buscas un sabor más dulce, sin recurrir al azúcar, puedes espolvorear abundante canela sobre las rodajas de manzana, antes de cubrirlas con la crema de frutos secos. O si esto te resulta insuficiente, mezclar un poco de miel con la crema de frutos secos, batiendo bien para que se reparta, y luego ya untar con ella las rodajas de manzana.

3. Torre de piña, plátano y chocolate

Casi cualquier postre con plátano y chocolate tiene el éxito asegurado, desde los batidos a los helados, pero aquí te traemos algo más original.

Esta receta de postre fácil para niños es muy, muy sencilla y además vistosa, pruébala y no te arrepentirás.

Vamos a verla. Tan solo compra una piña en rodajas al natural (sin azúcar) o prepara tú las rodajas.

Después trocea la cantidad necesaria de rodajas de plátano maduro, normalmente necesitarás dos plátanos.

postres faciles para hacer con niños

 A continuación, coloca esas rodajas de plátano, una junto a otra, encima de la rodaja de piña. Tendrás por tanto una base de rodaja de piña, y otra capa, sobre ella, de rodajas de plátano.

Ten en cuenta que, si tus plátanos son muy gruesos, quizás debas partir a la mitad sus rodajas, quedando por tanto un semicírculo. Así trataremos de que al colocar estas rodajas de plátano, sobre la piña, no sobresalgan demasiado.

El siguiente paso es deshacer chocolate para fundir, de nuevo en microondas o al baño maría, y siguiendo las instrucciones que nos indica su envase. Puedes añadirle un podo de leche, aunque yo prefiero que desde pequeños se acostumbren al sabor más intenso del chocolate oscuro.

Con este chocolate derretido, cubre abundantemente las rodajas de plátano, y sobre esa capa de chocolate, colocas una nueva rodaja de piña.

Ahora repites de nuevo todos los pasos: sobre la piña las rodajas de plátano, sobre las rodajas de plátano el chocolate, y otra vez una de piña.

Cuando hayas terminado con todas las rodajas de piña, cubre tu torre con chocolate y la fruta que más les guste a tus hijos, sobrinos, o sea quien sea que tenga la suerte de degustarlo.

Queda muy vistoso con fresas, pero las mandarinas o repetir el plátano, suelen ser las opciones favoritas de los más pequeños.

Otras opciones de postres fáciles para niños

Como te decía anteriormente, para que un postre resulte realmente nutritivo, es importante que contenga algo de fruta, pero no siempre tiene por qué ser el ingrediente mayoritario, así podrás variar y evitarás que los peque se aburran de preparaciones muy similares.

💡 No me resisto a dejarte por aquí nuestro post ¿Por qué consumir fruta de temporada? Descubre sus múltiples beneficios, verás que tanto para niños como para adultos, son una auténtica joya nutricional.

seguro de salud familiar

4. Gelatina con nata y zumo de piña

Preparar las gelatina, en polvo o en láminas, es muy sencillo, eso sí, sigue las proporciones que te indique cada marca. En este caso te propongo que la disuelvas calentándola en un cazo con zumo de piña sin concentrar, en vez de en agua.

Una opción si buscas un sabor más suave o menos dulce, para este postre para niños, es utilizar este truco. Por cada ¾ de volumen de zumo, emplea ¼ de volumen de agua. Por ejemplo: por 750 ml de zumo, usa 250 ml de agua.

Una vez hecha la mezcla, y antes de que empiece a enfriarse la gelatina, viértela hasta la mitad de una copa o vaso, esto son unos 100 ml por cada vaso. Entonces, la dejas enfriar un ratito en la nevera para que solidifique.

recetas de postres fáciles para niños paso a paso

A continuación, preparas una nueva tanda de gelatina con el zumo de piña, pero en esta ocasión añades 1 cucharada de nata para cocinar, por cada 100 ml del zumo. La viertes aún líquida sobre la gelatina anterior, y la dejas enfriar en la nevera, para que esta capa también solidifique.

Finalmente la decoras con un poco de nata montada, y si a tus hijos les gusta la piña fresca, aprovecha para emplear unos trocitos para decorar, o incluso añade unos pocos, pequeñitos, mientras disuelves la gelatina.

Otra idea, si tus hijos no son muy fans de la piña, es hacerlo con batido de fresas, pues es muy fácil de preparar.

5. Dippea con crema de frutos secos

Para esta receta tan solo tendrás que mezclar dos yogures con 4 o 5 cucharadas soperas de una crema de frutos secos sin endulzar: cacahuete, avellana, almendra… Si te animas a probar los yogures vegetales, descubrirás que pueden encajar mejor en esta receta, pues su sabor es más suave.

A continuación, endulza un poquito la mezcla, con el mínimo de miel u otro endulzante natural. Puedes utilizar también canela, al gusto, o un poco de cacao en polvo. Habrás preparado así una crema para dippear, con la que hacer un postre fácil para niños.

Por supuesto que yo te aconsejaré siempre que el dippeo sea con trozos de fruta como la manzana o el plátano, pero en algunas casas se hace con galletas o con palitos de cereales.

En realidad, postres para niños fáciles, rápidos y sanos, hay muchos más. Por ejemplo, bate yogur y su fruta favorita para después congelarlo, o cubre trocitos de plátano con crema de almendras, chocolate, y a congelar también, o inventa vuestros propios batidos con fruta y toppings naturales.

Aquí lo que he tratado es de acercarte algunas ideas distintas, pero nadie como tú sabe qué ingredientes mezclar para acertar con el gusto de esos niños que tan bien conoces.

Como decíamos al principio, cocinar con niños es una actividad conjunta maravillosa, pero para que tengas más alternativas, te dejo también nuestro post: Actividades con niños para hacer en familia. Verás que no te aburrirás.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Deva Camino Monteserín

Máster Universitario en Salud Natural y Nutrición. Experta en Alimentación Antiinflamatoria y psiconeuroendocrino-inmunología, el área de la ciencia que estudia la relación del sistema nervioso con el resto de nuestro organismo. Diploma de estudios avanzados en: Microbiota, inmunidad y sistema digestivo. Cursos de doctorado en: Biología del Cáncer. Autora de los libros: "¿Y ahora qué puedo comer?" y "Comer para cuidarse". Compagino la pasión de mi trabajo en consulta con la impartición de diversos cursos y las charlas divulgativas.