¿Introvertido o extrovertido? Así gastarás tu dinero según seas

AEGON - Qué debe buscar un autónomo en un seguro de salud

Hay muchas cosas que influyen en cómo gastas tu dinero. El carácter es una de ellas. Un introvertido o un  extrovertido no gastarán el dinero de la misma forma.

Efectivamente, hay muchas cosas que van a influir en el uso que hagas de tus ahorros. Desde el estado financiero de tus cuentas, hasta factores como la educación, tus gustos, y también, por supuesto tu personalidad.

Aunque cada vez más personas deciden elegir la frugalidad y el minimalismo para la economía personal, la manera de gastar tiene mucho que ver con la forma de ser. Una persona tímida e introvertida, no gasta del mismo modo que una persona extrovertida.

A grandes rasgos, las personas extrovertidas son más sociales y extraen más energía de la relación con otras personas. Las personas extrovertidas valoran más el tiempo a solas y enfocan su mirada hacia dentro más que hacia fuera. Pues resulta, que este tipo de rasgos y comportamiento se relaciona de manera muy fuerte con la forma en la que gastamos el dinero.

En definitiva, tu personalidad influye mucho en cómo usas el dinero .

Las personas extrovertidas gastan más

Diversos estudios afirman en los últimos años que las personas extrovertidas tienen tasas de ahorro más bajas que las personas introvertidas. No se trata sólo de estudios a nivel local, es una realidad contrastada y generalizada.

Uno de los principales motivos de esta realidad, tiene que ver con que las personas extrovertidas son más sensibles a la recompensa inmediata. Es decir, están dispuestos a gastar su dinero en experiencias o artículos que les aporten golpes rápidos y fuertes de dopamina. La toma de decisiones financieras también puede verse influida por este aspecto.

De hecho se afirma que, al planificar la jubilación, las personas extrovertidas tienen una tendencia a mirar menos al futuro, y valorar en menor medida el ahorro a largo plazo.

En el otro extremo, las personas extrovertidas no sólo muestran menor compulsión a la hora de gastar, también, valoran mucho más el ahorro a medio y largo plazo. De hecho, tienden a ser mucho más metódico y reflexivos sobre el valor de su dinero.

Profundizando más aún, podemos extraer de los diferentes estudios que aquellas personas extrovertidas de ingresos bajos tienden a gastar mucho dinero en bienes de estatus. Estaríamos hablando de bienes como ropa, dispositivos tecnológicos, etcétera. Teóricamente, los introvertidos están en el polo opuesto.

Aprender a ajustar el gasto y alinearlo con la personalidad

En primer lugar, analizando los casos extremos, condenadas a vivir con poco dinero porque gastan más dinero que las personas introvertidos. De hecho, se ha demostrado que las personas introvertidas, cuando se esfuerzan en emular a los extrovertidos, experimentan un aumento de felicidad. Todo esto hace que la realidad sea más compleja aún de lo que pensábamos.

Realmente, de lo que se trata es de encontrar el equilibrio. Por ejemplo, las personas extrovertidas que tienen problemas con el gasto compulsivo deberían plantearse utilizar herramientas para paliar el problema. No son cosas difíciles, desde crear un presupuesto y atenerse a él hasta utilizar listas de la compra antes de comprar cualquier cosa. Por otro lado, para estas personas, hacer cálculos del dinero que se deja de ingresar en la jubilación, puede ser muy interesante a la hora de valorar más el ahorro a largo plazo.

En el caso de las personas introvertidas, lo relativo al ahorro suele estar bastante bien gestionado. Sin embargo, en los inicios de la gestión de una cartera de ahorro a largo plazo, asumir ciertos riesgos puede ser muy interesante y proporcionar mayor rentabilidad. Ajustar un poco la tolerancia al riesgo, y valorar también el ahorro a corto plazo, puede ser un buen ejercicio para este tipo de personalidad.