Mercado libre vs mercado regulado en el precio de la luz

que es mas barato mercado libre o regulado

Seguro que alguna vez te has hecho la pregunta, ¿qué es más barato el mercado libre o regulado de electricidad? Y es que tratar de ahorrar en la factura de la luz resulta fundamental, y esto lo podemos hacer de diferentes formas: buscando la eficiencia energética en el hogar, cambiando a sistemas de menor consumo en electrodomésticos e iluminación o modificando algunos de nuestros hábitos. Pero detrás de todo esto, la base está en la tarifa de la luz. Elegir la tarifa más adecuada a nuestros hábitos y consumo es fundamental para conseguir ahorro. Y es precisamente por ello que hoy vamos a explicar las diferencias entre la tarifa libre o regulada.

El primer paso consiste en identificar la existencia de dos grandes grupos: el mercado regulado de la luz (PVPC) y el mercado libre. La elección entre PVPC o mercado libre no es sencilla ni inmediata. Hay que analizar muy bien sus componentes para ver cuál puede ser la opción más recomendable.

Te ofrecemos la solución que necesitas. Asegura tu ahorro

Las tarifas de la luz: mercado regulado y mercado libre

Antes de elegir entre tarifa regulada o libre, es fundamental entender por qué existen dos mercados eléctricos en España.

Hasta el año 1997 solo había un mercado, regulado por el Estado, que es el que determinaba el precio. A partir de ese año se inició un proceso de liberalización que finalizó en el año 2009.

En este proceso se separaron las empresas que generan la electricidad y las que las comercializan. Por eso, quien lo desee puede elegir las tarifas que ofrecen las distintas comercializadoras que operan en España, pero el que no, continuar con el mercado regulado.

💡 Te explicamos cómo funciona la nueva factura de la luz

El mercado regulado o PVPC

La diferencia entre el mercado regulado de la luz y el mercado libre está en el componente principal, el precio de la electricidad. Sin embargo, ambos mercados coinciden en el cobro de los peajes de acceso (lo que cuesta el transporte y la distribución de la energía) y los impuestos.

Por tanto es el mecanismo de formación de precio el que determina sus diferencias y características.

La tarifa regulada o PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor), cambia cada hora del día, según la oferta (generación de luz) y la demanda (consumo de luz).

En el lado de la demanda:

  • Si hay mucha demanda de la luz, como ocurre en las horas centrales del día laborable y en momentos como olas de calor y las contrarias, momentos de mucho frío, el precio tiende a subir por mayor demanda.
  • Si hay poca demanda como los fines de semana o las horas de madrugada, el precio baja.

En el lado de la oferta:

  • Si la energía la produce fuentes renovables (eólica, fotovoltaica), más baratas, el precio tiende a bajar.
  • Por el contrario, si tiene que ser producida por otras formas más caras, como las centrales de ciclo combinado de gas, el precio tiende a subir.

Por tanto, la característica principal de la tarifa del mercado regulado de la luz está en la variación de precios que obliga a adaptarse

El mercado libre

Por el contrario en el mercado libre no existe esta disparidad de precio ya que se contrata una tarifa igual para todo el día, o por dos o tres tramos horarios, si se elige una tarifa por discriminación horaria.

Por ejemplo, hay tarifas del mercado libre con hora fija, hora valle y supervalle, especial para recarga de coches eléctricos.

Sea de una forma u otra, la diferencia es que sabes qué precio vas a pagar al día o por tramos horarios muy bien definidos.

Esto no significa que las tarifas del mercado libre permanecen fijas para siempre, sino que son revisadas periódicamente. Si sube el coste de producir electricidad, por ejemplo, en la revisión anual de tarifa se reflejará esta subida.

💡 Quizás te interese cómo ahorrar energía: 10 formas de ahorrar energía en casa

¿Qué es más barato y cuándo?

Al aplicarse dos formas muy distintas en al cálculo del precio, determinar qué es más barato, el mercado libre o el regulado, siempre es complicado. Pero para entenderlo sí debemos tener en cuenta diferentes características:

En el mercado regulado o PVPC el precio del kWh cambia cada hora y cada día, por lo que si el mercado es muy volátil, los precios pueden modificarse rápidamente al alza y a la baja. Si el mercado es al alza, como está ocurriendo últimamente, en el mercado regulado subirá más rápidamente el precio.

El PVPC se ve afectado mucho por factores externos, tanto de subida como de bajada, que afectan al precio de la energía como ocurre con la subida del gas natural.

Incluso en momentos de estabilidad de precios, la estacionalidad también influye generando costes más elevados, como ocurre en invierno y en verano, por la mayor demanda de energía para climatización.

Además, para poder reducir el precio de la luz hay que hacer cambios de hábitos importantes, como evitar cocinar o usar electrodomésticos de gran consumo, como plancha, lavadora o lavavajillas, en los momentos de precios más elevados, trasladándolos a fines de semana o madrugada.

💡 ¿Sabes qué electrodomésticos consumen más?

Por el contrario el mercado libre ofrece una mayor estabilidad de precios. Pero esto ofrece también una doble cara:

  • Genera una mayor estabilidad y comúnmente precios más bajos en momentos en los que el precio de la energía sube.
  • Por el contrario, si baja el precio de la luz, este mercado tarda más tiempo en trasladar estos precios y se pagará más cara.

¿Cómo cambiar de mercado tarifario?

Puedes cambiar de tarifa cuando quieras contactando con alguna comercializadora que ofrezca PVPC o mercado libre.

Así, por ejemplo, el mercado regulado no tiene permanencia y puede contratarlo todo el que tenga menos de 10 kWh de potencia.

En el mercado libre, aunque se pueda cambiar, hay que estar atentos a posibles permanencias ligadas a veces con descuentos por contratar servicios de mantenimiento o por combinar la tarifa de la electricidad con la del gas.

En definitiva, todos los consumidores pueden cambiar de mercado eléctrico cuando quieran.

Lo que es fundamental, tal y como hemos explicado, es conocer sus ventajas e inconvenientes y adecuar la tarifa a nuestros hábitos.

Por ejemplo, si trabajamos todo el día en casa, incluidas horas punta, la tarifa libre puede ser más ventajosa. Por el contrario, si adaptamos nuestras costumbres a como se mueve el precio en el PVPC, poniendo por ejemplo las lavadoras por la noche o a primera hora, podemos encontrar ventajas.

En todo caso aunque la elección de la tarifa es fundamental para determinar lo que pagamos por el consumo de luz, debemos acompañarlo siempre con otras medidas de ahorro.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn