Qué significa ser rico – la diferencia entre ingresos y riqueza

Habitualmente tenemos la sensación que quienes más dinero ganan son más ricos. Sin embargo, esto no tiene que ser así necesariamente. Es interesante comprender la diferencia entre riqueza e ingresos.

Es cierto, que ganar mucho dinero puede conducir a la riqueza, pero esto ocurre cuando las personas saben combinar de manera correcta los ingresos, los gastos y las inversiones. Aunque tener altos ingresos puede hacerte rico, no es lo mismo ganar mucho dinero que ser rico.

La diferencia entre el ingreso y la riqueza

Es interesante detenernos en la diferencia que existe entre ingresos y riqueza, básicamente porque no es lo mismo.

Tener ingresos altos significa ganar dinero, mucho dinero. Efectivamente esta es una de las claves principales para crear riqueza, pero, como tal, el ingreso no es riqueza.

La riqueza es poseer mucho dinero. Es sencillo explicar, si tienes mucho dinero eres rico, si no tienes mucho dinero no lo eres.

Existen muchos estudios al respecto. Efectivamente, aquellas personas con mayores ingresos tienen tendencia a poseer altos patrimonios, pero la conexión entre altos ingresos y riqueza sostenida en el tiempo es muy flexible, de hecho, más de lo que podríamos pensar.

Podemos aquí poner un ejemplo de la ruina económica a la que muchos deportistas de élite se enfrentan poco tiempo después de retirarse profesionalmente. En este artículo podrás obtener más datos al respecto. Esta ruina económica se genera en un contexto en el que estas personas han manejado ingresos multimillonarios y, sin embargo, al cabo de pocos años se encuentran arruinadas y en bancarrota.

Realmente, ganar dinero, es sólo una parte de la ecuación: lo que hagas con el dinero es lo que va a tener casi más impacto en la generación de riqueza, y esto es aplicable también para cualquier economía doméstica.

Si ganamos mucho dinero pero gastamos mucho dinero, sobre todo en cosas que pierden valor, no acumularemos riqueza. Volvemos al ejemplo de los gastos de lujo de muchos deportistas multimillonarios en cuestiones que, o bien son simplemente servicios de alta gama, o productos que se van a devaluar en el tiempo.

También, hacer malas inversiones o elegir mal donde colocas tu dinero para ponerlo a trabajar puede hacer que no acumules riqueza, y obviamente, pueden darse circunstancias extraordinarias de las que nadie está libre y que afectan a tu patrimonio e ingresos.

Todas estas cuestiones tienen respuesta. Cuando ganas mucho dinero la manera correcta de proceder es una gestión de tu patrimonio lo más realista posible, y, ajustando el gasto de manera que la correlación entre lo que ganas y lo que gastas te permita poner a trabajar tus ahorros. Aquí la gestión del patrimonio es básica.

A la hora de las inversiones, tanto en bolsa, como en fondos de inversión, como en cualquier activo, lo importante es la información, el control sobre  los productos o caminos elegidos para que nuestro dinero trabaje, y, para grandes patrimonios, la asesoría profesional.

Obviamente en el tercer escenario, el de una desgracia, un accidente, etc. los seguros son una herramienta de protección básica, que, debería estar presente en tus finanzas personales.

Gastar menos ahorrar más

Una manera muy interesante de entender esta diferencia entre ingresos y riqueza es imaginarnos un grifo de agua y un cubo; cuanto más abramos el grifo antes se llenará el cubo pero, si el cubo es la riqueza, llegará un punto en que se derramará el agua. Es exactamente ese el punto en el que se decide la generación de riqueza, cuando se ajusta el gasto de forma que no se desborda el ingreso, y este sobrante del ingreso no se desperdicia.

No tienes más que echar un vistazo a tu alrededor, seguro que conoces personas que viven muy por encima de lo que pueden permitirse, incluso con ingresos elevados pero con una enorme cuenta de gastos, muchos gastos de entretenimiento, cambios de vehículo, vacaciones caras, en definitiva un estilo de vida lujoso. Pero esto no es riqueza. Si estas personas invierten todo lo que ganan en mantener este estilo de vida, en el momento en el que pierda la fuente de ingresos o ésta se reduzca, se verán en problemas ya que su patrimonio será cero o cercano al cero.

Y sin embargo, puede que también conozcas personas con menores ingresos pero que han generado patrimonios importantes a lo largo del tiempo. ¿Cómo se logra esto? Manteniendo los gastos bajos. Puede que estas personas no valen tanto dinero pero se plantean obtener altas tasas de ahorro y buscar inversiones inteligentes para su dinero.

En definitiva los altos ingresos pueden financiarte un estilo de vida lujoso, pero si gastas la mayor parte de tu dinero en ese estilo de vida no eres una persona rica. Puede que tengas suerte y los buenos tiempos te duren, pero también puedes perder o reducir tus ingresos y entonces te verás en problemas serios. En primer lugar porque no podrás mantener tu estilo de vida, y en segundo lugar porque no tendrás patrimonio con el que hacer frente a la reducción de ingresos.

Periodista. Más de 15 años en el mundo de la comunicación especializada en finanzas e inversión. Especializado en impuestos.