Propiedades y beneficios del queso

Propiedades del queso son muchas y variadas

Las propiedades y beneficios del queso, especialmente del queso fresco, han sido avaladas desde hace décadas por los profesionales de la salud. Es cierto que, por su intenso sabor, a menudo los quesos semicurados o curados son más apreciados; pero con ellos debemos tener en cuenta algunas cosas.

Algunos quesos semicurados y curados, concentran mucho su proteína, grasas saturadas y sal. Esto hace que no sean recomendables en personas con hipertensión, colesterol, patologías cardiovasculares o sobrepeso.

💡Por si quieres saber más sobre la alimentación en caso de que necesites cuidar tu peso, te dejo nuestro artículo: Dietas saludables para adelgazar o cuidarte.

En este tipo de dietas sí que podemos incluir perfectamente lácteos como los yogures, el requesón o los quesos frescos. Además pueden ir acompañados de alimentos tan nutritivos como el tomate o el aguacate. Pero tantes de avanzar… ¿Realmente sabes qué es el queso? Te lo contamos.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

¿Qué es el queso?

El queso es un derivado lácteo que se obtiene de la leche cuajada, a la que habitualmente se le aplica además un proceso de maduración. Pero el primer paso siempre es cuajar la leche.

Para cuajarla se emplean sustancias como el cuajo (obtenido inicialmente del estómago de los animales) que se caracteriza por tener unas enzimas que nos permiten separar la parte sólida de la leche del suero líquido.

Actualmente existen procesos térmicos para lograr este efecto, pero también sustitutos del cuajo de tipo microbiano o vegetal. Una vez que se ha cuajado la leche, se prensa para retirarle en suero. Y aunque ahí pierde parte de sus vitaminas y minerales, mantiene por ejemplo la mayor parte de su calcio.

La sal se añade inicialmente para mejorar la conservación del queso. Pero es cierto que en los procesos de maduración, suele añadirse más para intensificar su sabor. Durante el proceso de maduración, el queso adquiere nuevas propiedades de sabor y olor, que le darán un carácter único ¿Pero en qué consiste la maduración?

Los beneficios del queso dependen de su materia prima

Pues se trata de un proceso que dura desde pocas semanas, en el caso de los quesos tiernos, hasta más de 9 meses, en el caso de los quesos añejos. Por el medio están los quesos semicurados, curados y viejos.

En este proceso, que actualmente suele realizarse en cámaras con control de temperatura y humedad, el queso va perdiendo más agua; por lo que quedará más consistente. Por otro lado, en ese tiempo se dan nuevos procesos de fermentación bacteriana que transformarán también las propiedades del queso.

Beneficios del queso

Los beneficios del queso son muchos, ya que concentra casi todos los nutrientes de la leche. Se trata por tanto de un alimento muy completo, en el que destaca su contenido de fósforo y calcio, ambos dos minerales muy conocidos.

Fósforo

El fósforo es el segundo mineral más abundante en el organismo, y es muy importante para los riñones, los huesos y los dientes, como también lo es el calcio.

Calcio

El calcio además, interviene de manera muy significativa en el funcionamiento muscular, y en el envío de las señales del sistema nervioso. Por lo que ya te imaginarás que es de vital importancia.

De hecho, el calcio es el mineral más abundante en el organismo, y su escasez se vincula con el desarrollo de osteoporosis. Si es muy aguda y da lugar a una hipocalcemia en sangre, puede dar lugar además a cansancio físico y mental, calambres, uñas y pelo quebradizos…

Te dan más detalles en este artículo sobre el calcio de la prestigioso guía médica, MSD Manual, la más importante a nivel internacional. Verás aquí que la escasez de calcio, puede ser muy peligrosa.

Contenido proteico

El queso ofrece además la ventaja de ser un alimento con un alto contenido proteico. Lo que es especialmente interesante durante etapas como la infancia, la adolescencia, el embarazo y también en personas con una elevada actividad física.

Se trata de proteína completa, a diferencia de lo que sucede con la mayoría de las proteínas de origen vegetal. Con esto queremos decir que posee todos los tipos de aminoácidos (las moléculas constituyentes de las proteínas) que necesitan nuestros tejidos.

El porcentaje de proteína dependerá mucho del tipo de queso. Pero en los quesos con un mayor proceso de maduración, los llamados añejos, puede superar los 25 gramos por 100 gramos de producto. Más que muchas carnes y pescados.

En cualquier caso te recordamos que estos quesos concentran mucho la sal y las grasas, por lo que se suelen recomendar consumir en pequeñas raciones, de tan solo unos 20 gramos.

Vitamina A y D

Finalmente, no podemos dejar de mencionar entre los beneficios del queso es una buena fuente de vitaminas A y D. Ambas vitaminas solubles en grasa, muy importantes para nuestro organismo. Las dos coinciden en ser transcendentales para nuestro sistema inmunitario, pero por su parte la vitamina A lo es también para la mucosa digestiva y la vista.

La vitamina D sin embargo, es muy importante para los huesos, los músculos, el cerebro e incluso reduce la gravedad de algunos tumores, tal como nos indica en este metaanálisis sobre la vitamina D, la Universidad de Harvard

💡 Lee cómo mejorar el sistema inmune

Propiedades del queso fresco

El queso fresco es el más recomendado de todos, y aunque hay distintas variedades, todos se caracterizan por ser mucho menos grasos y salados que los curados. Con solo estas dos propiedades del queso fresco, en una sociedad sedentaria y con muchos problemas cardiovasculares… ya lo convierten en la opción más recomendable.

Es cierto que también que los quesos frescos concentran menos las proteínas, el calcio y las vitaminas A y D, pero aún así siguen teniendo porcentajes muy interesantes, adecuados para la gran mayoría de la población.

El calcio, la vitamina A y la D, tienden a escasear en nuestra alimentación, por lo que los quesos frescos son un gran aliado para lograr los niveles adecuados.

Por ejemplo, un queso fresco tipo Burgos suele tener en torno a 15 g de proteína por cada 100 g, mientras algunos quesos frescos tipo Mozzarela, pueden superar los 25 g. Especialmente si se trata de mozzarelas hechas según la denominación de origen italiana, con leche de búfala.

Según el proceso de fabricación y el tipo de leche empleada en su origen: vaca, cabra, oveja, mezclas… variarán las propiedades del queso fresco. Algunos tipos de quesos frescos muy conocidos, además del de Burgos y la Mozzarela, son el queso Quark de Alemania, el Cottage de Inglaterrra o el tipo Feta en Grecia.

Las propiedades del queso fresco superan a las de otras variedades

Propiedades del queso de cabra

Los quesos de leche de cabra parecen haberse puesto de moda, y no es de extrañar porque sus propiedades y sabor son maravillosos. Como no quiero dejarme ninguna en el tintero, os las enumero todas a continuación:

  1. Sabor más intenso: lo que hace a los quesos de cabra frescos una opción más apreciada que los de vaca.
  2. Mayor porcentaje de proteína: Este nutriente nos aporta saciedad, aumenta nuestro ritmo metabólico y regenera nuestros tejidos, por tanto no debemos descuidarlo en ningún momento.
  3. Más calcio: sí, entre las propiedades del queso de cabra está presentar más calcio que los de leche de vaca. Una gran noticia en especial para los pequeños, las embarazadas y las mujeres que han entrado en menopausia, por la capacidad de este nutriente de prevenir la osteoporosis.
  4. Con sustancias prebióticas: la leche de cabra posee moléculas beneficiosas para nuestra microbiota intestinal, conocidas como galactooligosacáridos. Estos prebióticos se mantienen en algunas variedades, especialmente en los frescos ¡Otra propiedad más de los quesos frescos!
  5. Más digestivo: tanto por su tipo de proteína, como su tipo de grasa, y eso que por su sabor más intenso, muchos piensan que es más fuerte ¡Pero no es así!
  6. Mejor calidad de grasa: la grasa de la leche de cabra no parece aumentar el colesterol ni el riesgo cardiovascular, a diferencia de lo que sucede con la de la leche de vaca. Puede resultar sorprendente, pero sus tipos de grasa son distintos.
  7. Con menos lactosa, por eso algunas personas con intolerancia a este azúcar de la leche, lo toleran mejor.

💡 Y si quieres saber más sobre la importancia de los prebióticos para nuestra salud, especialmente digestiva e inmunitaria, te dejo nuestro post: prebióticos y probióticos: alimentos que los contienen y diferencia

seguro de salud

¿Conocías todos estos beneficios? Esperemos haberte ayudado a conocer más a fondo el queso y seleccionar los que mejor pueden ayudar a tu salud ¡Ya ves que tienen muchas ventajas! Y si ha sido así, no dejes de compartir este artículo, ayúdanos a divulgar salud.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
Linkedin
Share on whatsapp
Whatsapp
Especialista en Salud Natural y Dietética

Máster Universitario en Salud Natural y Nutrición. Experta en Alimentación Antiinflamatoria y psiconeuroendocrino-inmunología, el área de la ciencia que estudia la relación del sistema nervioso con el resto de nuestro organismo. Diploma de estudios avanzados en: Microbiota, inmunidad y sistema digestivo. Cursos de doctorado en: Biología del Cáncer. Autora de los libros: "¿Y ahora qué puedo comer?" y "Comer para cuidarse". Compagino la pasión de mi trabajo en consulta con la impartición de diversos cursos y las charlas divulgativas.

Perfil de LinkedIn