Los cambios físicos al dejar el alcohol

dejar de beber alcohol

Los beneficios de dejar de beber alcohol son casi inmediatos y un gran regalo para nuestro cuerpo. Beber alcohol, la mayoría de veces, es un acto social, algo que hacemos cuando nos juntamos con amigos o familiares, en celebraciones y fiestas.

Al cumplir la mayoría de edad (18 años) muchas personas se introducen en el consumo de alcohol, ya que es la edad legal para poder hacerlo en España. Pero si el consumo de alcohol se eleva y se mantiene en el día a día, o los días en los que se bebe se ingieren cantidades demasiado elevadas, nuestro organismo empieza a manifestar los efectos que esto le produce.

Los efectos de beber alcohol en tu cuerpo

Según el Plan Nacional sobre Drogas, presentado por el Ministerio de Sanidad de España, el consumo excesivo de alcohol puede desembocar en conflictos familiares y sociales e importantes problemas de salud, incluso en aquellas personas que no tienen una dependencia de él y por tanto no son consideradas alcohólicas.

Entre los principales problemas que pueden aparecer, los más importantes son los siguientes:

  • Hipertensión arterial
  • Mala calidad del sueño y, por tanto, falta de descanso
  • Pérdida de la capacidad de concentración
  • Agresividad
  • Ansiedad
  • Depresión
  • Gastritis
  • Úlceras
  • Cirrosis hepática
  • Problemas sexuales
  • Demencia
  • Encefalopatías
  • Enfermedades mentales como la psicosis
  • Cáncer de laringe, esófago, hígado, recto, colon, boca, garganta o mama.
  • Alcoholismo, es decir, dependencia absoluta del consumo de bebidas alcohólicas.
  • Conflictos en el trabajo, familia y círculo de amistades
  • Sequedad en la piel
  • Caída del cabello
  • Problemas bucodentales

Porque la salud es lo más importante

Síntomas al dejar de beber alcohol

Cuando se detecta que hay un problema con el consumo de alcohol, muchas veces no es la propia persona la que es consciente de ello y necesita del apoyo de su círculo más cercano para entender que existe un problema y que hay que atajarlo de raíz. Y es cuando se debe acudir al médico para que éste pueda guiar, recomendar y asesorar qué hacer al respecto y qué esperar durante la primera etapa de abstinencia que deberá pasar el alcohólico.

Si todo sale bien y se consigue que la persona se comprometa a dejar de consumir alcohol, empieza la abstinencia alcohólica, que aparece con los primeros síntomas al dejar de beber alcohol, normalmente, a partir de las primeras 8 horas desde la última vez que se bebió y llegan a su máximo apogeo entre a las 24 – 72 horas. Estos síntomas suelen ser algunos o muchos de los siguientes:

  • Nerviosismo
  • Ansiedad
  • Fatiga
  • Mal humor
  • Cambios de humor
  • Irritabilidad
  • Temblores
  • Pesadillas
  • Pupilas dilatadas
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Falta de apetito
  • Frecuencia cardiaca acelerada
  • Sudoración
  • Sensación de frío
  • Temblores en las manos
  • Fiebre
  • Alucinaciones
  • Problemas de corazón

Siete días sin beber alcohol. ¿Qué siento?

Superadas las primeras 24-72 horas desde la última vez que se consumió alcohol, los síntomas van variando.

A los 7 días sin beber alcohol el paciente ha superado las dos etapas anteriores y está en el momento más crítico del tratamiento, puesto que es la etapa en la que aparecen los síntomas más intensos como la desorientación, las alucinaciones o las convulsiones. Es de vital importancia que durante esta nueva etapa el acompañamiento médico profesional sea total para poder controlar la situación y ayudar a la persona a superar el trance.

Pero, una vez superada la primera semana, normalmente se empiezan a notar los primeros efectos de dejar de beber alcohol. El paciente empieza a dormir mejor y, por tanto, a estar más descansado, el cuerpo está más hidratado, la concentración es mucho mayor, se disminuyen los dolores de cabeza y se empieza a notar más energía en el cuerpo y, por tanto, un mejor rendimiento físico.

Pese a que las mejoras son evidentes, hay que tener en cuenta que todavía no se ha superado la dependencia del alcohol, que el la salud no se ha mejorado y que todavía se es muy vulnerable ante cualquier posibilidad de recaída.

Los cambios tras seis meses sin beber alcohol

A los 6 meses sin beber alcohol, el paciente ya puede sentir de forma más notable la mejora de salud y los beneficios. El daño provocado por el alcohol en el hígado empiezan a repararse por sí solos, la piel y el cabello empiezan a recuperar el brillo, ya no se tienen dolores de cabeza, ansiedad ni fatiga crónica, el humor mejora notablemente, ya no se sufren temblores ni convulsiones, se empiezan a restablecer los círculos sociales, se produce una pérdida de peso considerable y, en la mayoría de casos, las alucinaciones han desaparecido.

Eso no quiere decir que el paciente haya sanado por completo y que no sea vulnerable a posibles recaídas, pero en este momento ya es más consciente de los daños que el consumo de alcohol le producía y está más fuerte para declinar la tentación de volver a caer en el alcoholismo. Aún así, sigue siendo necesaria la ayuda de un médico especialista que lleve a cabo revisiones y siga guiando al paciente y a su círculo en el camino hacia la recuperación.

seguro de salud

¿Qué es una unidad de alcohol?

Una unidad de alcohol es la medida de alcohol que contiene una bebida, se expresa en gramos y se calcula de igual manera para los destilados, la cerveza y el vino. En España una unidad de alcohol es de 10 gramos.

El objetivo de conocer las unidades de alcohol es facilitar que la ciencia pueda entender cuáles son los efectos en la salud y, así, poder recomendar el consumo de bajo riesgo para los ciudadanos.

La Comisión de Salud Pública del Ministerio de Sanidad de España establece que los límites de consumo de alcohol de bajo riesgo son, para las mujeres, 10 gramos al día y, para los hombres, 20 gramos al día.

Todo lo que supere a éstas cifras aumenta el riesgo de sufrir las enfermedades y patologías que hemos explicado anteriormente e, incluso, la mortalidad. Y la única manera de atajar el problema es dejar de consumir alcohol, por lo que no superar estos riesgos tampoco exime a las personas de padecer ningún riesgo.

Los beneficios de dejar de beber alcohol son innumerables y un aliciente para las personas alcohólicas, y es que las consecuencias de ser alcohólico empeoran la vida de los pacientes y todo su círculo.

Si crees que tienes problemas de alcohol o alguien de tu entorno los tiene, ofrece tu ayuda e intenta que acuda a la visita de un médico especialista. Al hacerlo estarás mejorando la salud, la esperanza de vida del enfermo y la calidad de la misma.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.