¿Es posible adelgazar sólo de la tripa? ¿O de las piernas?

Uno de los mitos más extendidos es la posibilidad de perder grasa en puntos concretos del cuerpo. Sin embargo, ya te adelantamos que esto tiene poco de real.

Es cierto que el cuerpo humano tiende a acumular exceso de grasa en puntos concretos de la anatomía. Además, dependiendo de la predisposición de cada persona, puede acentuarse más un punto que otro y no siempre del mismo modo.

Parecería razonable que si el cuerpo acumula la grasa en sus puntos concretos, pudiéramos trabajarlos de manera independiente al resto del cuerpo. Pero esto no es real. Salvo intervenciones quirúrgicas del tipo liposucción, la pérdida de grasa de forma localizada no existe.

No es posible perder grasa de forma localizada

Es verdad que encontramos en el mercado cientos de ofertas de productos milagro. Nos prometen reducir la grasa abdominal, en las piernas, en los glúteos… Sin embargo, desafortunadamente esto no funciona así.

La pérdida de grasa es global en el cuerpo. El funcionamiento inteligente de nuestro organismo hace que reclame la energía almacenada en forma de grasa independientemente de dónde está. Si nuestra acumulación de grasa es más acentuada en el abdomen, cuando trabajemos la reducción de la misma, obviamente el abdomen también se reducirá, pero también lo hará el resto de exceso de grasa corporal.

Por tanto, debemos tener claro que estamos ante un proceso general que afecta a todo nuestro cuerpo. Aunque, es cierto, que a la hora de practicar ejercicio podemos trabajar determinadas áreas de manera más o menos específica. De hecho hay que trabajar partes diversas del cuerpo para adelgazar.

Y es ahí, en la combinación de una buena dieta y de ejercicios específicos para determinadas zonas del cuerpo, donde obtendremos mejor resultado. Pero, no te engañes, mejor resultado significa mejor resultado general que se traduce en una mejora localizada también.

Adelgazar de manera lógica

Vivimos en un mundo lleno de prisa. Todo lo que vemos de manera inmediata. Y esto aplicado al cuerpo, y más concretamente a los procesos de adelgazamiento es un error enorme.

Es decir, debes tener en cuenta que adelgazar es un proceso en el que vas a tener que combinar una buena alimentación con la práctica de ejercicio, siempre adecuado a tu estado físico. Y esto no es un proceso rápido. Adelgazar de manera correcta, bien asesorado por tus médicos o profesionales de la nutrición, es el mejor camino no sólo para una buena salud, sino para mantener el peso una vez obtenido el objetivo.

Es cierto que vas a encontrar decenas de dietas milagro. Algunas pueden tener cierta base más o menos sólida, otras son simplemente barbaridades nutricionales. La gran mayoría de estas dietas acaban en efecto rebote, y, proporcionando más problemas de los que tratamos de solucionar poniéndolas en práctica.

Combina una buena alimentación, comiendo las cantidades adecuadas a tu cuerpo. Evita la vida sedentaria y sigue un control médico. Busca entrenar para perder peso. Éstas son claves básicas para adelgazar de manera correcta, y, por supuesto, para eliminar la grasa de esos puntos concretos de tu cuerpo que deseas trabajar.