Consejos para empezar a correr en 2019

Es innegable, el running se ha convertido en un deporte que está de moda. Y no sólo porque es un deporte muy asequible y completo. Aquí van algunas ideas para empezar a practicarlo.

El running es una opción muy interesante si queremos comenzar a hacer ejercicio. Como ya hemos dicho, es un deporte muy completo, práctico y asequible: se puede practicar en casi cualquier parte, solo o acompañado, con tu música favorita, y no requiere una inversión económica importante.

Te ayudará a mejorar tu forma física, y además, te dejará una sensación increíble tras el esfuerzo, algo que contribuye a reducir el estrés que sufrimos en nuestro día a día.

Empezar a correr cuesta los primeros días, eso es cierto, pero si te lo tomas realmente en serio, lo más probable es que te enganches. También es importante te informes sobre algunas variantes, como correr descalzo por la playa, que no siempre son tan interesantes para todos.

Los consejos que vamos a darte ahora, están pensados para una persona que normalmente no practica ningún deporte, que lleva años sin hacerlo o que lo practica de manera muy puntual, pero que quiere empezar a hacerlo regularmente y mejorar su salud y estilo de vida. No te vamos a engañar, en este caso no es algo fácil, pero te aseguramos que puedes empezar a correr de manera habitual, segura y obteniendo unos resultados muy buenos.

Si ya te atreves a participar en carreras, puedes echar un vistazo a estos consejos para preparar una carrera de media o larga distancia.

Claves para empezar a correr.

Algo que es verdaderamente fundamental a la hora de empezar a correr, es calentar, así como al terminar debes estirar, ya que así vas a evitar posibles lesiones.

  • Ve poco a poco. Es lógico que cuando empieces a correr, tengas muchas ganas y motivación para hacerlo, pero debes tener cuidado. El ritmo es muy importante, así como el terreno en el que escojas correr, mejor si puede ser moderadamente blando. No tiene sentido salir a correr a gran velocidad cuando no tienes resistencia para soportarlo, por eso siempre es mejor que comiences a una velocidad lenta, pero segura. Poco a poco podrás ir aumentando la velocidad y la distancia que recorras, pero siempre de forma paulatina. Lo más adecuado para tus primeras veces al salir a correr, es combinar la caminata ligera con pequeñas carreras, y terminar siempre con buenas sensaciones. Si siempre acabas exhausto, debes bajar el ritmo.
  • Calentar y estirar, fundamental. Calentar antes de comenzar a correr, es tremendamente importante, ayuda a prevenir lesiones a la vez que prepara nuestro cuerpo para empezar con el running. Estirar es también muy importante si quieres evitar la aparición de las temidas agujetas, y además mejorarás tu flexibilidad, algo que es más importante de lo que puedas llegar a pensar. También es muy recomendable hacer ejercicios de refuerzo, como andar de talones, con las puntillas, hacer desplazamientos laterales, y practicar skipping, que consiste en subir las rodillas hacia el pecho y los talones hacia el glúteo. Es fundamental practicar estos ejercicios en una superficie que sea blanda.
  • Debes equiparte. El running no requiere un gran gasto económico, pero sí que hay que equiparse con todo lo necesario. Es fundamental que compres un buen calzado, adecuado a la pisada del corredor, si vas a una tienda especializada, te ayudarán a encontrar calzado adecuado para ti. En cuanto a ropa, hay infinidad de opciones en el mercado. En invierno son imprescindibles las camisetas térmicas y cortavientos; en verano, camisetas transpirables y/o de tirantes. Esto es solo lo básico, a partir de aquí puedes comprar lo que quieras.
  • Controla tu postura. Esto es un detalle muy importante si no quieres acabar destrozado. Las rodillas deben estar ligeramente flexionadas en el momento en el que impactan en el suelo. En cuanto al tronco, se recomienda mantener los hombros relajados, los codos formando un ángulo de 90º, manteniéndose cerca de la cintura. Los pies deben impactar con el suelo en la vertical de la cadera. Todo esto ayuda a crear estabilidad. Te aconsejamos también que procures correr relajado, si estás pasando una época de estrés, es probable que tus músculos estén muy tensos y puedes hacerte daño.

Otro detalle que no debemos pasar por alto es el de la alimentación, ya que es la clave de nuestro rendimiento.

  • Ojo con la comida. Como ya hemos dicho, para practicar deporte es necesaria una buena alimentación, es necesario tomar alimentos que nos vayan a proporcionar la energía suficiente para el gasto que vamos a hacer. Los carbohidratos son una muy buena opción, tanto antes como después de correr, en el caso de que la carrera haya sido muy importante. Lo más aconsejable es que los tomes justo después del entrenamiento, para recuperarte antes. Otros alimentos que te pueden ayudar son los cereales, los lácteos, las frutas, la pasta, el arroz y las legumbres o lentejas.
  • Toma un descanso. Si no sueles hacer ejercicio y tienes muy poca resistencia, tus músculos notarán sobrecarga. Es mejor que no salgas a correr de nuevo hasta que te encuentres mejor, tanto tus músculos como tus articulaciones tienen que acostumbrarse al ejercicio poco a poco. En los días que te tomes un descanso, puedes aprovechar para realizar otro tipo de actividades, como fortalecer los músculos en el gimnasio o hacer sentadillas en tu casa, por ejemplo.

Si sales a correr tres veces por semana, al ritmo que te apetezca, con música estimulante y por el lugar que quieras, no solo vas a notar una mejora en tu salud física, sino también en la mental.