Qué seguros puede deducirse un autónomo en la declaración de la renta

Deducciones Renta Autónomos 2018

Autónomos y seguros forman un binomio fundamental. La propia naturaleza de las actividades del autónomo hace más importante la protección y seguridad que ofrecen los seguros tanto para las contingencias presentes como para prevenir y preparar las necesidades futuras.

Frente a todas las ventajas, el principal hándicap del autónomo está en su propia economía. Sin tener ingresos fijos, pagando sus propias cotizaciones (que en un 85% de los casos es por la mínima), en muchas ocasiones se considera al seguro como un gasto más, cuando no lo es, es una herramienta que nos permite ganar en seguridad y nos protege en nuestra labor diaria. Pero, además, muchos desconoce que todo o parte del importe que paguemos por un seguro para un autónomo puede ser deducible en la Declaración de la Renta, siempre que se cumplan unos requisitos y con unos límites que ahora os explicamos. 

Seguros de salud y vida

El seguro de salud es uno de los más importantes para el autónomo. Un seguro de salud nos permite tener los mejores cuidados, acceder a pruebas diagnósticas o especialistas de forma más rápida con los que reincorporarte antes a la actividad labora y nos ayuda a mejorar la prevención de problemas de salud.

Todas estas ventajas tienen otra económica. Los autónomos pueden desgravarse por los importes que pagan a su seguro de Salud, incluyendo las cantidades que paguen por su cónyuge e hijos menores de 25 años, hasta un máximo de 500 euros al año por persona. Esta cuantía se eleva hasta 1.500 euros para cada una de ellas cuando sean personas con discapacidad.

A esta cantidad hay que unir posibles deducciones autonómicas. Para la declaración de la renta 2018, por ejemplo, Cantabria permite que sea deducible en el tramo autonómico del impuesto del 5% de las cantidades pagadas durante el año en concepto de cuotas a mutualidades o sociedades de seguros médicos no obligatorios, tanto propios como de las personas que se incluyan en el mínimo familiar.

A esto hay que añadir un seguro tan importante como es el seguro de vida. Desde la última reforma fiscal también es deducible en la Renta por los seguros de vida que cubran fallecimiento e invalidez. La cantidad máxima que se puede deducir por este seguro para autónomos es también de 500 euros al año, pero en este límite se incluye también el Seguro de Salud.

Otros seguros

Siendo ambos seguros fundamentales, no son los únicos deducibles. También se pueden incluir aquellos inherentes a la actividad profesional o empresarial que realice el autónomo. Por ejemplo, si tiene un vehículo para su labor profesional podrá incluir su seguro, como sucede con otros seguros de bienes que utiliza para su trabajo como un ordenador.

También, si alquila un despacho para su actividad profesional podrá deducirse el 100% de este seguro. Un caso especial es el seguro de hogar si trabaja en casa. En este caso solo podrás deducir por la parte proporcional del inmueble que utiliza.

​Por último, el seguro de responsabilidad civil ligado a su actividad profesional también es deducible como un gasto más de su actividad.