Cosas a las que debes estar atento en la renta si inviertes

En la declaración de la renta las inversiones tienen su propio apartado. Podemos encontrar las denominadas rentas del ahorro, algo básico en tu declaración si inviertes.

Si estás pensando cómo prepararse para la declaración de la renta, y, tienes productos financieros de ahorro e inversión, es importante que eches un vistazo a fondo a este artículo.

Inversión y fiscalidad

Saber cómo van a tributar tus inversiones te va a ayudar a planificar mejor las finanzas. Elegir un producto financiero únicamente por su fiscalidad, no es una buena idea, pero, desde luego hay que tener en cuenta las posibles ventajas fiscales que proporciona.

Por tanto, lo primero que tenemos que saber es que todos los productos financieros, o casi todos, tributan en el IRPF en la base de ahorro. Esto se puede hacer como rendimientos de capital mobiliario, y, como ganancias y pérdidas patrimoniales. Aquellos productos que tributan en la base general, como si fueran rentas del trabajo, son los que se relaciona con la jubilación, básicamente estos:

• planes de pensiones

• planes de previsión asegurados

• seguros colectivos

• mutualidades

• planes de previsión social empresariales

Cuando hagas tu declaración de la renta ten en cuenta que tus productos financieros se dividirán en dos bloques.

En primer lugar las rentas procedentes de elementos patrimoniales. Derechos o bienes de naturaleza mobiliaria, de los que eres titular y no están afectos a actividades económicas. Se consideran rendimientos de capital mobiliario. Aquí tributan, por ejemplo, los bonos del Tesoro o las Letras del Tesoro. A esto se añaden otras opciones como:

• Acciones preferentes

• Rescate de los Unit Linked

• Seguros de vida ahorro e invalidez

• PIAS

• Cuentas de ahorro 5

• Depósitos estructurados

• Intereses generados por cuentas de ahorro, depósitos, etc.

Por otro lado encontrarás el bloque de las ganancias o pérdidas patrimoniales. Aquí quedan encuadradas las variaciones en lo que patrimonio vale cuando cambia la composición del mismo. Siempre que dicha renta no en su gente ya a otro tipo de impuestos. En este bloque tributan:

• venta de acciones

• ETFs

• Divisas

• Sicavs

• fondos de inversión

• warrants

• venta de inmuebles

Al hacer la renta tributarás por la ganancia que hayas obtenido. Ésta se obtiene de restar al precio de venta al precio de compra de los gastos asociados tanto la compra/venta.

¿Todos los productos tienen retención?

Existen algunos productos financieros que están sujetos a retención en el mismo momento de realizar la operación. Esto se traduce en un anticipo del pago del impuesto devengado antes del ingreso en la cuenta corriente. Afectaría a todos los productos financieros a excepción de las Letras del Tesoro, los derivados, las divisas y los ETF. También hay que tener en cuenta que la venta de inmuebles o el alquiler tampoco presentan retención.

El resto de activos financieros se dividiría en dos grupos:

Los que poseen dos fuentes de renta, como los dividendos, los bonos y obligaciones, los estructurados y depósitos que generan intereses. En este caso la retención se aplica cuando se produce la renta explícita. Por ejemplo, en un bono la retención sería el cupón, pero nunca la venta de éste.

El otro grupo es el de aquellos activos que sólo tienen una fuente de renta. Por ejemplo los fondos de inversión, los seguros de vida, los pagarés de empresa o los planes de pensiones. Aquí sólo se dispone de renta implícita, es decir, cuando se produce la venta del producto y siempre tiene retención.

Tres ejemplos practicos

Las ventajas fiscales de los planes de pensiones

Sin duda son el clásico por excelencia para tratar de pagar menos en la declaración de la renta. Aunque, hay que tener en cuenta siempre, que no se trata de una deducción, más bien es una minoración.

Esto hace que lo que hayas aportado a tu plan de pensiones, con los límites legales máximos establecidos de 8000 € anuales, se reste a la base imponible. Supón que has ganado 30.000 € y has aportado 4000 € a un plan de pensiones, para hacienda, es como si hubieras ganado sólo 25.000 €.

Hay otra cuestión que es importante. Muchas veces habrás oído hablar de la fiscalidad en diferido de los planes de pensiones. Esto significa, que, cuando rescate es plan de pensión, y en función del tipo de rescate que elijas, tendrás que pagar impuestos.

También te dan ventajas fiscales los PPA o Plan de Previsión Asegurado

La fiscalidad de las aportaciones a los Planes de Previsión Asegurados hace que se comporte de manera muy similar a los planes de pensiones. Es decir, las aportaciones a estos productos de ahorro también podrán minorar la base imponible del mismo modo que los planes de pensiones. Eso sí, el límite de 8000 € de aportación máxima por contribuyente tampoco cambia.

Pérdidas en bolsa

Nos referimos a las pérdidas en bolsa de años anteriores. Más concretamente, a la opción de compensar pérdidas con ganancias de hasta cuatro próximos ejercicios o ejercicios anteriores.

Por ejemplo, en tu declaración de la renta podrás consignar pérdidas de hasta cuatro años anteriores para que se reste de lo obtenido por las inversiones del año anterior. Esto te permitirá pagar muchos menos impuestos por tus inversiones.