¿Qué es la economía conductual y cómo nos afecta en las decisiones económicas de dinero?

hombre analizando un gráfico sobre economía conductual

La economía es ante todo tomar decisiones. Lo es a todos los niveles, desde las grandes empresas, a los autónomos, pasando por las familias. Los aspectos que influyen en esta toma de decisiones son los que mide la economía conductual.

La base está en que toda decisión tiene repercusión, no solo de forma directa, sino que hasta aquello a lo que renunciamos tiene repercusiones. Por ejemplo, si compramos un paquete de chicles, renunciamos a hacerlo por uno de caramelos, pero tampoco tenemos ese dinero que podíamos ahorrar y gastar en el futuro.

Por eso, a la hora de actuar económicamente, se tienen en cuenta factores psicológicos o sociológicos, que es lo que intenta explicar la economía conductual o economía del comportamiento.

Te ofrecemos la solución que necesitas. Asegura tu ahorro

¿Qué es la economía conductual?

Ya te he adelantado el campo de actuación y qué es la economía conductual o behavioural economics: los aspectos psicológicos o sociológicos que determinan el comportamiento de cualquier operador económico.

En concreto, busca medir cómo estos comportamientos de las finanzas conductuales afectan en la toma de decisiones económicas, cuáles son y sus consecuencias.

El punto básico de arranque es que, detrás de cualquier decisión, ya sea particular o profesional, siempre están las personas y estas siempre están sujetas a emociones, desde los niños cuando deciden gastarse o no su paga, hasta un gran ejecutivo.

💡 Si quieres que tus hijos se inicien en el campo de la economía y las finanzas desde pequeños, te recomiendo nuestro artículo sobre educación financiera para niños, con recomendaciones de libros, recursos y cómo fomentarla.

Por ello es tan importante estudiar, conocer y comprender cómo el binomio entre conocimientos económicos y emociones influye a diferentes niveles. Esta investigación es científica, y se basa en comprender comportamientos económicos racionales y otros que son irracionales. Existen recursos como podcast financieros que podrán ayudarte a entender todo este campo.

Historia de la economía conductual

Desde el principio del desarrollo de la teoría económica liberal, se han tenido en cuenta cómo influyen los comportamientos. Adam Smith y más claramente Jeremy Bentham, padre de la teoría de la utilidad o utilitarismo, ya hablaban de estos factores. El problema es que no se estudiaban científicamente o tenían una importancia muy secundaria, lo que acabó desterrándolos de la teoría económica clásica.

La crisis financiera de los años 70 del pasado siglo le dio un importante impulso. Se empezaron a tener muy en cuenta cómo las expectativas influían en la toma de decisiones. Así, el psicólogo Amos Tversky, junto al economista y futuro Premio Nobel en 2002 Daniel Kahneman, estudiaron los que llamaron sesgos cognitivos dando lugar lo que llamaron teoría de la prospección en 1979, base de la economía conductual. Esta, de forma resumida, se basa es que partiendo de un punto neutral, o estatus quo o nivel de adaptación, existe una sensibilidad ante los cambios y una aversión a la pérdida. Toda ella, se aplica ante cualquier decisión económica que conlleve riesgo.

Daniel Kahneman no fue el único en ganar el Premio Nobel, también lo ha ganado en el año 2017 Richard Thaler. Famoso por libros como La Gran Apuesta, llevada con éxito al cine, explicaba el estallido de la burbuja financiera en Estados Unidos. El economista incluso tuvo una pequeña participación.

Una de sus contribuciones principales es la teoría del empujón o “nudging, que se basa en que se puede empujar a la población a tomar decisiones con las que conseguirán beneficios a largo plazo. También es importante su idea de sesgo del presente, que consiste en que damos más importancia al momento actual en nuestras decisiones y esto puede llevar a que cometamos errores.

Factores que influyen en la toma de decisiones

Los diferentes factores que influyen en esta toma de decisiones son los que acaban definiendo la economía del comportamiento:

  • Estados emocionales: como el miedo, la ansiedad, el estrés, nostalgia o estar enfadado. Todo ello puede llevar a que tomemos determinadas decisiones que pueden no ser las mejores. Frente a estas, hay que intentar hacer análisis racionales y conscientes.
  • Influencias sociales: la sociedad y algunos agentes económicos, como la Administración, tienen una influencia directa y son un factor importante en la economía conductual. Se puede ejercer presión de grupo y que, por tanto, se tomen decisiones que no tomaríamos de otra forma. Un ejemplo de esto es gastar por encima de nuestras posibilidades en Navidad o en vacaciones.
  • Falta de conocimiento: muy relacionado con los puntos anteriores, nos impide hacer análisis racional y puede provocar que se tomemos decisiones empujados por otros agentes.
  • Motivación: en la economía del comportamiento se tienen muy en cuenta los factores motivadores, en los que juega un papel importante la publicidad y la promoción. Debemos tener en cuenta todos ellos y el uso de motivadores tanto negativos como positivos (el nudging de Thaler).

💡 Si crees que estos factores te afectan, te recomiendo leer nuestro post sobre cómo no malgastar dinero, donde encontrarás consejos para evitarlo.

Ejemplos de economía conductual

Nuestro día a día está lleno de ejemplos de economía conductual, desde una compra a una decisión de inversión. Te pongo un ejemplo muy claro e importante: alquilar una vivienda o comprarla con una hipoteca.

Ante esta decisión, nos encontramos factores que influyen:

  • Psicológicos: el miedo a no poder amortizar la hipoteca, perder la vivienda y que tengamos una deuda pendiente influye en esta decisión
  • Sociológicos: una percepción social de que el alquiler es perder dinero, mientras que en la compra acabamos teniendo un bien, puede empujarnos a tomar una decisión no acorde con nuestros ingresos. En este sentido, muchas veces se actúa con inercia.
  • Sesgo del presente: se denomina así cuando se tienen en cuenta mucho más los factores actuales. Esto, por ejemplo, ha llevado a que, en momentos de tipos de interés bajos, en la elección entre hipoteca fija o variable, se apostara por hipotecas variables, por ser más baratas sin tener en cuenta el riesgo de subida de tipos.
  • Marco de la información: cómo se presente la información es importante. Si, por ejemplo, se repiten muchas noticias de subidas de precios de vivienda o del alquiler, puede llevar a que se acelere la compra.
  • Aversión al riesgo: si nos preocupamos más de la pérdida, destinaremos ahorros a la vivienda, en vez de a la ganancia, para tener un inmueble propio.

Como hemos visto la economía conductual o economía del comportamiento tiene una influencia muy clara en el día a día. Vivir en sociedad, tener temores y expectativas, es connatural de todos nosotros. Por ello, lo importante es conocerlo y siempre contraponerlo con la racionalidad para tomar las mejores decisiones.

Ahora que ya sabes qué es la economía conductual, comparte este artículo entre tus amigos y familiares, para que más personas aprendan sobre la economía del comportamiento y cómo nos afecta. Además, te recomiendo que nos sigas en nuestras redes sociales para que no te pierdas ningún artículo sobre Ahorro. ¡Te esperamos!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn