El único movimiento financiero que debes evitar estas navidades

Tiempo de lectura: 3 minutos

Si hay un movimiento financiero que debes evitar estas Navidades por encima de todos es el endeudamiento.

Aunque en ocasiones se habla de escenarios de endeudamiento saludable, por ejemplo, cuando se adquiere una primera vivienda, lo cierto es que el endeudamiento es el gran enemigo de las finanzas personales.

Fechas como las navideñas son un foco de endeudamiento para las familias. Esto tiene que ver fundamentalmente con un exceso de gasto, que en muchos casos no es asumible, y que lleva a soluciones como la financiación de las navidades: un error de bulto.

Por qué no te debes endeudar en Navidad

Para entender por qué no debes endeudarte en Navidad es importante aprender a distinguir cuándo puedes endeudarte y cuando no.

Y es que es precisamente esta frontera, la del desconocimiento, la que muchas veces traspasamos para hacer daño a nuestra economía doméstica. El endeudamiento generalmente, y curiosamente del mismo modo que ocurre con el ahorro pero en negativo, conduce a un efecto bola de nieve. Éste efecto hace que las deudas cada vez tengan más peso e importancia dentro del conjunto de la economía personal. De este modo, podemos incluso llegar a situaciones extremas como aquellas en las que las personas viven a crédito, asumiendo costes elevadísimos por financiación de tarjetas de crédito o créditos personales.

Así que, la pregunta, es sencilla: ¿cuánto dinero te puedes gastar realmente estas Navidades? Este es el principal movimiento financiero al que debe ser capaz de responder. El dinero que puedes gastarte depende, obviamente, de cada situación personal, no hay una ley universal en ello. Generalmente, y como veremos más adelante, lo ideal si te gusta gastar en estas fechas, es que durante el año hubieras mantenido el propósito de ahorro a tal fin. Es decir, que hubieras llegado Navidad con un fondo de ahorro navideño. Este objetivo está legítimo como cualquier otro para el ahorro, y además, te garantizaría no asumir gasto por encima de lo disponible.

Si aun así debes acudir a financiación para asumir el conjunto del gasto de Navidad resulta vital que conozcas tu capacidad de endeudamiento. De una manera muy sencilla, tu capacidad de endeudamiento sería el conjunto de todas las deudas y como te repercuten mes a mes, más la suma de lo que puedes asumir como nueva deuda. Es decir, la seguridad de que eres capaz de pagar tus deudas sin que esto influya de manera determinante en el día a día de tus finanzas.

Cómo puedo evitar endeudarme en Navidad

El primer paso ya lo hemos visto, tratar de no gastar más de lo que se puede. Veamos algunas ideas añadidas para tratar de no endeudarnos en Navidad.

Se flexible con tus compras. Aunque esto es algo que parece que sabemos y aplicamos, lo cierto es que no hacemos una buena planificación de nuestras compras navideñas. Es un momento del año en el que la compra impulsiva gana terreno a la compra reflexionada. Reflexionar y ser flexible en lo que vamos a comprar es una gran ayuda para para controlar el gasto.

Procurar no gastar a través de crédito es otra buena idea. Las tarjetas de crédito echan humo en estas fechas, y, mal controladas pueden ser un foco de problemas para nuestro bolsillo. Es cierto que es una herramienta útil, pero, debemos prestar mucha atención a su uso y disposición. Huyendo, desde luego, de la disposición de dinero en metálico a través de este tipo de tarjetas, ya que suponen un coste elevado y una amenaza de endeudamiento muy grande.

Mantener el hábito de ahorrar también durante Navidad es otra gran idea. No tiene mucho sentido mantener una tensión de ahorro durante el año para, en apenas 20 días, romper con todos los hábitos y arruinar el trabajo de 11 meses. Si tienes un hábito de ahorro constante, y si no lo tienes mejor que lo pongas en marcha cuanto antes, debes continuar con él durante las Navidades. Aporta a tu seguro de ahorro, o a cualquier producto de ahorro en el que estés depositando tu confianza. Controla el gasto del mismo modo que lo haces durante el resto de meses y utiliza el sobrante para esos excesos navideños que te quieras dar. Sin duda tu economía lo agradecerá.