Cómo calcular y de qué depende tu capacidad de ahorro

Es importante aprender cuál es nuestra capacidad de ahorro y como calcularla. Esto nos llevará a mejorar de manera sustancial nuestra forma de ahorrar.

Por capacidad de ahorro vamos a entender aquellas opciones que tenemos para apartar parte de nuestros ingresos y guardarlos para utilizarlos en el futuro. Esta sería la definición básica desde la que vamos a partir.

La capacidad de ahorro

La capacidad de ahorro viene dada por factores muy diversos, por lo que es difícil establecer un único patrón en el que todos nos veamos reflejados. Sin embargo, hay algunos elementos clave que siempre debemos tener claros.

Ahorrar significa gastar menos de lo que ganamos. Esto, que parece superfluo por lo evidente, no lo es tanto. Uno de los principales problemas a la hora de calcular el ahorro es que no somos capaces de calcular el gasto, o, peor aún, nos movemos en un gasto descontrolado.

Ser capaces de apartar dinero y que nuestro balance de gastos e ingresos resulte positivo es poner en marcha nuestra capacidad de ahorro. Una vez esto está en marcha, da igual que decidamos ahorrar en planes para la jubilación o que busquemos otras herramientas donde poner a trabajar nuestro dinero. Lo importante es que habremos adquirido el hábito del ahorro.

¿Se puede calcular la capacidad de ahorro?

Ya decíamos antes que es difícil establecer un único patrón en el cálculo de la capacidad de ahorro. De hecho, la pregunta que todos deberíamos hacernos es ¿cuánto dinero soy capaz de ahorrar? En lugar de tratar de buscar fórmulas que nos digan lo que podemos o no hacer.

Lo que sí podemos valorar son los factores que van a influir en tu capacidad a la hora de ahorrar. Estos factores son determinantes como veremos un poco más adelante. Piensa que el largo plazo va a trabajar para ti con tu dineropor ello conviene determinar cuanto antes lo que realmente vas a necesitar.

A partir de aquí, es verdad que podemos recurrir a fórmulas que nos ayuden a determinar lo que necesitamos. Por ejemplo, hay quienes aseguran que, como mínimo, deberíamos apartar el 10% de nuestros ingresos y destinarlo al ahorro. Si no somos capaces de apartar ese 10% es que no tenemos capacidad de ahorro. También puede ser un indicativo de que probablemente no estemos gestionando de manera correcta nuestro dinero.

Factores que influyen en la capacidad de ahorro

No existe un único factor que influya en tu capacidad de ahorro, ni mucho menos. Sin embargo, si existe un elemento determinante, primario; tu nivel de ingresos y su relación con tus gastos.

Es un hecho que en aquellas economías domésticas en las que los ingresos y los gastos se controlan a través de un presupuesto, resulta mucho más sencillo aumentar la capacidad de ahorro y ahorrar. Por tanto, la relación entre ingresos y gastos es un factor primario que influirá en tu capacidad de ahorro.

Otro elemento muy importante es el nivel de endeudamiento que has alcanzado. Aquí debemos incluir los diferentes escenarios de endeudamiento. Incluso el endeudamiento positivo que puede suponer la adquisición de tu vivienda. Si mensualmente, gastos corrientes y de manutención aparte, tu nivel de endeudamiento ocupa un porcentaje muy elevado de tus ingresos, obviamente la capacidad de ahorro disminuirá de manera notable.

En endeudamiento debe ser siempre un objetivo a reducir ya que su influencia en tus finanzas personales y, en el ahorro, es crucial.

Cuánto ahorrar

No hay una respuesta realmente universal tampoco a esta cuestión. En general podemos decir que hay que comenzar a ahorrar cuanto antes. También, que para poder ahorrar, como hemos visto, debes optimizar al máximo tus ingresos y gastos.

La mejor recomendación es apartar una cantidad de dinero con la que realmente te sientas cómodo. Forzar el ahorro puede ser visto como un esfuerzo demasiado grande, y, sostenerlo en el tiempo va ser más complejo que cuando realmente te sientas cómodo ahorrando.

Las claves, por tanto, son buena gestión de la economía personal, ideas claras y hábito sostenido en el tiempo para el ahorro.