Así funciona un plan individual de ahorro sistemático (PIAS): ¿Es para ti?

plan individual de ahorro sistematico
Tiempo de lectura: 6 minutos

Hay más de una forma de ahorrar dinero a largo plazo en función de tus objetivos, capacidad de ahorro y perfil como inversor. El Plan Individual de Ahorro Sistemático o PIAS es una de las más flexibles y una buena opción frente al tradicional plan de pensiones.

💡 Calcula cuánto dinero es un buen ahorro para cada etapa de tu vida.

¿Qué es un PIAS (plan individual de ahorro sistemático)?

La definición de PIAS más clásica nos habla de un producto financiero asegurador que consiste en la acumulación de un capital para complementar la pensión pública en el futuro. Es decir, un plan individual de ahorro sistemático es en realidad un seguro que sirve para ahorrar. En concreto, se trata de un seguro de vida, por lo que además de tu proyecto de ahorro, contarás con una pequeña indemnización adicional en caso de fallecimiento.

¿Y por qué un seguro de vida? Básicamente porque al tratarse de un producto creado para el sector asegurador necesita que exista algún seguro detrás del mismo igual que una cuenta de ahorro es en realidad un depósito ala vista Por lo demás, un PIAS puede ser desde una suerte de hucha de ahorro hasta una alternativa al plan de pensiones y o al Plan de Previsión Asegurado o PPA dependiendo del tipo de PIAS que contrates.

Cómo funciona un PIAS seguro de ahorro

¿Cómo funciona un PIAS?

El funcionamiento de un PIAS es muy sencillo. El plan individual de ahorro sistemático permite realizar aportaciones flexibles a tu ahorro. Esto se traduce en que se puede invertir una cantidad inicial y después realizar aportaciones periódicas de forma sistemática. En otras palabras, destinar las cantidades que se ahorran cada mes a invertir en el PIAS de manera automática.

El ahorro con este producto nos propone ir acumulando capital más rentabilidad para acabar siendo rescatado en forma de renta vitalicia si queremos aprovechar al máximo sus ventajas fiscales, aunque no es obligatorio. Y aquí encontramos una de las grandes ventajas frente a otros productos: antes de la reforma fiscal era obligatorio un periodo de 10 años antes de la solicitud de renta vitalicia para este producto. Ahora este periodo ha quedado reducido a cinco años desde que pagamos la primera prima del PIAS o plan individual de ahorro sistemático.

Aunque se muestra flexible en cuanto aportaciones, el plan individual de ahorro sistemático tiene un límite máximo de aportación anual no pudiendo superar los 8.000 euros. También presenta un límite acumulable máximo de 240.000 euros.

¿Y qué pasa con ese ahorro que generas mes a mes?

Dependiendo del tipo de PIAS que contrates se generará más o menos intereses. Así, hay PIAS garantizados que ofrecen un rendimiento muy exiguo a cambio de esa seguridad a largo plazo y otros que van mucho más allá. Los mejores PIAS, como el PIAS Aegon 5, invierten tu ahorro en fondos de inversión de forma activa y son capaces de ofrecer interesantes rentabilidades a largo plazo con las que aprovechar el poder del interés compuesto.

💡 Completa esta información a través de nuestro artículo ¿Cómo invertir tus ahorros de manera segura?

Características del PIAS o plan individual de ahorro sistemático

Hay 7 características que definen un PIAS. Son las siguientes:

  • Flexibilidad. Con un PIAS no hace falta una gran cantidad de ahorro inicial. De hecho, están pensados para personas con capacidad de ahorro que no cuentan con ese dinero de entrada. Con ellos podrás ahorrar desde 50 euros al mes.
  • Comodidad. Los PIAS funcionan de forma automática y te permiten ahorrar de manera sistemática. Cada mes la aseguradora se encargará de retirar de tu cuenta el dinero que hayas decidido ahorrar sin que tengas que hacer nada. Será como si hubieses dado una orden de transferencia automática para ahorrar por tu cuenta, pero más fácil.
  • Diversificación. Con un PIAS tú eliges el nivel de riesgo que quieres como inversor y en función del mismo el PIAS invertirá en el tipo de activo más adecuado a tus objetivos y tu perfil. En cualquier caso, tus ahorros siempre estarán bien diversificados entre diferentes tipos de activos.
  • Límites a la inversión y el ahorro. Cada año podrás aportar un máximo de 8.000 euros al PIAS y en total no podrás acumular más de 240.000 euros.
  • Cuentas con un seguro de vida adicional. Al ser un seguro de vida, ofrece un capital asegurado en caso de fallecimiento del titular.
  • Liquidez. Una de las características de los PIAS es su liquidez. De hecho, se crearon en 2007 precisamente como alternativa más líquida a los planes de pensiones y los PPA. Con un plan individual de ahorro sistemático podrás recuperar tu dinero en cualquier momento. No hay ningún tipo de cortapisa legal al respecto, aunque algunas aseguradoras sí que incluyen periodos iniciales de un año antes de poder acceder a tu ahorro.
  • Ventajas fiscales en el rescate. Pese a esta liquidez, los PIAS están diseñados para el largo y para recuperar en forma de renta vitalicia asegurada y hayan pasado por lo menos 5 años desde la primera aportación. Al hacerlo disfrutarás de importantes ventajas fiscales que te permitirán pagar muy pocos impuestos por ese ahorro en la declaración de la renta.
Ventajas del plan individual de ahorro sistemático PIAS

Ventajas de los PIAS

Los PIAS tienen tres ventajas concretas para el ahorrar tradicional. Desde el punto de vista del ahorro, la gran ventaja de los PIAS es que te permiten crear un plan de ahorro a largo plazo que seguirá funcionando año tras año sin que tengas que hacer nada después desde contratarlo.

Además, el plan de ahorro sistemático cuenta con un beneficio fiscal adicional. La ventaja fiscal de los PIAS es que apenas pagarás impuestos si lo rescatas en forma de renta vitalicia. Dependiendo de la edad en la que rescates el PIAS sólo pagarás un pequeño porcentaje de las ganancias acumuladas.

Este es el porcentaje sobre el que se tributaria dependiendo de la edad en un rescate de un PIAS en forma de renta vitalicia.

  • Menores de 40 años: 40%
  • Entre 40 y 49 años: 35%
  • De 50 a 59 años: 28%
  • Entre 60 y 65 años: 24%
  • De 66 a 69 años: 20%
  • Mayores de 70 años: 8%

¿Y si quieres recuperar el dinero antes de los 5 años o no quieres una renta vitalicia?

Puedes hacerlo en cualquier momento porque la liquidez es otra de las ventajas del plan individual de ahorro sistemático. Sin embargo, si lo haces no podrás disfrutar de la ventaja fiscal de los PIAS. En ese caso el dinero tributará como el de un depósito u otros seguros, dentro de los rendimientos de capital mobiliario de las rentas del ahorro en el IRPF, sin beneficio alguno.

A este beneficio fiscal se suma la posibilidad de traspasar un PIAS a otro sin tener que pagar impuestos por el ahorro y el beneficios acumulado, tal y como ocurre con los planes de pensiones o los fondos de inversión.

Por último, al tratarse de un seguro los PIAS tienen una ventaja sobre otros productos financieros a la hora de planificar la herencia. Y es que, a diferencia de un fondo de inversión que pasará siempre a los herederos en caso de fallecimiento, con un PIAS puedes decidir quién será el beneficio (quien cobrará el dinero) si tú falleces. Esa persona puede ser quien tú quieras, no solo tus herederos legales.

Desventajas de los PIAS

Los PIAS también tienen sus inconvenientes. La principal desventaja del plan individual de ahorro sistemático es que la inversión está limitada a 8.000 euros al año, por lo que si tu capacidad de ahorro es superior, necesitarás contratar algún otro producto para ese exceso. La parte positiva es que así diversificarás más tu ahorro.

Además, tampoco podrás ahorrar más de 240.000 en el PIAS.

El que sea un seguro de vida tiene su parte positiva, como has visto, y también una negativa. Una pequeña parte del ahorro se destinará cada año al pago de la prima de ese seguro de vida.

Y por último, la ventaja fiscal de este producto sólo se aplica si vas a recuperar el dinero en forma de renta vitalicia.

¿Es para ti un PIAS?

Ahora que ya sabes cómo funcionan los planes individuales de ahorro sistemático llega el momento de averiguar si son adecuados para ti. La respuesta dependerá de tu perfil toletancia al riesgo como inversor y de tus objetivos.

Los PIAS y los seguros de ahorro en general pueden ser un buen punto de partida para empezar a ahorrar de forma automática si todavía no lo haces y así poder crear tu colchón de emergencias. Por sus características, será más complicado que malgastes esos ahorros que si, por ejemplo, están en una cuenta corriente al uso.

Al poder configurar las aportaciones para que se hagan de forma mensual, podrás ahorrar mes a mes sin tener que preocuparte.

¿Y si lo que buscas es ahorrar para la jubilación?

Todos los PIAS están pensados para el ahorro a largo plazo, pero en ese caso los PIAS que invierten con ese horizonte temporal son los más adecuados para ti. Un buen ejemplo es el Seguro de Ahorro Estrategia 5 de Aegon que permite elegir entre diferentes niveles de riesgo dependiendo de tu perfil.

En cualquier caso, un PIAS es para ti si tienes claro que vas a querer tener una renta periódica que complemente tu pensión pública mes a mes.