Los 10 mejores deportes de verano para este año

la natacion, buen ejemplo de deporte en verano

¿Buscando un deporte de verano para disfrutar de esta época del año? Deporte y verano van de la mano para muchas personas, y es que la llegada del buen tiempo y de las vacaciones supone un muy buen momento para practicar deporte al aire libre, pudiendo hacerlo con mayor asiduidad y aprovechando más los entornos naturales. Además, aparte de practicar los deportes que uno ya puede desarrollar con frecuencia el resto del año, la época estival da pie a retomar o iniciarse en otro tipo de actividades deportivas que, en muchas ocasiones, no son tan accesibles durante las demás estaciones.

Aprovechando que la climatología permite una total interacción con el entorno es muy aconsejable aprovechar aquellas actividades que hagan disfrutar de él, bien sea en el mar o en el campo. Además, siendo una época especialmente indicada para desconectar del trabajo y para tener muchos momentos de relajación sería adecuado realizar deportes con un bajo impacto sobre músculos y articulaciones que permitan disfrutar ampliamente del ejercicio obteniendo todos los beneficios que se obtienen del mismo sin recibir ninguno de los posibles efectos no deseados como podrían ser fatigas, agujetas o lesiones.

Hacer deporte en verano, además de ser saludable, desde luego, es una manera de ocio que puede disfrutarse en grupo o individualmente y ofrece actividades diferentes. Tanto si el destino es en la ciudad, en la montaña o en la playa, hay opciones interesantes que escoger.

Queremos cuidarte estés donde estés .
Servicio de telemedicina 24 horas, 365 días del año.


Correr

Tiene la ventaja de que puede practicarse en cualquier sitio al aire libre y no requiere de ningún gran gasto, pero a la hora de practicar este ejercicio en verano hay que prestar atención a estos puntos:

  • En primer lugar, hay que hidratarse correctamente. Nuestro cuerpo responde mejor en condiciones de calor moderado, eso no quita que podamos correr en verano, pero cuidando al máximo la hidratación, combinando agua y bebidas isotónicas.
  • Elige el horario más adecuado.
  • Optar por un lugar, especialmente en sombra (parques, bosques) limitando la exposición directa al sol.
  • Evita correr si las condiciones meteorológicas son extremas por calor, humedad o ambas combinadas.
  • Viste la ropa adecuada, ligera y con colores claros. No te olvides de usar gorra.

Usa ropa deportiva técnica y ligera y de colores claros.

Senderismo

El senderismo es otro de los clásicos en los deportes para verano. Es una alternativa para todos los públicos, estén o no acostumbrados a la actividad física y, con ello uno de los deportes de verano más practicados.

Caminar entre la naturaleza es un ejercicio ideal para las vacaciones y tampoco requiere mucho más equipamiento que para correr.

Olas opciones son enormes, en casi todos los lugares nos encontraremos con rutas y, muchas de ellas señalizadas. Por ello, es importante elegir la ruta de senderismo adecuada a nuestro nivel y el de nuestros acompañantes, especialmente si son niños.

También hay que prestar especial atención en el calzado y el agua. Igualmente no olvidemos el teléfono móvil cargado, especialmente para rutas largas.

Natación

Si pensamos en deporte en verano, sin duda uno de los primeros que pensamos es la natación.

Ya sea en la playa, en un río, lago o en la piscina las opciones se multiplican y con ello todos sus beneficios. No solo es una actividad refrescante, si no que disfrutamos de uno de los ejercicios más completos. Junto a la natación también puedes sumar otro tipo de ejercicio físico en en el agua a través de la modalidad de aquagym. Volviendo a la natación y sus beneficios:

  • Supone una actividad física integral, en la que intervienen una gran cantidad de músculos, reforzando y tonificándolos.
  • Es de los mejores deportes para perder y controlar tu peso.
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares y de la diabetes de tipo 2.
  • Tiene un impacto menor para tus articulaciones frente a otras actividades como el ciclismo o correr.
  • El agua soporta hasta el 90 por ciento del peso de tu cuerpo, por eso es un deporte especialmente bueno para mujeres embarazadas, personas con discapacidad o personas con lesiones o enfermedades como la artritis.
surf, uno de los mejores deportes para practicar en verano

Surf

Pocos deportes en verano se disfrutan más que el surf. Al igual que la natación, esta actividad también es muy completa, tanto física como anímicamente:

  • Reduce el estrés, tanto por la liberación de endorfinas que genera como por la desconexión con la rutina diaria.
  • Refuerza la musculatura, de la zona media del cuerpo al maniobrar sobre la tabla, pero también de espalda y piernas y brazos al remar.

La gran cantidad de clubs y campamentos de surf existentes especialmente en las costas atlántica y cantábrica le convierte en una de las actividades estrella para todo tipo de edades y niveles.

Snorkel

El verano también nos permite desplazarnos más a costas en España y fuera y practicar snorkel. También una de sus principales es reducir el estrés a la vez que disfrutamos de la belleza del mundo submarino, a la que podemos añadir:

  • Mejora la capacidad pulmonar al aprender a controlar la respiración lo cual se traslada a otras actividades deportivas.
  • Tonifica tus músculos, especialmente las piernas.
  • Beneficia el sistema cardiovascular, reduciendo la presión sanguínea.
  • Desarrollas la flexibilidad, al tener que desarrollar la actividad dentro del agua.

Deportes de raqueta

Pádel, tenis, bádminton, palas… Los deportes de raqueta son una buena alternativa para quemar calorías, ya lo hagamos de forma continua como ocasional.

Su gran variedad nos permite que podamos disfrutarlo en pistas reglamentarias como las de pádel, que cada vez proliferan más. Pero es uno de los deportes de verano estrella por poder practicar muchos de ellos en zonas al aire libre, desde playas a jardines.

Como siempre, si se desarrolla al aire libre, hay que tomar las precauciones necesarias para evitar el calor.

Si se practica con frecuencia, ayuda a fortalecer las piernas, los brazos y el abdomen, pero especialmente se mejoran coordinación y reflejos.

Yoga

Cada vez es una opción más escogida para mantener una actividad física que favorece desde la flexibilidad a la relajación.

Esta disciplina se puede practicar tanto en interiores como en exteriores. Por ejemplo, si se practica en la playa, la superficie irregular de la arena conlleva una mayor concentración y trabajo muscular para mantener el equilibrio en las diferentes posturas. Si quieres saber algo más sobre esta disciplina, apúntate nuestro artículo «Posturas de Yoga fáciles para quiénes trabajan todo el día sentados«.

Durante los meses de calor es recomendable centrarse posturas que ayudan a regular la temperatura, estimulando así el balance en el cuerpo.

Las posturas en el suelo son la estrella ya que la superficie nos transmite el frescor y la estabilidad que queremos. También escoge los momentos más frescos del día (preferiblemente a primera hora de la mañana) y procura no comer en las dos horas anteriores.

Paddle Surf

También llamado surf de remo, es igualmente un deporte para todos los públicos y en auge de un tiempo a esta parte: el deportista se coloca de pie sobre la tabla de surf y se desliza por el agua con el impulso de un remo.

Es un deporte de verano sencillo, en el que podemos aprovechar casi cualquier lámina de agua para practicarlo. También sus ventajas son variadas:

  • Tonifica los músculos tanto del tren superior como del inferior.
  • Mejora el equilibrio y los reflejos.
  • Mejora la capacidad aeróbica y la resistencia muscular.
hombre practicando golf, un deporte recomendado para verano

Golf

El mejor tiempo también conlleva que se pueda practicar mucho más el golf, otro deporte en el que se consiguen beneficios en cuerpo y mente.

En el primero, tonifica los músculos del tronco: brazos, espalda, tórax y abdomen, al mismo tiempo que incrementan la flexibilidad.

En el segundo, la combinación de sociabilidad y entorno, en el exterior, en escenarios naturales, ayuda a desconectar y a reducir el estrés.

Deporte de aventura

Parapente, rafting, escalada… son excelentes deportes en verano, en los que combinar ocio y actividad física con buen tiempo.

En la mayoría de los casos son deportes exigentes, que requieren una buena preparación física previa y en el que las emociones juegan un elemento clave.

En este sentido, debemos tener muy en cuenta cuáles son nuestras posibilidades reales y adecuarlos a nuestra preparación. Y siempre, escoger servicios profesionales que enseñen y guíen si es necesario.

Recomendaciones para hacer ejercicio en verano

Aunque disfrutemos de más tiempo para realizar deporte y buenas condiciones meteorológicas en general, en el deporte en verano cabe destacar el aumento de probabilidades de lesionarse o de pasar un mal rato debido a un golpe de calor.

En muchas de las ocasiones, llamados por reuniones de amigos, por ofertas de ocio o por simple curiosidad, se comienzan a practicar esos deportes sin la preparación adecuada.

Para evitar lesiones y percances y, en definitiva, disfrutar de las diferentes actividades, os dejamos una serie de recomendaciones para hacer ejercicio en verano.

Prevenir lesiones

La mejor forma de prevenir lesiones en el deporte de verano es siendo totalmente consciente de las limitaciones que tiene cada persona. Si no se ha realizado actividad física en mucho tiempo, el ejercicio que se haga, sea cual sea, ha de ser extremadamente moderado y realizar un deporte que no conlleve excesivo esfuerzo. Son importantes estas indicaciones.

  • Escoger una actividad acorde con el estado físico.
  • Seguir los consejos de un monitor profesional.
  • Cuidar la alimentación y la hidratación.
  • Realizar un inicio paulatino del ejercicio tras un calentamiento previo.

Golpes de calor

Otro de los riesgos más importantes para nuestra salud en el deporte de verano son los golpes de calor, un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, generalmente como por la exposición prolongada a altas temperaturas.

Los golpes de calor pueden ocasionar daños muy importantes a tu salud y, por ello es importante no desarrollar ejercicio en verano durante las horas centrales del día, de 12 a 16 horas de la tarde.

Las mejores horas son la mañana, a primera hora, o bien al caer la tarde, cuando la temperatura es más agradable y permite disfrutar del ejercicio.

mujer preparándose para correr en verano

Ropa

Usa ropa cómoda y ligera con la que conseguirás una mayor libertad de movimiento y alivia el calor.

Es importante entonces que también se trate de un material transpirable para eliminar el sudor con más facilidad.

Es aconsejable usar prendas de algodón o tejido técnico especializado. En este punto, hay que recordar Debemos desterrar el mito de que “a mayor cantidad de sudor, mayor cantidad de calorías pierdo”, por lo que es importante no realizar la actividad en pleno verano con ropa de invierno, cortavientos, etc.

La probabilidad de sufrir un golpe de calor es mucho mayor si no dejamos transpirar nuestro cuerpo y disipar el calor que desprendemos.

Crema protección solar

La crema con protección solar es otro elemento que no hay que olvidar a la hora de practicar deporte en verano al aire libre.

Sea a la hora que sea, es importante proteger la piel de los rayos del sol para evitar quemaduras solaresu otras lesiones dermatológicas. Completa esta información con nuestro artículo Protector solar: qué es, cómo usar y cuál es el mejor.

 Si la actividad lo permite, también es recomendable llevar gafas de sol para proteger los ojos de los rayos solares.

Hidratación

Es esencial beber agua cuando se practica deporte, en general, y en verano, en particular.

De hecho, conviene hidratarse en todas las fases del ejercicio: antes, durante y después de realizarlo. Otra opción es la de hidratarse con bebidas isotónicas, ya que en algunos casos pueden aportar sales minerales que se pierden durante la actividad.

A la hora de finalizar el ejercicio rehidrátate poco a poco, no es conveniente beber más de un litro de líquido a la hora. Así poco a poco recuperarás todo el peso que hayas perdido haciendo ejercicio, que se corresponde a la pérdida de líquido.

Comer ligero

La alimentación es siempre fundamental para cualquier actividad deportiva. Si pensamos en la que antecede a nuestra actividad deportiva en verano es aún más importante comer ligero. Espera además un tiempo desde la ingesta hasta realizar ejercicio para evitar un corte de digestión.

Asimismo, es importante aprovechar que el cuerpo pide hidratación y alimentos frescos para combatir el calor y consumir más frutas y verduras, ya que aportan agua y son fuente de vitaminas y minerales.

No extralimitarnos

Como ya hemos anticipado debemos ser siempre conscientes de nuestras limitaciones físicas.

Tanto si se practica deporte de manera habitual como si no, el verano endurece las condiciones para hacerlo. Si durante el ejercicio, se siente algún malestar (como calambres, mareos, náuseas…), se debe parar la actividad.

Si no se está acostumbrado al ejercicio periódico, lo mejor es decidirse por una intensidad moderada, que no suponga esfuerzo en exceso.

Puedes completar esta información con las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud).

Terminar la actividad física de forma tranquila

Por último, se recomienda no terminar la actividad física de forma brusca.

Por ejemplo, conviene, acabar caminando durante unos minutos para volver a un estado de reposo de manera progresiva.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, te animamos a compartirlo en tus perfiles sociales ¡Ayúdanos a divulgar salud y hábitos de vida saludable!

Y si te ha gustado este artículo sobre deporte de verano te animamos a seguir leyendo Ejercicios de fuerza o cardio ¿Cómo entrenar para perder peso?

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Aegon

Aegon es uno de los mayores grupos aseguradores del mundo, fundado en Holanda hace más de 160 años, cuenta con una plantilla de más de 29.000 empleados en todo el mundo. Esta variedad de culturas aseguradoras nos ha permitido conocer, y mejorar la gama de productos y servicios ofrecidos a nuestros clientes durante más de 30 años en España.

Nuestra misión es ayudar a personas a proteger lo que más importa durante toda su vida.