Alimentos light: todo lo que debes saber

Lo que de verdad engordan los alimentos light y cero calorías
Tiempo de lectura: 7 minutos

La moda de los alimentos light parece no tener fin, y es que en una sociedad donde los problemas de sobrepeso y la preocupación por la imagen corporal va en aumento, todo lo que nos suene a ligero tiene su espacio. El problema es que los alimentos light a menudo no son tan ligeros cómo nos pensamos.

De hecho ante una alimento etiquetado como light, las personas que tratan de cuidar su peso se confían, y muy habitualmente terminan consumiendo más de lo conveniente, por eso te adjunto un post sobre dietas para adelgazar y cuidarte, para que no se te olvide lo que realmente es importante en alimentación.

Entonces… ¿Qué nos aportan los alimentos light? En este caso podríamos pensar que lo más importante es lo que no nos aportan, pero es cierto que tienen en su contra que en su mayoría los alimentos light son ultraprocesados, y por tanto poco nutritivos.

Como todo tiene sus pros y sus contras, vayamos desgranando las distintas caras de este tipo de alimentos.

¿Qué son los productos light?

Todos tenemos en nuestra cabeza que los alimentos light son más ligeros, es decir menos calóricos que los convencionales, pero…  ¿Es realmente esto verdad? ¿Son aptos para consumirlos si queremos perder peso? Y si lo fueran ¿Los convierte esto en saludables?

Pues resulta que no, eso dependerá de qué alimento light estamos hablando, y os prometo que esto nos trae de cabeza a todos los que trabajamos tratando de inculcar hábitos saludables.

Son muchas las veces que he tenido que explicar que, por ejemplo, ese queso light no era conveniente ¿Por qué?

Para comprenderlo veamos la definición de lo que es un alimento light, que según la normativa de la Unión Europea se trata de:

Productos alimentarios en los que se ha reducido el contenido en calorías o de uno o más nutrientes (grasas, sodio, azúcar,…)  como mínimo el 30%, en comparación con el producto de referencia. Con esto último se refieren a su versión “no light”.

Para lograr ese contenido reducido a menudo se utilizan sustitutos como los edulcorantes, que es cierto que en general son menos calóricos, pero no siempre más saludables.

¿Los alimentos light adelgazan?

Como ya has leído un producto puede ser light y ser bajo en un nutriente determinado, pero no necesariamente en calorías. Por ejemplo, puede ser bajo en sodio, por tanto en sal, pero no en calorías. Otro caso es que puede ser light por tener menos azúcares que su homólogo convencional, pero estar cargado de grasas que en absoluto nos convienen.

Debe analizarse por tanto cada producto individualmente, leer su etiqueta y saber comprenderla claro, y en eso implica un poquito de tiempo y práctica.

Es muy importante leer la etiqueta en los productos light
Los productos light debe traer los valores de referencia de la versión convencional (no light)

No sirven para perder peso

Si estás buscando perder peso, estos productos no son los más adecuados para conseguirlo. Que un producto sea light, no quiere decir directamente que sea recomendable su consumo habitual para una persona que quiera controlar su peso.

Por ejemplo, si una bolsa pequeña de patatas fritas nos aporta 161 calorías, su versión light unas 120/130. Sí, estaríamos reduciendo sustantivamente las calorías, pero serían 100 calorías de más que sumar a tu aporte energético total.

Además, existen numerosos estudios que aseguran que aquellas personas que consumen productos light, tienden a consumir cantidades más grandes y con mayor frecuencia.  Así, a la larga terminan consumiendo más calorías. 

¿Los alimentos light son saludables?

Productos como las salsas, las mayonesas, o las patatas fritas, siguen siendo muy energéticos a pesar de que sus calorías se vean reducidas. Puedes incluirlos en tu dieta de manera ocasional, no obstante, si de verdad estás buscando cuidar tu alimentación, lo más adecuado es optar por productos más básicos y saludables.

Los expertos recomiendan que aquellos alimentos que deben predominar en una dieta, sean las frutas, las verduras, el pan integral, las patatas, las legumbres, los cereales, etc. Además, si lo que queremos es perder peso, esa es la gama de productos que debemos comer siempre. El mito de que comer sano es caso no se sostiene.

Estudiando cada caso

Verás que se dan distintas circunstancias, y os confieso que esto es un poco enrevesado. Vamos a verlas para tratar de arrojar un poco de luz:

  1. Contienen menos de un 30% de un determinado nutriente, pero su carga calórica es igual, o casi, con respecto al producto de referencia (no light)
  2. Su carga calórica o de un nutriente específico se reduce un 30% respecto a su producto de referencia, pero aún así continúa siendo un alimento muy calórico o con un exceso de ese nutriente.
  3. Reduce un 30% la carga calórica del alimento, pero es un alimento desequilibrado nutricionalmente y con otros ingredientes que a la larga pueden perjudicarnos.

¿Es esto lo que esperabas encontrar en un alimento clasificado como light? Supongo que no… pero debes de saber que por desgracia estos casos son muy frecuentes

Por otro lado como alimentos ultraprocesados que son, es muy difícil que encontremos productos light equilibrados nutricionalmente.

💡 Si quieres saber más sobre esto, aquí os dejo nuestro artículo sobre porqué los alimentos ultraprocesados dañan tu salud. Verás que hay muchos motivos para evitarlos.

La conclusión es que aún los que realmente son aptos para emplear en una dieta de adelgazamiento, no tienen porque ser sanos. Si consumes alimentos en vez de productos, estarás ingiriendo muchos más nutrientes, y tu dieta será mucho más saludable sin necesidad de tener que estudiar etiquetas.

Un ejemplo práctico de alimento light

Volviendo a las calorías, pues posiblemente es en lo que más se fija un consumidor que busca un alimento light, quizás el producto que más a menudo nos lleva a la confusión, es el de los quesos.

La mayoría de los quesos son muy grasos, y lamentándolo mucho, tengo que deciros que por reducir un 30% su porcentaje de grasa, seguirán sin ser adecuados para una dieta de adelgazamiento.

Otra cosa son sus versiones desnatadas, en ello sí que se ha retirado toda la grasa, y sí que podemos incluirlos tranquilamente en una dieta de adelgazamiento, pero claro, para que vamos a engañarnos, en general los quesos desnatados no nos resultan tan apetitosos.

Ojo, que estamos hablando de quesos, otros lácteos como los yogures y la leche tienen un nivel de grasas mucho menor, de manera natural, y actualmente se considera que en muchas personas es más conveniente consumirlos en su versión entera en vez de desnatada, o al menos recomendar  la versión semi-desnatada.

Quizás esto te extrañe, pero el hecho de que esas grasas contengan vitaminas liposolubles como la A o la D, que tienden a escasear, y también por su contribución a la saciedad, hace que cada vez sean menos los profesionales de la nutrición que recomienden erradicarlas por completo.

Si quieres saber más sobre la importancia de las grasas en tu alimentación te dejo un artículo de la universidad de Harvard en el que nos hablan de sus distintos tipos, no todas son malas, algunas hasta mejoran el colesterol, tu salud cardiovascular y son importante para el sistema nervioso y endocrino ¡No tengas miedo de las grasas “buenas”!

Productos light engañosos

Hasta ahora habíamos hablado de productos light que nos llevan a la confusión, pero como hecha la ley hecha la trampa, resulta que también se detectan con frecuencia productos light etiquetados de manera fraudulenta. Lo que nos faltaba para terminar de despistar al consumidor…

 Lo cierto es que el control del etiquetado es muy escaso, y continuamente se cuelan productos mal etiquetados como light con la intención de ser un reclamo para el consumidor, pero que no cumplen los requisitos que prevé la norma.

En ocasiones se recurre a resquicios o vacíos legales para poder acogerse a esta definición, otras directamente se saltan la ley, hablamos por tanto de fraude.

Algunas estrategias en este aspecto son:

  1. Productos en los que la reducción de calorías o del ingrediente “polémico” no llega al 30% que establece la legislación.
  2. El empleo de sustitutos del ingrediente que se limita, que nos aportan una cantidad similar de calorías. Por ejemplo mermeladas con fructosa en vez de azúcar de mesa.
  3. Utilización de envases más pequeños, que limitan la ración con respecto al producto original, o simplemente se modifica la cantidad que nos indican como “ración recomendada”.
  4. No reflejan el contenido promedio del producto de referencia, “el no light”, algo que la ley obliga a incluir, para que podamos hacer una comparativa fiable.
Los productos light pueden contener ingredientes altamente caloricos
Los alimentos light pueden no ser aptos en una dieta de control de peso

Como ves en el mundo “lighthay demasiado margen para que el producto no nos ayude en absoluto a cuidar nuestro peso, por lo tanto debemos de tener mucha precaución a la hora de decidirnos a consumirlos.

¿Qué aportan a nuestro organismo los alimentos light?

Como no todo iban a ser desventajas, vamos a ver los posibles beneficios de cuando un alimento es light, acogiéndose verdaderamente a la legislación, y también a lo que se suele denominar  “el espíritu de la norma”.

Esta expresión tan pomposa se refiere simplemente a la intención y finalidad con la que se redactó esa ley, y que en este caso vendría a ser indicar al consumidor, con garantías, productos significativamente más ligeros en calorías o en determinados nutrientes.

Por todo ello algunos productos light podrían ayudarnos a reducir la cantidad que ingerimos de azúcares, grasas de mala calidad o sal, algo que desde luego hace mucha falta en buena parte de los hogares, pues habitualmente los consumimos en exceso.

Es importante recordar que estos nutrientes contribuyen significativamente a la epidemia de mortalidad cardiovascular y sobrepeso, propia de los países industrializados y que por desgracia no para de aumentar, afectando cada día a personas más jóvenes.

Alternativas a alimentos light

En cualquier caso, como ya indicamos, como los productos light son es su gran mayoría ultraprocesados, y por tanto pobres en nutrientes, el consejo sigue siendo consumirlos esporádicamente.

Puro sentido común, porque aunque unas patatitas fritas sean light, y quizás un poco mejor que su versión convencional, siempre será mucho más saludable tomarnos como tentempié una fruta, un yogur natural, encurtidos o unos frutos secos.

Por si aún tienes miedo a las calorías de los frutos secos, aprovecho a dejarte aquí uno de nuestros artículos en el que te explicamos porque esto es un mito del que debes olvidarte.

No sé si tú eres de esas personas aficionadas a los productos light, pero sea como fuere creo que a ti tienes unas cuantas razones para no fiarte de este eslogan, que con letras bien grandes nos anuncian.

Una vez más toca dar la vuelta al producto, sacar la lupa, y leer con detenimiento la letra pequeña de la etiqueta de ese alimento light, tan solo así podrás tener una idea adecuada de si merece la pena que ese producto entre en tu carrito de la compra.

Ahora ya me despido, espero que te haya gustado nuestro post y recuerda, si es así no dejes de divulgarlo entre tu familia y amigos, cuéntalo, comparte y ayúdanos a crear un mundo más saludable y sin falsos reclamos.