Primeros síntomas del resfriado: Qué debes hacer

Primeros síntomas del resfriado: Qué debes hacer

“El arte de la medicina consiste en entretener al paciente mientras la naturaleza cuida la enfermedad”. Voltaire

En esta época del año es bastante común padecer gripes y resfriados. Si pese a nuestros esfuerzos por prevenirlo acabamos enfermando, debemos centrarnos en recuperarnos lo antes posible y reducir al mínimo la repercusión de los síntomas.

¿Cómo se desarrolla la gripe?

Para recuperarse lo antes posible, es aconsejable entender cómo se desarrolla el proceso de la enfermedad. En primer lugar, hay que diferenciar las infecciones bacterianas de las infecciones víricas. Cuando hablamos de la gripe, hablamos de una infección vírica, y el uso de antibióticos contra este tipo de procesos no sólo no es efectivo, sino que está totalmente desaconsejado.

 

¿Cómo actúa la gripe?

Ambas enfermedades (la gripe y la muestra del antibiótico) ingresan en nuestro cuerpo atravesando las primeras barreras pasivas de protección, como pueden ser las mucosas de las vías respiratorias, y se establecen en los órganos, desarrollándose y produciendo la infección. Es entonces cuando el organismo comienza a luchar contra los virus o las bacterias, y lo hace aumentando la temperatura corporal, incrementando la producción de mocos y poniendo en marcha a toda la serie blanca de la sangre. Esta lucha y la propia enfermedad dan lugar a la sintomatología típica de estas enfermedades.

 

Síntomas de la gripe

Habría que resaltar que a pesar de que algunos síntomas como la fiebre son muy incómodos, es un arma muy efectiva en la lucha contra estos microorganismos, ya que su temperatura óptima de desarrollo suelen ser los 37 grados. Sin embargo, no es aconsejable alcanzar ni  mucho menos mantener una temperatura excesivamente elevada, por lo que habría que prestar especial atención al sobrepasar los 38 grados en la temperatura corporal.

Cómo aliviar los síntomas de la gripe

Para aliviar ese malestar y mantenerse activo y fuerte, ayudando al cuerpo a vencer lo antes posible la enfermedad, es aconsejable tener en cuenta lo siguiente:

  • Beber mucha agua: Esto ayuda a amortiguar los cambios de temperatura y favorece la eliminación de residuos.
  • Descansar: El descanso mantiene la disposición de recursos en la lucha.
  • Alimentarse correctamente: A pesar de que no existen pruebas de que la vitamina C ayude a la prevención de gripes y resfriados, sí que existen indicios de que acorta los plazos de recuperación, por lo que es recomendable la ingestión de alimentos con una fuente alta de esta vitamina. Antioxidantes como el té verde favorecen la actividad general del organismo. Es conveniente también tener una alimentación rica en vegetales para fortalecer la flora intestinal, la cual es responsable también de muchos procesos implicados en la recuperación frente a estas enfermedades.
  • En los casos en los que el malestar es muy intenso o no se tiene la certeza de lo que origina algunos de los síntomas, hay que acudir de inmediato al médico. Si se dispone de un seguro privado, probablemente será posible recibir atención médica antes, ya que en estas fechas los hospitales suelen estar colapsados. Si no, estas fechas son las mejores para encontrar una buena promoción para contratar un seguro médico.