Vacuna contra la Covid y alergia ¿Deben ponerla los alérgicos?

alergia generada por la vacuna covid

Una nueva  polémica ha surgido en torno a la vacuna contra la Covid tras detectarse alergia a la misma. Concretamente, hablamos de dos casos de reacciones inmunitarias graves (anafilactoides). Ambas  sufridas por personas vacunadas contra el coronavirus en el Reino Unido; que os recordamos que ha sido el primer país occidental en aprobar el uso de una vacuna contra la Covid, concretamente la de Pfizer/BioNTech.

Por eso antes de continuar con este artículo me parece que también puede interesarte nuestro post ¿Cómo se fabrica la vacuna contra el coronavirus?, que te dará muchas pistas para comprender más sobre lo complejo de este proceso.

Volviendo a la pregunta sobre si la vacuna contra contra la Covid causa alergia; decir que las vacunas tienen distintos componentes y aún no se está seguro de cual ha ocasionado estas reacciones anafilactoides. Reaciones muy semejantes a una reacción alérgica grave.

Por el momento, la agencia reguladora de medicamentos del Reino Unido ha recomendado que, por precaución, no se aplique esta vacuna de Pfizer contra la Covid-19 a personas con antecedentes de  reacciones alérgicas graves (tanto a fármacos como a alimentos).

Pero para responder a la pregunta sobre si la vacuna contra la COVID deben de ponérsela las personas alérgicas, no solo debemos conocer lo que lleva la vacuna. Esto es muy importante pero no está de más que comprendamos en qué consiste una reacción alérgica. Hay varias reacciones inmunitarias que pueden confundirse con este patología.

¿Qué es una alergia?

Podemos definir las alergias como una reacción exagerada del sistema inmune frente a una sustancia inocua, pero que nuestras defensas han catalogado erróneamente como peligrosa.

En las alergias son muy frecuentes los síntomas respiratorios, como estornudos o dificultad respiratoria, y también síntomas dérmicos, como el enrojecimiento o el picor.

Estos síntomas se deben, entre otros, a la producción de determinadas moléculas por parte de nuestra células inmunes. Como son las inmunoglobulinas E o la histamina, que posiblemente te suene por los famosos fármacos antihistamínicos.

Cuando se produce una reacción anafiláctica, nos referimos a una reacción alérgica grave y repentina; que puede incluso poner en riesgo la vida de la persona, pues puede derivar en asfixia.

En el caso concreto de la reacción inmune frente  a la vacuna del coronavirus, no está claro que las moléculas propias de la alergia hayan estado presentes. Por eso, por el momento se las ha catalogado como reacciones anafilactoides, de todos modos sus síntomas son muy similares una anafilaxis.

El ahogo es un síntoma de sufrir alergia

Alergia: un fenómeno en aumento

Quizás tú mismo padezcas alergia. Y es que en las últimas décadas no deja de aumentar, afectando actualmente en torno al 30% de la población mundial.

Lo más preocupante es que la OMS (Organización Mundial de la Salud) nos asegura  que muy probablemente este porcentaje en poco tiempo aumentará; hasta situarse en el 50% de la población en los países occidentalizados.

Este incremento de las alergias se ha relacionado con distintos factores, especialmente con:

  • Menor exposición a patógenos

Desde luego esto evita infecciones y salva muchas vidas. Pero también evita que el sistema inmune “se entrene” y por eso sus células tienden más a equivocarse al distinguir las moléculas realmente peligrosas de las que no lo son.

  • Uso de antibióticos en la primera infancia

De nuevo un factor que desde luego ha evitado muchas muertes, pero que deteriora la calidad de la microbiota intestinal. Hablamos de microorganismos inocuos que viven en nuestro sistema digestivo y que ha demostrado ser muy importante para lograr una correcta regulación inmune.

💡 Descubre más sobre qué es la microbiota intestinal y porqué es tan importante para tus defensas.

  • Reducción del tiempo de lactancia materna

Actualmente se recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. Son ya muchos los estudios que demuestran su papel protector frente a diversas infecciones, alergias y asma.

La leche materna incluye en su composición bacterias beneficiosas. Estas son prebióticos que equilibran la microbiota del lactante, y también multitud de micronutrientes específicos, muy importantes para sus defensas.

  • Nuevos alérgenos

Desde determinados aditivos alimentarios, como los sulfitos, pasando por contaminantes atmosféricos o químicos presentes en telas y plásticos.

En las últimas décadas nuestro sistema inmune está siendo expuesto a multitud de nuevas sustancias; y lo que se ha visto es que en algunos casos desarrollamos alergias contra ellas, y en otros incrementan la probabilidad de desarrollar alergias frente otras sustancias.

¿Alergia a la vacuna contra la COVID?

Volviendo a la vacuna del coronavirus, como os decíamos al principio dos personas han mostrado una reacción anafilactoide tras su administración.

A la espera de que conozcamos si se puede clasificar como reacción anafiláctica o no, sí que me parece interesante aclarar que a menudo estas reacciones se dan también frente a muy diversos tipos de sustancias.

Sus desencadenantes más frecuentes son:

  • Alimentos: cacahuete, mariscos…
  • Diversos fármacos: aspirina, morfina…
  • Picaduras de insectos
  • El látex

En este caso aún no sabemos que produjo la reacción, pero sí que las dos personas afectadas fueron tratadas y se encuentran fuera de peligro.

Esto ha sucedido tan solo en los dos primeros días de vacunaciones. Si bien debemos de tener en cuenta que se trataba de dos personas que presentaban un historial previo de fuertes reacciones de alergia.

Me parece importante ver también el porcentaje de afectados, pues en esos dos días miles de personas fueron vacunadas en el Reino Unido. De hecho  los ensayos clínicos de esta vacuna ya  mostraron que una persona entre cada mil vacunadas podría sufrir reacciones alérgicas.

En cualquier caso a raíz de este suceso el panel de expertos de la “Administración de alimentos y medicamentos de los Estados Unidos”,  ha afirmado que los estudios sobre la seguridad de la vacuna contra la COVID 19 son robustos. Abogan por su autorización, pero también han pedido que se haga un seguimiento exhaustivo de los posibles casos de anafilaxia.

El PEG es uno de los componentes de la vacuna Pfizer

Vacuna contra la COVID: componentes

La vacuna del coronavirus de Pfizer-BioNTech presenta un riesgo de reacciones alérgicas asociadas muy similar al de otras vacunas presentes en el mercado. Al menos eso es lo que muestran sus ensayos clínicos. Estos han incluido a más de 44.000 personas, de las que aproximadamente la mitad recibieron placebo, y la otra mitad la vacuna.

Entre sus componentes encontramos al responsable de producir la respuesta inmunitaria que nos protegerá frente a la infección del coronavirus.

En este caso se trata de un fragmento de ARN del virus,  concretamente el que codifica para las proteínas que conforman sus salientes, denominados espigas, pero no es este el principal sospechoso de producir las reacciones que os hemos contado.

El polietilenglicol como causante de las reacciones

Sobre quien actualmente recaen todas las sospechas es sobre el polietilenglicol (PEG), también conocida como macrogol, una sustancia empleada como laxante y que se ha añadido a la vacuna ¿Por qué?¿Qué hace ese componente en la vacuna contra la COVID?

Es normal que te lo preguntes, la respuesta es que  el ARN es una sustancia inestable a la que ha habido que proteger con una pequeña envoltura lipídica compuesta de diversas grasas con polietilenglicol, con el objetivo de mejorar su estabilidad.

Por suerte el polietilenglicol es una sustancia que muy rara vez desencadena respuestas inmunitarias de ningún tipo, es cierto que se habían detectado ya en el pasado algunos casos, pero son muy infrecuentes, tal como nos ha aclarado la Sociedad Española de Alergología en un comunicado tras la confusión ocasionada por esas reacciones anafilactoides.

Conclusiones sobre las alergias generadas por la vacuna Covid

Creo que es importante que sepas que otras vacunas, como la triple vírica, pueden contener trazas de proteína de huevo u otras moléculas con potencial alergénico, debido a “restos” de sustancias presentes en su proceso de fabricación.

Por desgracia garantizar que ningún componente de las vacunas va a producir alergia en alguna persona, de las miles a las que está administrando, es casi imposible.

Con los datos que tenemos hasta el momento sobre el macrogol, otras vacunas, como la triple vírica que mencionábamos, presentarían más riesgos de desencadenar alergias que la vacuna contra la Covid de Pfizer, y sin embargo llevan empleándose durante años con un muy buen perfil de seguridad.

Por eso en mi opinión los datos hay que verlos con perspectiva, nada es perfecto pero debemos de valorar los riesgos y beneficios que una vacuna puede tener tanto para nosotros como para los que nos rodean, a los que no contagiaremos.

En esta ocasión incluso creo que también podemos poner en la balanza el beneficio que una vacunación amplia de la población supone para la sociedad en general, teniendo en cuenta que estamos ante una pandemia mundial, con consecuencias devastadoras a nivel económico para muchas familias.

Esperamos que este artículo te haya dejado un poco más tranquilo respecto a la vacuna contra la COVID y su capacidad de desencadenar alergia, al menos puedes estar seguro de que has sido informado con rigor. Te esperamos para seguir actualizado en cualquier asunto de salud.