Tipos de interés bajos ¿Cómo afectan a nuestro bolsillo?

tipos de interes bajos afectan al ahorro personal

Los tipos de interés bajos continúan prevaleciendo desde la primavera del 2016. Y, aunque se especuló con una ligera subida para principios del 2020, la pandemia originada por la Covid-19, ha promovido que esta situación prevalezca. Dicho de otro modo, vamos a seguir en un entorno de tipos de interés bajos durante una temporada larga. Así que con este artículo queremos explicarte cómo afecta esta situación a tu bolsillo.

¿Por qué son tan importantes para tu bolsillo los tipos de interés?

Antes de explicarte en detalle cómo te afectan los tipos de interés bajos, queremos empezar por el principio ¿Por qué estos tipos de interés son tan relevantes?

El tipo de interés refleja el precio del banco para obtener financiación del Banco Central. En este caso, el Banco Central Europeo influirá sobre los precios fijados tipos de interés a corto plazo, con los que presta dinero a los bancos comerciales. 

Cuando el Banco Central Europeo modifica los tipos de interés influye sobre la cantidad y el coste de los créditos que llegan a través de los bancos comerciales, tanto a las empresas como a la financiación personal. Por tanto es grande la importancia que para la economía tiene, pero también, la que tiene para nuestro bolsillo ya que la influencia directa sobre la financiación nos afecta en todos los casos.

Hablando del ahorro personal, te dejo este artículo sobre qué son los planes de ahorro y cómo saber si te convienen.

¿Cómo nos afectan los tipos de interés bajos?

Curiosamente, no todos las consecuencias de los tipos de interés bajos son malas en primera instancia para el bolsillo del ciudadano de a pie. Te lo contamos.

Aspectos positivos

Técnicamente, con el dinero más barato, debería haber más crédito disponible, y también ser este crédito más barato. Sobre el papel, y teniendo en cuenta que la facilidad de depósito al BCE presenta número negativo, las entidades financieras deberían preferir prestar dinero a tenerlo depositado a coste. Por otro lado, los tipos de interés bajos deberían reflejarse en un coste menor de la financiación a empresas y particulares.

Desde el punto de vista de la hipoteca referenciada al Euríbor, que es el índice principal en las hipotecas variables en nuestro país, las revisiones han ido reduciendo el coste debido a la relación directa entre el Euríbor y los tipos de interés. Es cierto que desde el año pasado ha ido aumentando ligeramente, pero, sigue muy lejos de los datos que presentaba tan sólo una década atrás. A comienzos de este año Euríbor estaba por debajo del 0%, a comienzos del año 2008 estaba cerca del 4,5%.

Sobre el papel esto se convierte en dinero ahorrado en la hipoteca que, en un ciclo perfecto, debería entrar dentro de la rueda de consumo. Es decir, dinero que pasaría a potenciar los niveles de consumo incrementando las ventas, y, favoreciendo también a las empresas. Que ya se veían favorecidas teóricamente por un escenario favorable en lo que financiación se refiere.

Lecturas no tan positivas

Pero todo no van a ser ventajas para tu bolsillo con los tipos de interés bajos. Por ejemplo, desde el punto de vista del ahorrador más conservador, que el precio del dinero esté tan bajo no es en absoluto una buena noticia. Si tomamos como referencia los depósitos a la vista vemos que su rentabilidad en los últimos años es bajísima. Con el agravante de la amenaza del coste por depósito que ya sobrevuela con mucha insistencia el ámbito europeo.

Este tipo de productos no superan el IPC, de hecho no lo alcanzan de lejos, con lo cual el mínimo exigible a un producto de ahorro conservador, que es batir la inflación, no se logra. Es cierto que algunos otros productos de ahorro garantizados como por ejemplo los seguros de ahorro, mantienen mejor el tipo, pero, en general, cuando los tipos de interés son bajos los productos garantizados dejan de ser rentables.

¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Share on Whatsapp
Whatsapp
José Trecet

Soy un apasionado de las finanzas personales y los impuestos. Me decido desde hace más de 15 años a escribir sobre ahorro, dinero, inversión y fiscalidad en diferentes medios.
Me gusta pensar que ayudo a las personas a mejorar su formación financiera y a tomar mejores decisiones sobre el dinero. De hecho, las finanzas conductuales son una de mis grandes pasiones. Y es que cuando se trata de nuestro dinero, somos mucho menos racionales de lo que pensamos. En mis artículos entenderás por qué.