¿Por qué necesitas un fondo de emergencia y cómo crear el tuyo?

fondo de emergencia
Tiempo de lectura: 5 minutos

La lavadora que se estropea, un cumpleaños del que no te acordabas, el arreglo del coche… La vida está llena de imprevistos que pueden afectar a tus finanzas y a tus planes vitales. Un buen fondo de emergencia y el hábito de ahorro son la mejor forma de combatirlos.

Qué es un fondo de emergencia

El fondo de emergencia o fondo de imprevistos para tus finanzas es tu red de seguridad. Es un dinero que sirve de colchón para hacer frente a gastos imprevistos sin tener que endeudarte y sin trastocar tu plan económico ni tu vida.

El objetivo del fondo de imprevistos financiero es proteger tu economía y es el primer paso hacia la libertad financiera. Por eso mismo, la primera regla de oro es que ese colchón de emergencia debe ser independiente al resto de tu ahorro.

La función del fondo de emergencia es protegerte y hacer frente a gastos repentinos que no tenías presupuestos, no pagarte las vacaciones o el nuevo ordenador.

💡 Ese tipo de objetivos pueden planificarse y, por lo tanto, deberías ahorrar para conseguirlos. Una forma de hacerlo es controlar tus gastos hormiga.

Por qué necesitas un fondo de emergencia

Para vivir más tranquilo, así de fácil. Cuando sabes que podrás hacer frente a cualquier imprevisto financiero buena parte de tu estrés desaparece. No hace falta tener millones en el banco para notar ese cambio, sobre todo si además ahorras todos los meses.

Por eso mismo, todo el mundo necesita un fondo de emergencia financiero, sin importar el dinero que tenga ahorrado o cuánto gane. Este colchón para emergencias te ayudará a no cometer tres errores con tu dinero que afectarán a la planificación de tu jubilación.

  • Endeudarte cada vez que surge un gasto no presupuestado. Cuando dispones de un colchón para emergencia no tienes que recurrir a la tarjeta de crédito, anticipos de nómina ni a ningún otro tipo de préstamo para afrontar ese gasto. El fondo de emergencias se encarga de cubrirlo y después sólo tendrás que preocuparte de reponer ese dinero.
  • Dejar de ahorrar. El fondo de imprevistos es el primer paso para alcanzar la libertad financiera. Si ahorras, pero no cuentas con un fondo de emergencia, cada vez que surja un gasto inesperado deberás dejar de ahorrar y después te costará volver a hacerlo. Por eso mismo tu primer objetivo financiero debería ser crear un buen fondo acorde a tus necesidades. ¿De cuánto dinero hablamos? Más adelante te damos las claves sobre el tamaño de ese colchón.
  • Deshacerte de tus inversiones a más largo plazo. Como explican desde el portal de educación financiera del Banco de España, si no cuentas con esta herramienta de planificación financiera, deberás vender parte de tus inversiones, como acciones o fondos. Además, es posible que lo hagas en un mal momento del mercado y sufras pérdidas. El fondo de emergencia te permite seguir adelante con tu plan de inversiones pase lo que pase. Así podrás asegurarte la jubilación y el futuro financiero que quieras.
Cuánto dinero hace falta para tu fondo de emergencia

¿Cuánto hay que tener en el fondo de emergencia?

La cantidad de dinero del fondo de emergencia depende de cada persona. La finalidad de este colchón de imprevistos es que estés tranquilo, que te sientas seguro para poder afrontar los gastos inesperados y no todo el mundo necesita el mismo grado de seguridad.

Por fortuna, también existe una regla de oro que repiten la mayoría de expertos. El tamaño del fondo de emergencia debe ser el equivalente a entre tres y seis meses de tus gastos fijos. Es decir, ese fondo de emergencia te permitiría pagar tus principales gastos durante ese tiempo, lo que supone dinero más que de sobra para arreglar el coche o cambiar la lavadora si fuese necesario, por ejemplo.

¿Cómo ahorrar ese dinero para tu fondo de imprevistos?

Si todavía no ahorras o si has empezado a hacerlo hace poco, juntar tu fondo de reserva puede parecerte una tarea titánica. Es fácil que te estés preguntando cuánto tardarás en tener un buen colchón de imprevistos si apenas ahorras unos pocos euros al mes. No debes preocuparte por el tiempo que te lleve, sólo de ponerte en marcha y no dejar de ahorrar todos los meses.

De hecho, la mejor forma de conseguir tu fondo de emergencia es ahorrar de manera automática todos los meses. Para hacerlo sólo tienes que ordenar una transferencia periódica de tu cuenta del día a día a la cuenta que quieras tener ese fondo de emergencia. De hecho, hay productos como los PIAS que se encargan de dar esa orden todos los meses sin que tú tengas que hacer nada más.

Cómo mantener tu fondo de imprevistos

¿Dónde guardar el fondo de emergencia?

El dinero del fondo de emergencia debe de estar siempre disponible. Si su misión es hacer frente a imprevistos, el lugar en el que lo guardes debe reunir dos requisitos: seguridad y liquidez o disponibilidad.

Si estás pensando en el colchón de casa, vete olvidándote. Puedes tener algo dinero en casa si te sientes más cómodo, pero tu hogar no es el mejor lugar para tener el fondo de emergencia. El lugar idóneo es una cuenta de ahorro diferente la del día a día o un producto financiero independiente, como un PIAS. La razón es que así evitarás la tentación de utilizarlo para algo que no sea un imprevisto.

En este sentido, la ventaja de un PIAS es que no podrás cargar gastos ni recibos como con una cuenta de ahorro, aunque sí dispondrás de tus ahorros cuando los necesites.

¿Y la rentabilidad? El objetivo de un fondo de emergencia no es ser rentable, sino estar disponible para cuando lo necesites. Para poner tu dinero a trabajar y obtener una alta rentabilidad existen otros productos, desde Unit Linked hasta PIAS más arriesgados pasando por fondos de inversión o planes de pensiones, por poner algunos ejemplos.

La importancia de mantener el fondo para imprevistos

Más allá de crear tu fondo de emergencia, también es importante mantenerlo y gestionarlo en el tiempo. Si tus gastos fijos aumentan, es recomendable que también lo haga tu colchón para imprevistos para que se mantenga siempre en esa franja de entre tres y seis meses.

Además, cada vez que hagas uso del colchón de emergencia, debes reponer el dinero que hayas utilizado. Puedes hacerlo de golpe o con pequeñas aportaciones mensuales hasta que vuelta a tener la cantidad de dinero que quieras, pero es imprescindible que lo repongas. A fin de cuentas, es algo que te ayudará dormir más tranquilo por las noches.

¿Cuentas ya con un colchón de emergencia? Si es así enhorabuena, compártelo con tus amigos en redes para que sepan cómo te sientes al respecto y por qué ellos también deberían tener uno.