Tipos de jubilación en España

La jubilación es un momento trascendental en la vida laboral de todos. Por ello, es esencial que conozcas los diferentes tipos de jubilación en España.

Por lo general, cuando hablamos de jubilación, confluyen dos objetivos que en muchas ocasiones chocan, como son jubilarse antes, mediante la jubilación anticipada, y tener la mayor prestación económica.

Como existen tantas realidades como personas, el sistema de pensiones ofrece varios tipos de jubilación en España para que cada persona elija le modalidad que más se ajuste a sus necesidades. Como ya te he dicho, conocer las características de los tipos de jubilación es imprescindible para poder elegir la mejor opción y sopesar sus ventajas e inconvenientes.

Te ofrecemos la solución que necesitas. Asegura tu ahorro

Tipos de jubilación

Los diferentes tipos de jubilación están definidos por dos variables: el tiempo y la complementariedad con otras actividades de trabajo. En esta última, a su vez, con diferencias entre si es antes o después de la jubilación.

Respecto al tiempo, distinguimos entre:

  • Jubilación ordinaria: la que se percibe una vez llegada a la edad legal de jubilación
  • Jubilación anticipada: se consigue antes de la edad ordinaria de jubilación
  • Jubilación demorada: se empieza a percibir la pensión después de la edad ordinaria por decisión única del trabajador

En cunto a complementar el cobro de pensión con trabajo de forma simultánea, nos encontramos con dos tipos:

  • Jubilación parcial: si se compatibiliza trabajo y pensión antes de la edad legal de jubilación
  • Jubilación flexible: cuando se percibe pensión y se decide trabajar de forma parcial después de la edad legal

A continuación, te explico en detalle en qué consiste cada uno de los tipos de jubilación.

Jubilación ordinaria

La jubilación ordinaria es el caso más común. Se alcanza esta modalidad de jubilación cuando las personas incluidas en el Régimen General de la Seguridad Social, que estén afiliadas y en situación de alta, o estén en situación asimilada, alcancen los requisitos de edad y periodo mínimo de jubilación.

Estas se van ampliando año a año, por lo que es importante consultar la edad de jubilación en la Seguridad Social para ver si cumplimos los requisitos:

  • Para el año 2022: si se quiere jubilar a los 65 años, debe haber cotizado al menos 37 años y 6 meses. Si se ha cotizado menos, la edad de jubilación se aplaza hasta los 66 años y 2 meses.
  • Para el año 2023: para jubilarse a los 65 años, el periodo cotizado mínimo sube a, al menos, 37 años y 9 meses. Si la cotización es inferior, se podrá jubilar a los 66 años y 4 meses.

Hay que tener siempre en cuenta que el periodo cotizado no solo sirve para saber cuándo nos jubilamos, sino que, junto a la cuantía de lo cotizado, también determina el importe de la pensión que cobraremos. Esta situación se asimila si se va a cobrar una pensión de régimen de clases pasivas.

Jubilación parcial

La jubilación parcial es la que combina trabajo y jubilación, sin haber alcanzado aún la edad ordinaria de jubilación. Se recibe una pensión menor, pero se complementa con lo que aún se percibe por un trabajo, que es menor en tiempo.

Los requisitos son:

  • Tener al menos 60 años
  • Simultanear la pensión con un contrato de trabajo a tiempo parcial, vinculado o no con un contrato de relevo con un trabajador que esté en situación de desempleo o que la empresa tuviera un contrato de duración determinada
  • Debe tener una reducción de la jornada trabajo: entre un mínimo de un 25% y un máximo del 50%, pudiendo ampliarse al 75% si el trabajador que se le releva se contrata a tiempo completo
  • Período mínimo de cotización debe ser de 15 años, de los cuales 2 deberán estar incluidos dentro de los 15 años anteriores a la petición de jubilación

💡 Te enlazo nuestro artículo sobre cuándo se puede compatibilizar pensión de jubilación y trabajo, por si es uno de los tipos de jubilación que estás barajando.

Jubilación flexible

La jubilación flexible es similar a la anterior, pero en este caso el trabajador se acoge a ella una vez finalizada legalmente su etapa laboral y hecha efectiva su jubilación.

Como en la jubilación parcial, existe una compatibilidad de pensión y trabajo, teniendo que reducir su jornada entre un 25% y un 50% con respecto a una jornada a tiempo completo.

Las cotizaciones por ese tiempo trabajado de más, se tienen en cuenta para que, una vez haya cesado su trabajo, se perciba la pensión de forma completa sumando un incremento en el importe de la pensión.

💡 Si te preocupa tu futuro tras la vida laboral, visita nuestro artículo sobre las diferencias entre un plan de pensiones y un plan de jubilación, para que veas qué opciones tienes y cuál de adapta mejor a tus necesidades.

Jubilación anticipada

Como su propio nombre indica, en la jubilación anticipada, todos los trabajadores podrán anticipar su edad de jubilación hasta dos años, como máximo, con respecto a la edad exigida.

Además, hay que cumplir otros requisitos:

  • Un período mínimo de cotización efectiva de 35 años
  • Al menos dos años deberán estar comprendidos dentro de los 15 inmediatamente anteriores al momento de jubilación

A cambio de jubilarse antes, se asume una penalización económica. Es decir, un porcentaje que se resta y que depende del número de meses en los que se anticipe la jubilación. Cuanto más se anticipe, menos se cobra.

Jubilación demorada

La jubilación demorada es la situación inversa a la jubilación anticipada. En este caso, se decide retrasar voluntariamente el momento de jubilación para seguir cotizando.

En compensación, la cuantía de la pensión se incrementa un 4% por cada año cotizado después de cumplir la edad ordinaria. Existen tres formas de cobro de la bonificación:

  • Aplicando ese porcentaje sobre la pensión de cada mes
  • Cobrando una cantidad única en el momento de la jubilación (de 5.000 a 12.000 euros dependiendo del tiempo)
  • Una opción mixta, que combina una mayor pensión y un capital

No existe compromiso de tiempo, el trabajador puede abandonar la situación de trabajo y pedir su jubilación cuando quiera.

💡 La jubilación demorada es una gran opción para recibir más dinero el día que te jubiles, pero también existen otras vías como ahorrar para la jubilación, te enlazo nuestro artículo al respecto para que aprendas cómo hacerlo. Además, te animo a visitar la web de Aegon para que puedas ver su oferta en seguros de ahorro.

Como ves, existen cinco tipos de jubilación en España, con pros y contras que hay que analizar de forma detallada. No existe un tipo de jubilación mejor, ya que por ejemplo la jubilación anticipada puede serlo por tiempo, pero la demorada por dinero. Por ello, tenemos que ver nuestro caso particular y elegir la que más nos convenga.

Si te ha gustado este post con información tan relevante para nuestro futuro, no dejes de compartirlo con tu entorno. Y recuerda seguirnos en redes sociales para muchos más artículos interesantes sobre Ahorro.

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Redactor Salud y Consumo

Licenciado en ADE por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en comunicación por la Universidad Complutense, lleva desde el año 2002 escribiendo sobre temas de consumo, salud y divulgación en general, tanto en revistas escritas como Dinero y Salud, asociaciones y diversas páginas web. Además de ser colaborador en medios escritos (Expansión, Cinco Días, idealista.com, El País, Libertad Digital, El Confidencial,…) Radio (COPE, Onda Cero, Cadena Ser, Onda Madrid…) y Televisión (Telecinco, Antena 3, Telemadrid…).

Perfil de LinkedIn