Comer sano en Navidad es posible, trucos para un menú navideño saludable

ideas para comer sano en navidad
Tiempo de lectura: 2 minutos

Navidad es una época de excesos en alimentación. Las numerosas fiestas y reuniones familiares conllevan en muchos casos comer de más y no todo lo sano que se debería. Carnes grasas, embutidos, quesos, patés, dulces navideños, etc.  son productos que abundan en nuestras mesas en estos días y cuyo exceso no es bueno para la salud. Sin embargo, intentar comer sano en Navidad es muy necesario, y también nos permite ahorrar (te lo contábamos en nuestro artículo «Así puede ayudarte a ahorrar una alimentación saludable«.

Para este gran objetivo os dejamos algunas ideas.

Ideas para comer sano en Navidad

Aperitivos y entrantes

Buena parte de las comidas y cenas navideñas son entrantes. Lo mas sencillo es usar embutidos, patés y quesos con el aporte calórico que conlleva. No hace falta que los elimines en la totalidad, pero si que sean menos abundantes y que los varíes con otros alimentos muchos más sanos.

El marisco está en esa categoría de productos sanos, pero no económicos en todos los casos. Por ello, puedes optar por alguno de precio más elevado y combinarlo con otros más baratos como unos sencillos mejillones al vapor.

Por ello, es importante que los combines con otros saludables y fácil preparación como son las verduras que combinan muy bien con otros productos como quesos frescos o ahumados. También puedes usar como entrantes verduras de temporadas como los cardos u optar por los siempre socorridos y también económicos champiñones, que ya sea revueltos o rellenos son un plato sencillo, económico y que gusta a la mayoría de los comensales.

Pavo y pollo

Con las aves conseguimos aunar tres puntos. En primer lugar, es un producto típico de la Navidad, en segundo lugar, es económico y en tercero, son sanas al ser carnes bajas en grasas. Por todo ello son un excelente plato principal para las comidas y cenas navideñas.

Otro punto a favor es que son muy versátiles. Podemos cocinarlas al horno, de diferentes formas saludables, como a la naranja, o rellenarlas. Este es un punto en el que se debe prestar un mayor cuidado.  Los elementos del campo son perfectos para su relleno: espárragos trigueros, setas, membrillo, trufa… deben ser la base del relleno al que podemos añadir otros ingredientes como queso fresco.

Esto no quita que podamos optar por otros alimentos para el menú navideño. Los pescados son sanos, pero algunos frescos como el besugo disparan su precio en los últimos días. Hay alternativas, si, por ejemplo, una dorada o lubina salvaje es muy cara se puede comprar criada en piscifactoría, más económica. En carnes, el cordero o cabrito, menos grasas, son también una gran alternativa para comer sano en Navidad.

Postres y dulces

El truco para culminar nuestra comida saludable consiste en combinar un postre sano con dulces de Navidad, en su justa proporción y que en muchos casos podemos encontrar más sanos e incluso sin azúcares.

Por ejemplo, si sirves un sorbete de frutas de postre, además de ofrecer un postre rico y sano llevará a que un trozo de turrón o mazapán suponga la guinda a un menú navideño saludable. Así, que como has visto, comer sano en Navidad es posible, además de barato y original.

En conclusión, comer sano está directamente relacionado con los esfuerzos que debemos realizar en prevención para nuestra salud.

Si te ha gustado este artículo, te animamos a continuar leyendo más consejos en nuestro blog de ahorro.