Frutas y verduras: colores asociados a nutrientes

10 ago - AEG-BlogAegon-MarioGrande-P40-frutas-colores

“Que nadie piense que el poder de los colores consiste en elegir bellos pigmentos (…) lo importante es saber cómo manipularlos apropiadamente”. Ludovico Dolce.

Cualquier objeto al ser iluminado absorbe una parte de las radiaciones y refleja las restantes. Esas radiaciones reflejadas son captadas por el ojo humano, el cual lo envía al cerebro y este interpreta el color. El color de los alimentos es fruto de aquellas sustancias que contienen y que les confiere unas propiedades físicas específicas. Partiendo de esta base resulta muy curioso observar cómo en muchas ocasiones esas sustancias responsables del color también son responsables de muchas propiedades beneficiosas para nuestro organismo.

En la mayoría de las ocasiones el color lo proporcionan sustancias que poseen propiedades antioxidantes del grupo de los carontenos, flavonoides y polifenoles, aportando beneficios en diversas partes del organismo como pueden ser en la visión, en la prevención de enfermedades cardiovasculares, diversos tipos de cáncer, en los huesos, en la piel, en el envejecimiento celular, etc.

A modo informativo, y siguiendo los resultados obtenidos en diversas investigaciones, las frutas y verduras se dividen según sus colores de la siguiente manera: frutas y verduras de color morado, de color amarillo o naranja, de color rojo, de color verde y de color blanco. Pero… ¿cuáles son sus sustancias mayoritarias asociadas al color y sus propiedades específicas? Te las explicamos a continuación:

  • Morado. Por ejemplo, uvas y moras entre otros. En este tipo de frutas encontramos flavonoides, unas sustancias con propiedades antioxidantes que ayudan a prevenir diversos tipos de cáncer, la oxidación de la mácula y enfermedades cardiovasculares.
  • Amarillo o naranja. Si pensamos en frutas de este color, las que más rápidamente nos vienen a la mente son las naranjas, los limones o los melocotones, entre otros. En ellas encontramos una gran concentración de carotenos, que ayudan a mejorar la función inmune y a prevenir diversos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares, así como el deterioro de la vista.
  • Rojo. El rojo es el color de frutas y verduras refrescantes como los tomates, las cerezas, las fresas y sandía entre otros. En este caso el color se asocia a los antocianos y al licopeno, unas sustancias que ayudan a prevenir diversos tipos de cáncer, enfermedades cardiovasculares y el deterioro de la mácula del ojo.
  • Verde. Espinacas, kiwis y aguacate son algunas de las frutas y verduras con mayor concentración de clorofila, luteína y zeaxantina, sustancias que previenen diversos tipos de cáncer. Además presentan beneficios en el sistema óseo, en la capacidad de visión y en el sistema circulatorio.
  • Blanco. Manzanas y plátanos entre otros. En este tipo de frutas y verduras encontramos los polifenoles, que reducen el riesgo de padecimiento de enfermedades cardiovasculares y diversos tipos de cáncer.

Esta información refuerza la teoría de que una dieta variada y abundante en frutas, verduras y hortalizas, ayuda a prevenir una gran cantidad de enfermedades y mejora las funciones vitales de todos los órganos vitales. Además siempre que exista la posibilidad, es bueno realizar una combinación de frutas, verduras y hortalizas de diferentes colores, que nos ayudará a aumentar los beneficios obtenidos del consumo de vegetales.