Beneficios de los abrazos para la salud

dos personas abrazándose y aprovechando los beneficios de los abrazos

Los beneficios de los abrazos son múltiples y los pueden disfrutar todas las personas. Cuando alguien nos regala un abrazo, se incrementa el vínculo afectivo y emocional con otras personas. No solo eso, sino que además se nos activa todo el cuerpo, teniendo una serie de ventajas para nuestra salud mental y física.

Este gesto puede llegar a ser tan relevante en nuestras vidas y salud que, desde 1986, el 21 de enero se celebra el Día Internacional del Abrazo.

💙 Desde Aegon hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

Te ayudamos a encontrar el Seguro de Salud perfecto para ti y tu familia

Beneficios de los abrazos

No existe una estimación de cuántos abrazos se necesitan al día. Sin embargo, sí sabemos que, para que un abrazo sea efectivo, debe durar, al menos, veinte segundos. Los abrazos que socialmente nos damos suelen durar tres segundos. Por tanto, para conseguir los beneficios de los abrazos y sentirnos mejor, debemos dar y recibir no solo más abrazos, sino más largos.

Los abrazos son necesarios porque tienen muchos beneficios para la salud, tanto a nivel emocional como físico. Te cuento todos los beneficios de los abrazos:

  • Aportan seguridad: el ser humano es muy frágil por naturaleza, sobre todo cuando somos bebés. De hecho, lo primero que se hace cuando nace un bebé es abrazarlo y besarlo. Una buena dosis de abrazos nos ayuda a sentirnos seguros y confiados. 
  • Mitigan la soledad: los abrazos otorgan una sensación de bienestar que nos ayuda a sentirnos más reconocidos delante de los demás. De esta forma logramos conectarnos con las demás personas.
  • Reducen los niveles de estrés y tensión: al abrazar a una persona liberamos oxitocina, disminuyendo de esta forma la producción de cortisol y adrenalina. Estas hormonas se emiten en altas concentraciones cuando nos encontramos bajo una situación estresante. Abrazar y ser abrazado nos une y nos relaja ofreciéndonos una sensación de paz, tranquilidad y seguridad.
  • Generan sensación de bienestar, felicidad y placer: además de la oxitocina, cuando se abraza o se recibe un abrazo, el cuerpo segrega hormonas relacionadas con el placer como son la dopamina y la serotonina.
  • Mejoran la autoestima y el estado de ánimo: al recibir un abrazo, la persona se siente querida, respetada y esto tiene un efecto inmediato sobre la autoestima. También hace que, tanto la persona que da el abrazo como la que lo recibe, se sientan mejor. Este es uno de los motivos por los que se han puesto en marcha iniciativas como las de «Abrazos gratis». En ella varias personas ofrecen abrazos gratis en la calle a desconocidos, simplemente para que se sientan mejor.
  • Previenen el envejecimiento prematuro: los abrazos estimulan la oxigenación del organismo, algo que ayuda a prolongar la vida de las células.
  • Fortalecen el sistema inmunológico: como acabamos de ver, un abrazo puede ayudar a prolongar la vida de las células. Además, favorece la creación de glóbulos blancos, las células encargadas de combatir infecciones y enfermedades.
  • Mejoran nuestras relaciones: un abrazo fuerte y largo ayuda a que nuestras relaciones sean más duraderas. De hecho, el tacto humano influye mucho en nuestras relaciones con las demás personas. Diferentes estudios han demostrado que los abrazos de pareja, familiares y amigos hacen que las relaciones se sientan más satisfactorias.
  • Hacen que te sientas querido: los abrazos son un medio muy eficaz para decirle a alguien que se le quiere sin palabras.
  • Reducen el dolor: el poder del abrazo es tal que otro de los beneficios de los abrazos es que puede llegar a ayudarnos a paliar algunos dolores psicológicos y físicos. Hay estudios que demuestran que el tacto puede aumentar la calidad de vida y reducir el dolor percibido por la fibromialgia, por ejemplo.
  • Disminuyen la presión arterial: dar y recibir abrazos mejora la salud cardiovascular. Se han hecho estudios que han demostrado que, tras recibir abrazos de 20 segundos de duración, las personas mejoran su presión arterial. Los abrazos activan unos receptores de la piel que envían las señales al cerebro para reducir la presión alta.
  • Mejoran la comunicación con las demás personas: las personas captamos mucha información a través del lenguaje no verbal que transmite otra persona. Tanto es así que, al abrazar a los demás, también nos comunicamos de una forma u otra, transmitiendo nuestras emociones en el abrazo. A través de un abrazo puedes transmitir gratitud, felicidad, tristeza y hasta simpatía.

La abrazoterapia

Lía Barbery, orientadora emocional, originaria de Uruguay y afincada en las Islas Canarias (España), autora del libro El lenguaje de los abrazos, es la creadora del sistema de la Abrazoterapia. Esta terapia natural, sencilla, económica y agradable, consiste en dar y recibir abrazos, muy útil cuando sobran las palabras o no encontramos las adecuadas.

Para Barbery, a través de la terapia del abrazo, se logra:

  • Brindar seguridad
  • Reforzar la autoestima
  • Alegrar el espíritu
  • Reconocer nuestros propios límites
  • Fusionar cuerpo, mente y emociones
  • Celebrar la vida
  • Conectar con el aquí y ahora
  • Aliviar la soledad

💡 Visita nuestro artículo sobre soledad en personas mayores para conocer más al respecto.

Al abrazarnos, comunicamos con alta eficacia las emociones que experimenta nuestro cuerpo y que nuestros sentimientos quieren trasmitir. El abrazo no es una cuestión de aptitud, sino de actitud frente a la vida.

Dentro de la abrazoterapia se manejan conceptos como:

  • Comunicación no verbal
  • Expresión corporal
  • La importancia del tacto
  • Las emociones
  • Habilidades sociales
  • Sentido del ridículo
  • Los miedos
  • Asertividad
  • Empatía
  • Resiliencia
  • Escucha activa
  • El poder de sonreír
  • La música, componente naturales de nuestro mundo y su manifestación

Según esta terapeuta, el llamado “estímulo abrazo” llegaría a ser sanador, porque, entre otras cosas, induce una respuesta química en nuestro cerebro, que consiste en la liberación de lo que podrían llamarse antibióticos naturales. Todo esto además de proporcionar todos los beneficios de los abrazos que te he descrito antes.

Para Barbery, abrazar es un gran recurso del lenguaje no verbal porque integramos la diversidad, uniéndonos al otro con lazos que hermanan sin distinciones ni prejuicios. Así, con la abrazoterapia se pone en práctica la asertividad, que hace que la comunicación fluya, construyendo puentes por los que circulan las emociones.

Día Internacional del Abrazo

Durante los años 80, Kevin Zaborney, psicólogo de la Universidad de Michigan, con máster de la Universidad de Boston, consideraba que las personas poseían mucho estrés en día a día. Entre las soluciones que se le ocurrieron, surgió el abrazar con mayor frecuencia aprovechando todos los beneficios de los abrazos, incluso creando un día especial para ello. Así, un 21 de enero de 1986, en el pueblo de Clio, Michigan, Zaborney instauró el Día Internacional del Abrazo.

Esta era una excusa para hacer algo que a todos nos gusta, pero a lo que no nos atrevemos tanto: dar y recibir abrazos. De forma que Zarboney incluyó el Día Internacional del Abrazo como una celebración nacional en el calendario de eventos anuales de la empresa Chase. Esta era una publicación que presentaba todas las festividades locales del año y cuyo dueño era el abuelo de una de sus mejores amigas.

El Día Internacional del Abrazo no tardaría en cobrar relevancia en otros países.

El movimiento abrazos gratis

La Free Hugs Campaign, o Campaña de Abrazos Gratis, comenzó con la idea de que a veces todo lo que necesitas es un abrazo. Esta es la historia de una persona conocida como Juan Mann, que un día decidió dar abrazos gratis a la gente en la calle. Esta iniciativa comenzó en 2004 y se popularizo en 2006. Fue tan popular que aparecieron movimientos de abrazos gratis en diferentes ciudades de todo el mundo.

Todo comenzó un día en el que Juan Mann (no es su nombre real) salió a la calle a dar abrazos gratis a la gente. En una entrevista, cuando le preguntaron por qué lo hacía, comentó que acaba de volver a su residencia en Sidney, Australia, en enero de 2004 y se sentía solo. Sus mejores amigos estaban lejos, sus padres se habían divorciado, había roto con su prometida y su abuela estaba muy enferma. Necesitaba algo para alegrarse, así que fue a una fiesta, en la que una absoluta desconocida se le acercó y le dio un abrazo. Dijo que se sintió como un rey y que fue lo mejor que le había pasado nunca.

En junio de ese año decidió salir a la calle a dar abrazos gratis. Las personas lo miraban raro, algunos con desconfianza, pensaban que estaba loco, pero al final consiguió dar muchos abrazos y a la gente le gustaba. Se corrió la voz de lo que Juan estaba haciendo, lo publicaron en revistas, periódicos y en Internet. Esto ayudó a que más personas se unieran al movimiento de dar abrazos gratis. Solo tenían que seguir unas reglas: solo dar abrazos, no nombres, ni números de teléfono, ni citas.

En uno de tantos abrazos, Juan le dio uno a Shimon Moore, guitarrista de un grupo de música australiano. Este lo filmó y ayudó a promocionar aún más el movimiento de abrazos gratis.

Poco después, cuando la campaña de abrazos era más popular, las autoridades de Sidney prohibieron a Juan seguir con su campaña a menos que pagara un seguro de responsabilidad civil de 25 millones de dólares, que obviamente no tenía. Entonces, se puso a recoger firmas para que las personas le apoyaran y cuando obtuvo más de 10 mil firmas, el Gobierno de Sidney retiró la prohibición.

Después de un tiempo, la abuela de Juan murió y fue entonces cuando Moore decidió hacer un videoclip con los vídeos grabados a Juan en su campaña de abrazos. Su fin era darle esperanza y ánimo a través de todos esos abrazos que él había dado directa e indirectamente en todo el mundo. El vídeo se viralizó, siendo uno de los vídeos más vistos en YouTube. Así, traspasó fronteras, idiomas, culturas… y se empezaron a crear campañas de abrazos gratis en todo el mundo.

Lo dicho: a veces todo lo que necesitas es un abrazo.

Si te ha gustado este artículo sobre los beneficios de los abrazos, no dudes en compartirlo entre tus amigos y familiares. Además, te animo a que nos sigas en redes sociales para que no te pierdas ninguno de nuestros posts sobre Salud Mental. ¡Te esperamos!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Psicóloga

Licenciada en Psicología, Máster en Trastornos Postraumáticos, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Experta en Psicología de Emergencias y Catástrofes por el Consejo General de la Psicología de España, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias (SEPADEM), Coordinadora del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias, y Vicepresidenta de la Federación Internacional de Psicología en Emergencias (FIPE-IFEP). Más de 20 años de experiencia en asesoramiento psicológico e impartición de actividades formativas presenciales y online.

Perfil de LinkedIn