Tenemos motivos para sonreír: los beneficios de ir con una sonrisa por delante

pareja que muestra la complicidad que se crea al sonreír

Sonreír tiene numerosos beneficios sobre nuestra salud, nuestra manera de afrontar la vida y en la relación con las personas que nos rodean. Utilizar nuestra sonrisa como herramienta para levantar nuestro propio ánimo, inspirar seguridad, demostrar autoestima de cara a los demás y usarla como un gesto amable, nos ayudará a sentirnos mejor nosotros mismos y también a las personas a quienes sonriamos.

Hoy, con motivo del Día Mundial de la Sonrisa, te cuento por qué sonreímos. Descubre hasta 10 motivos para sonreír, los beneficios de sonreír y la risa y algunas estrategias para saber cómo sonreír más. Acompáñame a descubrir todo lo que puede aportarnos una simple sonrisa.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

¿Por qué sonreímos?

Sonreír es una interacción social, que, con un gesto amable, nos permite expresar a los demás emociones y sensaciones positivas, como confianza, felicidad y seguridad, y muchas veces conseguiremos contagiarlas.

De hecho, es una interacción que no solo es inherente al ser humano. Otras especies como los primates también hacen el ejercicio de sonreír para expresar a sus pares que no entrañan ningún peligro para ellos.

Como ves, una simple sonrisa puede estar cargada de información, con la particularidad de que esta siempre será positiva, por lo que me atrevo a decir que, en ocasiones, una sonrisa vale más que mil palabras.

El Día Mundial de la Sonrisa

¡Qué poca importancia le prestamos al hecho de sonreír, y fíjate que tiene hasta un Día Mundial y todo! El primer viernes del mes de octubre se celebra el Día Mundial de la Sonrisa, así que por algo será.

💡 Cuando sonreímos, estamos invirtiendo en salud, como ratifican numerosos estudios científicos que concluyen que la gente con una sonrisa tiende a tener mejor salud y vivir más. Aprovecho para enlazarte este artículo donde hablamos de por qué es importante cuidar de nuestra salud.

Estudios científicos

Han sido muchos los estudios científicos que han analizado la sonrisa, sus implicaciones, sus efectos y todo lo que sonreír conlleva. Lo que destacan estos estudios, es que la sonrisa tiene mucho poder de seducción. En primer lugar, porque la sonrisa no es solo un resultado involuntario de sentirse bien: también es posible forzar una sonrisa y, este hecho, también tiene beneficios, pues ya lo decía Charles Darwin: “la simulación de una emoción tiende a despertarla en nuestras mentes”. Así, cuando una persona sonríe, aunque no sea de forma genuina, se ayuda a sí misma a sentir alegría o satisfacción.

A nivel hormonal, sonreír estimula la liberación de sustancias como dopamina, serotonina y endorfinas, que son neurotransmisores que contribuyen a aumentar la sensación de bienestar, y reduce los niveles de cortisol, una hormona que se segrega como respuesta al estrés y la ansiedad. Por ello, sentirse bien hace que uno sonría, y la misma sonrisa aumenta la sensación de sentirse bien. Es decir, la sonrisa y la felicidad se retroalimentan entre ellas.

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

niños sonriendo por el día mundial de la sonrisa y la importancia de sonreír

10 motivos para sonreír

Existen numerosas razones para sonreír, puesto que una simple sonrisa puede:

  1. Levantarte el ánimo
  2. Ser la diferencia entre un conflicto o un acuerdo
  3. Embellecer el rostro
  4. Aliviar las tensiones
  5. Hacerte sentir bien
  6. Reflejar felicidad, que inspira tranquilidad y alegría, y contribuye a reducir el estrés
  7. Romper el hielo entre las personas, propiciando su acercamiento y un ambiente armónico
  8. Transmitir bienestar y satisfacción de forma espontánea
  9. Mejorar la salud y esperanza de vida, en concreto, disminuyendo hasta en un 40% los problemas vasculares e incrementando nuestra longevidad hasta en 4 años y medio de media, tal y como afirma la Sociedad Española de Neurología
  10. Incluso una sonrisa forzada, como la que ponemos cuando vamos a hacernos una foto, tiene beneficios, tanto a nivel hormonal como para la vida en sociedad, como ya te he comentado anteriormente

Los beneficios de sonreír y de la risa

Podemos decir, entonces, que el arma más poderosa que tenemos es nuestra sonrisa. Con este simple gesto, transmitimos seguridad, alegría, autoestima y una actitud positiva. Además, sonreír es la mejor respuesta a la felicidad: es gratis, fácil y muy gratificante. Y, además, aporta múltiples beneficios: nos ayuda en nuestra relación con los que nos rodean, nos hace parecer más jóvenes e, incluso, hasta nos alarga la vida.

Por eso, te doy varias razones de por qué es bueno sonreír para que quieras hacerlo todos los días:

Aumenta nuestra felicidad

Sonreír tiene un efecto muy positivo en ti. Cuando sonríes, da igual si lo haces con muchas ganas o con pocas, tu cerebro recibe esa información de los músculos y hace que tu estado emocional cambie hacia el optimismo. Además, sonreír no solo te alegra a ti, sino que también transmites felicidad, confianza y cercanía a las personas que te rodean. Así que sonreír hará que te sientas mejor y alegrarás a los demás.

La sonrisa es contagiosa y genera empatía

Cuando le sonríes a alguien, esa persona te devolverá el gesto. ¿Por qué? Esto sucede gracias a que el cuerpo posee neuronas espejo que actúan cuando observamos ciertos movimientos en otra persona. Y, la sonrisa, es uno de esos movimientos que nuestro cuerpo repite. Las neuronas espejo nos hacen actuar como los demás para que sea más sencillo ponernos en su lugar y entenderlos.

Las personas que sonríen resultan más atractivas y mejoran sus relaciones

Un hecho que no solo tiene su importancia al momento de ligar, sino que hace que esas personas también sean vistas como más exitosas, amigables e inteligentes. Junto con la mirada, la sonrisa es un arma de seducción muy potente. Esto es sustancial para construir, nutrir y fortalecer nuestras relaciones con quienes nos rodean. Una buena relación con nuestros pares es esencial para nuestra salud mental y física. Seguramente recordarás mejor a aquellas personas que muestran una gran sonrisa, porque las percibirás como más cercanas, agradables y esto hace que confíes más en ellas. Es por eso que las personas que suelen sonreír con más frecuencia suelen ser vistos como más carismáticas.

Inspira mayor confianza

Los estudios científicos han comprobado que cuando vemos a gente sonriendo de manera genuina confiamos más en esas personas. La confianza es una parte importante de las relaciones interpersonales, ya sea con seres queridos, simples conocidos o personas que conocemos por primera vez. Sonreír atrae a nuestro entorno y permite crear una conexión más cercana con la otra persona.

Aumenta la credibilidad

La sonrisa también es un recurso comunicativo útil si lo que queremos es incrementar nuestra imagen de credibilidad; sin embargo, cuando esta no encaja con el contexto, puede producir el efecto contrario. Las personas que sonríen más, no solo son más dignas de confianza, sino que muestran una imagen más creíble.

Incrementa nuestra productividad

Sonreír también mejora el rendimiento laboral. Mantenernos positivos en el trabajo aumenta nuestra productividad, reduce el estrés laboral y mejora nuestra ética del trabajo.

Reduce el dolor físico y emocional

La sonrisa libera endorfinas, serotonina y adrenalina, que son hormonas neurotransmisoras que se asocian con estados de ánimo positivo y que contribuyen a reducir el dolor físico y emocional, es decir, son analgésicos naturales que produce nuestro cuerpo.

Reduce el estrés y la tensión

Ya que la sonrisa reduce los niveles de hormonas causantes del estrés y la disminución de la presión arterial. También te ayudará a dormir mejor. Podría decirse que, como acabo de comentarte, sonreír es casi un fármaco natural.

Aumenta la creatividad, la memoria y la resolución de problemas

Cuando sonreímos segregamos más adrenalina, lo que potencia la creatividad y la imaginación.

La sonrisa de otros nos hace sentir mejor

Ver a gente sonriendo, nos hace sentir mejor a nosotros, porque activa nuestro propio circuito de recompensa. Por ello, es tan importante para las personas que pasan por una situación desagradable, estar en compañía de otras y que estas les sonrían de un modo amable y genuino.

Incrementa la esperanza de vida

Como ya te he adelantado, los estudios científicos también han encontrado relación entre la sonrisa y la esperanza de vida, afirmando que las personas que sonríen más, viven más años. Otros estudios afirman que la sonrisa hace que parezcamos más jóvenes. Es decir, sonreír tiene un gran impacto en nuestra calidad de vida, por este y todos beneficios de sonreír que te he listado.

un huevo sonriente entre otros lisos demostrando lo que destaca sonreír

Estrategias para no perder la sonrisa

Tenemos que aprender a sonreír mucho más. Al fin y al cabo, uno de los grandes beneficios de sonreír, es que te ayuda a ser más feliz. ¡Así que no pierdas las ganas de sonreír!

Aquí te doy unas claves sencillas que te ayudarán a saber cómo sonreír más:

  • Planificar momentos de disfrute: es recomendable incluir en nuestra agenda diaria nuestro momento de tranquilidad para dedicarlo a hacer algo que nos guste: hacer deporte, pintar, leer, escuchar música o cualquier otra actividad que nos mantenga enfocados y tranquilos, nos relaje y haga sentir bien.
  • Mantenerse en contacto con el mundo: disfrutar de un rato agradable con familiares o amistades, una charla, compartir momentos, puede ayudar a despejar la mente y mantenerse enfocado.
  • Centrarse en lo que se puede controlar: no podemos controlar el comportamiento de las otras personas o circunstancias que nos pueden sobrevenir en la vida, pero podemos decidir cómo nos afectan y la reacción que vamos a tener. Cuando nos damos cuenta de que nuestro humor está cambiando por cosas que no están bajo nuestro control, podemos elegir efectuar aquellas actividades y tener aquellos pensamientos que nos hagan sentir bien.
  • Agradecer lo bueno que nos haya ocurrido: si estamos atentos, siempre podremos encontrar en nuestro día a día un momento o un detalle por el cual sentirnos agradecidos y que nos puede provocar una sonrisa. Porque la gratitud es totalmente incompatible con las emociones que nos hacen sentir mal, como el enfado, la tristeza o el miedo.
  • Relativizar los problemas: dándoles la importancia que tienen, pero no más, buscando con inteligencia con quién o qué compararnos, y dirigir nuestra atención adonde queremos, por ejemplo, escribiendo a diario en un cuaderno tres cosas que nos hacen sentir bien.

Sonreír no evita que, como personas que somos, sintamos enfado, miedo, tristeza o cualquier otra emoción que nos genere malestar. A lo que invita, es a crear un estado interior desde el que afrontar de un modo más resiliente y vital cada una de las complicaciones cotidianas.

No se trata de pensar que tienes que ir por la vida con una sonrisa ingenua, inconsciente, ni creer que por sonreír desaparece todo aquello que es desagradable, sino que debes entender que cultivar conscientemente el sonreír, puede ofrecernos un mejor lugar desde el que vivir, sin tener que esperar a que sea la vida quien nos lo ponga fácil.

Después de todo, parece que tenemos dos opciones: la primera depende de que la vida me ofrezca algo que me haga sonreír; la segunda consiste en elegir sonreír como una opción personal desde la que afrontar todo aquello que me dé la vida.

Espero que ahora que ya conoces la importancia y los beneficios de sonreír, practiques tu sonrisa cada día. Y no olvides seguirnos para aprender más consejos sobre salud y salud mental, ¡te esperamos!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Psicóloga

Licenciada en Psicología, Máster en Trastornos Postraumáticos, Técnico Superior en Prevención de Riesgos Laborales, Experta en Psicología de Emergencias y Catástrofes por el Consejo General de la Psicología de España, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Psicología Aplicada a Desastres, Urgencias y Emergencias (SEPADEM), Coordinadora del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias, y Vicepresidenta de la Federación Internacional de Psicología en Emergencias (FIPE-IFEP). Más de 20 años de experiencia en asesoramiento psicológico e impartición de actividades formativas presenciales y online.

Perfil de LinkedIn