Consejos nutricionales para “desintoxicarse” de los atracones navideños

Consejos Alimenticios

“El exceso es el veneno de la razón». Francisco de Quevedo

Desintoxicar se puede definir como eliminar en una persona los efectos tóxicos que le ha provocado una sustancia en mal estado, un veneno o una droga.

Partiendo de esa base y teniendo en cuenta los excesos realizados durante el periodo navideño, podemos caer en la cuenta de que muy probablemente nuestro organismo se encuentre invadido por uno o varios tóxicos. Estas sustancias pueden derivarse del exceso de alcohol, de exceso de alimentos con alérgenos a los que somos ligeramente sensibles y de muchos otros productos que en las pasadas fechas ingerimos sin control.

En muchos momentos somos conscientes del perjuicio que sufrimos llevando a cabo este tipo de hábitos, incluso en muchas ocasiones sufrimos de pesadez en el estómago, sensación de nauseas, malestar general, etc, pero la sociabilización de las fiestas y la presencia de nuevos eventos relacionados directamente con comer y beber hace que sigamos cometiendo exceso y que sólo nos preocupemos los perjuicios que nos han podido producir cuando han pasado todas las fiestas. Es por ello que hay que aprovechar ese momento de motivación para realizar algunas modificaciones en nuestro estilo de vida y, sobre todo, en los hábitos de alimentación que realizamos en el día a día, con el fin de “desintoxicar” nuestro cuerpo y ponerlo “a punto” en el nuevo año.

Consejos nutricionales

El famoso diluyente universal, más conocido como agua es uno de los mejores antídotos para la ansiada desintoxicación postnavideña. Su sustitución por líquidos como vino, cerveza y refresco entre otros en épocas festivas puede provocar una falta de hidratación; dicha carencia puede hacerse manifiestamente perjudicial si llega a valores significativos pero puede ser inapreciablemente poco beneficiosa si se combina con la acumulación de toxinas. Esto es debido a que la ingesta diaria de al menos dos litros de agua (ocho vasos), destacando enormemente “al menos”, ayuda al buen funcionamiento de los órganos internos, en especial al riñón, ayudando a la depuración de la sangre.

Es de resaltar que cualquier toxina es mucho más fácil de eliminar cuanto más diluido esté, por lo que una muy buena hidratación es imprescindible para favorecer la desintoxicación.

Con respecto a la alimentación en general es muy importante y sobradamente conocido que aumentar el número de vegetales que se incluyen en nuestra dieta semanal nos ayuda a eliminar toxinas.

Algo a lo que no se le presta especial atención y que ayuda de manera destacable a la depuración de nuestro organismo es respetar los espacios entre comidas, es decir, si lo ideal es realizar cinco comidas al día debemos respetar los tiempos entre dichas ingestas, evitando ingerir ningún alimento en esos espacios y aprovechando esas horas para tomar agua, ya que será los momentos en los que será más beneficioso para nuestro organismo.

La alimentación poco abundante en frutas, verduras y hortalizas, los excesos de comida y alcohol y la poca cantidad de agua que ingerimos en periodos como el que acabamos de pasar pueden provocar problemas realmente serios, por lo que ante cualquier síntoma de malestar no debe dudar en asistir lo antes posible a un profesional de la salud.