Cuántos kilos puedes perder al mes sin dañar tu salud

Cuando decidimos adelgazar siempre nos ponemos metas. ¿Pero son realistas? Veamos cuántos kilos puedes perder realmente durante un mes sin dañar tu salud.

Antes de plantearnos realizar una dieta tenemos que tener claros los motivos por los que vamos a realizarla; ya sea sobrepeso, obesidad, o tan sólo librarnos de unos kilos de más.

Los nutricionistas advierten que, si simplemente hemos ganado unos cuantos kilos, no debemos dejarnos llevar por dietas détox. Simplemente hay que compensar con una buena alimentación.

En el caso de que tengamos sobrepeso u obesidad, lo que debemos hacer es acudir a un especialista. El grado de trastorno que podamos llegar a tener en nuestro peso, se calcula según el Índice de Masa Corporal (IMC). Este cálculo se obtiene dividiendo el peso en kilogramos entre la altura, en metros, al cuadrado. Aunque si lo prefieres, existen calculadoras de IMC que te facilitarán el cálculo. Lo normal es estar entre los 18,5 y 24,9. En cambio, si nuestro índice se encuentre entre los 25 y 29,9, existe sobrepeso, y una vez superada esta cifra, ya se considera obesidad.

Cuánto podemos adelgazar

En personas sanas, se acepta como bueno que en una semana, podemos llegar a perder medio kilo o uno, como mucho. Cualquier otra dieta que te prometa adelgazar más durante una semana pondrá en peligro tu salud de alguna manera. Perder más kilos de los que deberíamos en un corto plazo puede causar el efecto rebote, que consiste en recuperar el peso que pretendíamos perder, e incluso que engordemos más todavía.

Cómo podemos adelgazar

Para poder realizar una dieta de manera correcta, hay que tener claro que los milagros no existen. Las dietas rápidas, que tan de moda se han puesto últimamente, no están contrastadas por ningún estudio científico. Al principio puede que sí perdamos la cantidad de peso que deseábamos, pero luego aparecerá el efecto rebote que hemos mencionado anteriormente, haciéndonos empeorar. Es más, este tipo de dietas a menudo causan problemas de metabolismo, función renal, deficiencias vitamínicas o incluso caída de cabello, entre otros posibles efectos nocivos.

Es vital que sigamos las dietas marcadas por nuestros médicos, ya que cada dieta debe ser personalizada y supervisada por un equipo multidisciplinar.

Debemos comer de manera sana para no engordar

Además, no se trata simplemente de perder peso, sino también de alimentarnos de manera saludable. Estos serían unos cuantos consejos para poder llevar a cabo unos buenos hábitos dietéticos, pero recuerda, una dieta sin supervisión médica nunca es una buena idea.

  • Ante todo, debemos realizar cinco comidas diarias.
  • Hay que introducir en nuestra dieta alimentos sin grasas ni excesos de azúcares.
  • Reducir el tamaño de las raciones.
  • Evitar alimentos fritos o comida basura, es fundamental.
  • No beber alcohol ni bebidas azucaradas.
  • Reducir al máximo la ingesta de alimentos con sal.
  • Conviene que aumentemos el consumo de caldos, frutas y verduras, proteínas como el pavo o el pollo, pero siempre cocinados a la plancha o al horno.