Consejos para cuidar tu salud en otoño

Consejos salud otoño

LLega el otoño y los problemas de salud se multiplican. Aquí te dejamos unos consejos.

Adiós verano, hola otoño. Ya no solo nos despedimos de playas, piscinas, más tiempo fuera de casa y damos la bienvenida no solo a los bellos paisajes de bosques que cambian su color verde a ocre, también a cada vez menos horas de sol y temperaturas que bajan que incrementan los problemas de salud.

Uno de los fenómenos que más se repite en el otoño, con permiso del veranillo de San Miguel que tanto nos alegra el arranque otoñal, son los cambios bruscos de temperatura, algo que se produce muchas veces de forma rápida, sin dejarnos tiempo para prepararnos progresivamente. Y es ahí cuando las defensas se resienten y somos presa de las gripes, los resfriados y los dolores musculares y óseos, una serie de dolencias que podemos al menos paliar con una serie de consejos.

Abrigo adecuado en cada momento

Abrigarnos adecuadamente es capital. No se trata de llenar la cama de mantas y de ponernos veinte capas de textil como si fuésemos una cebolla, debemos ir vestidos acordes a la temperatura de cada día. Para ello hay que ser conscientes de que en el otoño la temperatura puede variar sobremanera de un día para otro. Abrigarnos en demasía puede tener el mismo efecto que no hacerlo y conllevar el inicio de una gripe.

Y es que, precisamente resfriados y gripes vienen causadas por los cambios bruscos de temperatura: del frío al calor y del calor al frío. Por lo tanto, lo más importante es intentar evitar estas situaciones. Sobretodo hay que tener cuidado con las variaciones de estancias interiores y exteriores, sobre todo si hacemos deporte.

La labor de prevención del deporte

Y es que el deporte también es un punto a tener en cuenta. La hormona serotonina se alimenta de luz solar, por lo que cuando esta disminuye debemos activarla de otro modo, por ejemplo, con la actividad física. Tan importante es hacer ejercicio en las épocas de menor luz como el abrigarse correctamente tras la sudoración y evitar de nuevo un cambio brusco de temperatura.

Sol otoñal, beneficios y cuidados

La exposición al sol por el motivo indicado con antelación es vital ya que los rayos de luz solar alimentan el bienestar de nuestro sistema. De todos modos, siempre con precaución ya que según avance el otoño, podemos vernos más expuestos a los rayos ultravioletas de tipo A (UVA) que en verano, cuando son más altos los de clase B (UVB).

Hidratación y alimentación

Beber mucha agua, más si hacemos deporte, nos ayudará a mantener bien hidratado nuestro cuerpo sobre todo para combatir la sequedad que producen las calefacciones de interior. También son adecuadas las cremas hidratantes para nuestra piel que evitarán cortes, rozaduras y erupciones, así como crema de cacao para nuestros labios.

Con respecto a la correcta alimentación también es fundamental para fortalecer las defensas. Frutas y verduras nos aportarán todas las vitaminas que necesitemos. Consumir menos hidratos de carbono y más grasas naturales también nos ayudarán a aclimatarnos mejor al invierno.

Adecuado descanso y vacunas si es necesario

Descansar adecuadamente es fundamental ya que nuestro cuerpo no estará preparado para aguantar el mismo ritmo veraniego cuando todos los factores ambientales aupaban a nuestro sistema a un estado mucho más vigoroso que en la estación otoñal.

Por último, para los más mayores o colectivos más susceptibles a enfermedades, la vacuna de la gripe supone una barrera indispensable para pasar el otoño de una forma mucho más llevadera.

El otoño no tiene que ser sinónimo de disminuir actividad, de encerrarnos en casa, pero sí es necesario aumentar nuestros cuidados para disfrutar de esta especial estación del año.