Cómo saber a qué alimentos eres intolerante

Ser intolerante determinados alimentos sin saberlo puede ser una fuente de problemas de salud importante. Es necesario aprender lo más rápido posible qué alimentos debes evitar

Un caso cercano en el tiempo es el del futbolista Iván Rakitic. Este deportista de élite ha modificado toda su alimentación y ha mejorado su estado de salud, con lo que su rendimiento en el campo se ha multiplicado. Todo esto ha ocurrido tras descubrir que era celíaco y no podía ingerir gluten, ya que esto le afectaba físicamente.

Los síntomas más destacados que el futbolista sufría se relacionaban con el cansancio físico tras los partidos o entrenamientos. De hecho, este es uno de los muchos síntomas que puede mostrar que estás sufriendo una intolerancia alimentaria.

La intolerancia a los alimentos

Debes tener claro que existen tantos tipos de intolerancia alimentaria como alimentos. Cada alimento puede reaccionar de manera diferente en dos organismos, algo sobre todo es aplicable en el caso de las comidas procesadas. Hay que tener en cuenta que la industria alimentaria recurre en gran medida a procesos y componentes químicos a la hora de confeccionar alimentos. En este artículo te mostramos cómo cada vez consumimos más comida basura y cómo dejar de hacerlo.

Descubrir si sufres una intolerancia alimentaria pasa, en primer lugar, por prestar atención a los pequeños detalles, cuando habitualmente sólo prestamos atención a los grandes síntomas. A veces tenemos la sensación de que determinados alimentos caen mal a nuestro estómago, nos hinchan o nos engordan demasiado. Sin embargo, no le damos más importancia y lo resumimos en que tal o cual alimento no nos sientan bien: esto puede ser perfectamente un síntoma de intolerancia alimentaria.

En muchas ocasiones las molestias digestivas se asocian directamente con virus estomacales o procesos de estrés,ya que, si no se realizan pruebas adecuadas, es difícil determinar una intolerancia alimentaria. Y, sin embargo, la intolerancia alimentaria es mucho más frecuente de lo que podemos pensar. De hecho, son más comunes que las reacciones alérgicas, pero también más difíciles de diagnosticar ya que, generalmente, una reacción alérgica surge casi de manera inmediata, mientras que el síntoma de una intolerancia puede tardar más en manifestarse y confundirse con otras patologías.

Detectar la intolerancia alimentaria

El primer lugar hay una serie de síntomas que debes tener en cuenta para poder valorar la posibilidad de sufrir una intolerancia a algún alimento. Los síntomas más habituales que pueden hacerte sospechar este tipo de trastorno, tienen que ver directamente con el aparato digestivo. De este modo, náuseas, diarrea, gases, hinchazón abdominal, estreñimiento, son síntomas muy habituales de intolerancia alimentaria. A estos síntomas puedes sumar otros secundarios, pero que, también pueden estar presentes en este trastorno, desde cansancio extremo hasta cambios de humor, insomnio, depresión,manchas en la piel, dolores de cabeza, aumento de peso inusual

Una buena manera de comenzar avalorar la posibilidad de sufrir este tipo de trastorno es anotar de manera constante la alimentación que ingieres y contrastarlo con los síntomas que padeces. Si estos síntomas se manifiestan de manera más contundente coincidiendo con algunos alimentos la sospecha debe aumentar de manera exponencial. Recuerda que los alimentos que más intolerancia generan son los lácteos, el arroz, la harina,los huevos, los frutos secos y los crustáceos.

Si tienes la sospecha de sufrir intolerancia a algún alimento utiliza tu seguro de salud o acude a tu médico de familia. Los diagnósticos suelen ser básicos y parte de análisis de aliento, análisis de sangre, y, en caso de sospecha de otras patologías pueden incluir otros tipos de análisis incluyendo endoscopias.

Existen algunas pruebas analíticas también orientadas a descubrir alergias o intolerancias alimentarias para alimentos específicos, esto, en caso de necesidad lo solicitara tu médico.