Ortorexia: significado, causas, síntomas y tratamiento

hombre sufriendo ortorexia

Los casos de ortorexia se han disparado en la última década y, según todos los expertos, seguirán aumentando en los próximos años. Las causas de la ortorexia son muy variadas, pero sus consecuencias, por desgracia, muy similares. Para comprenderla en profundidad, empecemos por lo fundamental: ¿Sabes realmente qué es la ortorexia?

Y si te lo pregunto, es porque los síntomas de la ortorexia se suelen confundir con los de la anorexia y la bulimia, pero desde luego son cosas diferentes. De todo esto te hablaré un poco más adelante, pero si quieres saber más de estas otras dos afecciones psicológicas, te dejo nuestro post sobre enfermedades y trastornos alimenticios más comunes.

Ahora sí, vamos a profundizar en el oscuro mundo de rigidez y exigencia, que implica este trastorno.

El mayor cuadro médico para cuidar de ti.
Más de 50.000 especialistas.
Más de 1.000 clínicas a tu disposición.

¿Qué es la ortorexia?

El significado de ortorexia nos lo dan distintos artículos científicos, sin embargo, aún no se encuentra registrado de manera individual en el manual de psiquiatría más empleado en el mundo. El DSM 5 (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders), que sí recoge otros como la anorexia o la bulimia.

Aun así, los psiquiatras y psicólogos indican que la ortorexia es claramente un subtipo de los llamados trastornos de la ingesta por evitación o restricción, que sí se contemplan en este manual. ¿Y qué es lo que se evita o restringe en este tipo de trastorno? Pues todo lo que se considera insano.

De hecho, el significado de ortorexia es la preocupación patológica u obsesión por una alimentación saludable. Por lo tanto, todo alimento que la persona considere que no es sano, será eliminado de la dieta o drásticamente reducido.

Obviamente, lo que el individuo afectado considera saludable, puede ser muy variado, pues a pesar de la existencia de muchas instituciones públicas de nutrición, hay multitud de corrientes divergentes. Estas tienden a restringir diversos alimentos, con argumentos de todo tipo y a menudo contrarios entre ellas. ¡Normal que la gente acabe hecha un lío!

Tipos de ortorexia

Algunas corrientes dietéticas recomiendan evitar las carnes, otras los cereales, las frutas, los lácteos… Otras se centran en la importancia de los alimentos ecológicos, o sin aditivos, o en que sean frescos… o todo al mismo tiempo.

Es por ello que, aunque podríamos distinguir distintos tipos de ortorexia según qué alimentos se restringen, esta clasificación no se ha desarrollado. Tal y como alegan diversos expertos, porque el patrón de comportamiento es común, y también las alteraciones psicológicas subyacentes.

Por tanto, catalogar diferentes tipos de ortorexia no se considera adecuado, pues el qué se restringe no es, ni mucho menos, la clave para diagnosticarla ni tratarla.

Causas y síntomas de la ortorexia

Los desencadenantes que se han descrito de este trastorno pueden ser muy variados: estrés de cualquier tipo, presión social, influencia de la redes sociales… sin embargo, en el origen y causas de la ortorexia, los estudios han encontrado:

  • Perfeccionismo
  • Autoexigencia elevada
  • Preocupación por la salud
  • Disconformidad con la imagen corporal

💡 Preocuparse por la salud es muy importante, siempre que no sea de forma obsesiva, tal y como te contamos en nuestro artículo de por qué es importante el cuidado de nuestra salud.

mujer demostrando qué es la ortorexia

Otras investigaciones han mencionado causas distintas, como la baja autoestima o el inicio de dietas mal estructuradas como las dietas milagro, lo que habitualmente sucede cuando no se acude a profesionales. Por eso, es vital dejarte orientar siempre por personas convenientemente formadas, porque ideas e influencers… hay de todo tipo.

Si quieres profundizar y encontrar más información sobre las causas de la ortorexia, te dejo este artículo científico “Factores de riesgo de la Ortorexia”, de la prestigiosa Universidad de Toronto (Canadá). Verás que hay una gran cantidad de variables que pueden influir en su desarrollo.

Por otro lado, es fundamental conocer las manifestaciones clínicas de la ortorexia para su diagnóstico y, antes de esto, para que el entorno de la persona que lo sufre pueda dar la voz de alarma y comenzar a ayudarla. Por eso, te listo a continuación las consecuencias y síntomas de la ortorexia:

  • Pensamiento obsesivo sobre la calidad de los alimentos
  • Planificación excesiva de los menús
  • Se antepone al placer de los alimentos sus supuestas propiedades
  • Culpabilidad desmedida si no se siguen las pautas autoimpuestas
  • Aislamiento social
  • Ansiedad
  • Angustia
  • Pérdida de peso
  • Déficits nutricionales

💡 Te enlazo nuestro artículo sobre menús saludables y muy fáciles, porque planificarte puede ayudarte a llevar una alimentación más sana, siempre que no lo hagas de forma extrema.

El caso es que puede ser que algunos de los preceptos que sigue la persona que padece ortorexia sean ciertos, pero llevados al extremo, sin flexibilidad, sin valorar el contexto social ni a la personal, etc… la llevan a enfermar. Como ves, no solo psicológicamente, si no que, a pesar de su preocupación por la salud, este trastorno puede hacer enfermar a la persona también físicamente.

Tratamiento

Te reconozco que siempre que hago una diferenciación entre la salud mental y la física, algo me chirría. Al fin y al cabo, lo que veo cada día en mi trabajo, es que lo que denominamos “cuerpo y mente” son una unidad indisoluble, y que no podemos cuidar de uno sin cuidar el otro.

💙 Desde Aegon, hemos creado Cariñoterapia con sentido, un programa que nos ayuda a tomar consciencia de la importancia de cuidarnos, de forma integral, trabajando nuestros 5 sentidos para alcanzar el bienestar y una salud mental plena. No dudes en visitar nuestra web para aprender de todos los consejos que nuestros especialistas y talentos amigos nos ofrecen a través de esta iniciativa, ¡te esperamos!

Posiblemente, la importancia de cuidar de la salud mental y de la física es algo que pierde de vista la persona que padece este trastorno, pero sí que se debe de tener muy en cuenta en el tratamiento de la ortorexia. Esto lo digo porque, en muchas ocasiones, se deben de incluir en dicho tratamiento suplementos alimenticios como batidos específicos para ayudar a recuperar el peso, que incluyan además fórmulas multinutrientes con:

Todo esto a pesar, de que, al menos en teoría, lo que desea la persona con ortorexia, es estar más sana.

Aun así, la base del tratamiento de la ortorexia es la terapia cognitivo conductual. Esta terapia psicológica es la de mayor evidencia científica, y debe tratar de desentrañar la causa subyacente a este trastorno, para combatirla, mitigarla y encauzarla.

Del mismo modo, con esta clase de terapia, se brinda apoyo para modificar las conductas asociadas. Para ello, habitualmente se les pide a las personas que sufren ortorexia que elaboren registros sobre los alimentos que han ingerido, y sus pensamientos respecto a la alimentación y las emociones que les producen.

Cuando todo esto se haya trabajado, se irán introduciendo paulatinamente alimentos que habían sido restringidos. Así, es útil explicarle al paciente de ortorexia la importancia de los nutrientes de esos grupos de alimentos, por lo que, a menudo, en este punto se colabora con dietistas o nutricionistas.

psicóloga explicando la ortorexia y su significado a su paciente

En caso de que todo esto no sea suficiente, el médico puede pautar a la persona con ortorexia ansiolíticos, como el alprazolam o el lorazepam. Otra opción son los fármacos que reducen las tendencias obsesivas: clorimipramina, sertralina, paroxetina, etc.

Diferencia entre ortorexia, anorexia y bulimia

La distinción fundamental entre estos tres trastornos es el tema objeto de los pensamientos obsesivos. En la ortorexia es la alimentación saludable, y en las otras dos la búsqueda de la delgadez.

Aun así, debemos de tener en cuenta que, como con otros trastornos alimentarios, pueden darse varios al mismo tiempo en la misma persona. Puede que, incluso, uno enmascare a otro, o que la misma persona afectada intente disfrazar su obsesión por la delgadez, con una preocupación por la salud.

Sabiendo todo esto, si el diagnóstico es correcto, y no coexisten distintos trastornos alimenticios en la persona, encontramos estas otras diferencias entre bulimia, anorexia y ortorexia:

  • En la anorexia y bulimia es frecuente el conteo de calorías
  • En la anorexia y bulimia se da más habitualmente una distorsión de la imagen corporal
  • En la anorexia y bulimia también es más común padecer baja autoestima
  • En la ortorexia no se dan purgas alimentarias, como sucede con el vómito o los laxantes en la bulimia

A pesar de estas diferencias, debemos de tener en cuenta que la ortorexia es un patología todavía en investigación. De hecho, los psiquiatras consideran que los criterios diagnósticos aún deben de perfeccionarse.

💡 Si quieres saber más sobre otro tipos de trastornos de este estilo, te enlazo nuestro artículo sobre vigorexia o dismorfia muscular: la obsesión por el gimnasio.

Sobre lo que sí que hay claramente un consenso, es sobre que en la ortorexia se da cierto grado de obsesión por una dieta saludable, lo que no sucede en la anorexia y la bulimia. Por eso, para que puedas tener una información nutricional fiable, sin restricciones absurdas, te dejo nuestro post sobre dietas saludables para adelgazar o cuidarte.

Test para detectar la ortorexia

Pese a que ya muchos profesionales conocen el significado de ortorexia y cuál es su tratamiento, sigue siendo un trastorno relativamente desconocido. Incluso, como ya te he mencionado, se trabaja todavía en herramientas para diagnosticarla.

Actualmente existen distintos test para detectar la ortorexia, como el denominado ORTO-15 y, más recientemente, el ORTO-R, que se considera un perfeccionamiento del ORTO-15.

Aun así, el diagnóstico no puede basarse tan solo en el resultado del test, y el profesional debe de abordarlo de manera global, indagando también en el origen del proceso, mediante la conversación y escucha atenta del paciente.

Otros de los test más utilizados, que fue el primero en elaborarse en el año 2000, es el conocido como cuestionario de Bratman. Es más sencillo que el ORTO-15 y ORTO-R, pero resulta únicamente orientativo. Este, incluye las siguientes preguntas:

  1. ¿Pasas más de tres horas al día pensando en tu dieta?
  2. ¿Planeas tus comidas con varios días de antelación?
  3. ¿Consideras que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que aporta?
  4. ¿Ha disminuido la calidad de tu vida según aumentaba la de tu dieta?
  5. ¿Sientes que te has vuelto más estricta contigo misma?
  6. ¿Ha mejorado tu autoestima alimentándote de forma sana?
  7. ¿Has renunciado a comer alimentos que te gustaban para comer alimentos “sanos”?
  8. ¿Supone un problema tu dieta a la hora de comer fuera distanciándote de familiares o amigos?
  9. ¿Te culpabilizas cuando te saltas tu régimen?
  10. ¿Te sientes tranquila y crees que todo está controlado cuando comes de forma sana y previsible?

Si respondes que sí a un mínimo de 4 preguntas, deberías consultar con un profesional sanitario, pues estás mostrando una preocupación excesiva por la comida. No tiene por qué ser ortorexia, pero podría derivar en ello si no tomas medidas.

Para finalizar

Recuerda que una alimentación saludable debe de ser variada y equilibrada, adaptada a ti y a tus circunstancias vitales. Por tanto, si detectas que piensas demasiado en la alimentación, o que tu mente o cuerpo se resienten: ansiedad, pérdida de peso, ect… Deberías ser consciente de que algo no está yendo como debería.

Como ya te he comentado, la ansiedad es uno de los síntomas de la ortorexia más frecuentes, además este estado suele derivarse del estrés, enfermedades o circunstancias laborales y personales, siendo cada vez más frecuente. Por ello, es importante tomársela en serio para poder atajarla.

Ahora ya me despido, espero que te haya gustado nuestro post y con él hayamos arrojado un poquito de luz sobre la ortorexia, este trastorno aún poco conocido. Muchas gracias por llegar hasta aquí y, si quieres seguir estando informado en cualquier asunto de salud y alimentación, recuerda seguir nuestro blog. ¡Te esperamos!

seguro de salud
¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Compártelo en redes sociales con tu familia y amigos!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Especialista en Salud Natural y Dietética

Máster Universitario en Salud Natural y Nutrición. Experta en Alimentación Antiinflamatoria y psiconeuroendocrino-inmunología, el área de la ciencia que estudia la relación del sistema nervioso con el resto de nuestro organismo. Diploma de estudios avanzados en: Microbiota, inmunidad y sistema digestivo. Cursos de doctorado en: Biología del Cáncer. Autora de los libros: "¿Y ahora qué puedo comer?" y "Comer para cuidarse". Compagino la pasión de mi trabajo en consulta con la impartición de diversos cursos y las charlas divulgativas.

Perfil de LinkedIn