10 consejos para cuidar tu salud

7 abril - dia mundial de la salud

«Para ser feliz basta con tener buena salud y mala memoria”. Ingrid Bergman.

 La salud es el bien más preciado de los que poseen las personas, ya que su ausencia impide la consecución de cualquiera de los demás. Por ello, es en el cuidado de la salud y en la prevención de enfermedades donde hay que poner toda la atención y todos los recursos. En la mayoría de las ocasiones, con simples esfuerzos diarios se pueden prevenir muchos padecimientos. Estos esfuerzos, en poco tiempo, llegan a convertirse en una rutina de vida que se realiza de manera automática sin suponer ninguna dificultad.

El 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud y desde aquí queremos compartir algunos consejos para llevar a cabo en nuestro día a día con el objetivo de cuidar nuestra salud. ¡Toma nota!

 

  1. Alimentación. La Organización Mundial de la Salud centra este año el Día Mundial de la Salud en una buena alimentación y en la inocuidad de los alimentos. Y es que, de sobra es sabido que una dieta equilibrada es muy beneficiosa para la salud. Evita los azúcares refinados y aquellos productos excesivamente edulcorados, así como las grasas saturadas y las grasas trans. Recuerda: es mejor controlar las cantidades y comer solo lo que tu cuerpo necesite.
  2. Ejercicio físico. El ejercicio moderado fortalece el corazón, mejora la circulación y ayuda a eliminar toxinas entre otros muchos beneficios. Como ejercicio diario podemos entender también el subir por las escaleras o caminar en vez de coger otro transporte. ¡Así de fácil!
  3. Momentos de desconexión. Es importante tener momentos de relajación, de pensar en otras cosas que se escapen de la rutina y las preocupaciones diarias. Todo esto minimiza la aparición del estrés y de sus síntomas.
  4. Horas de sueño. El cerebro y el sistema nervioso necesitan reducir su actividad, descansar y depurarse para poder continuar con su funcionamiento a pleno rendimiento. Esto se consigue con el sueño. Cada persona puede tener un número óptimo de horas que debe cumplir y que suele estar entre las 6 horas y media y las ocho horas.
  5. Rutinas. Nuestro organismo funciona de forma cíclica y se habitúa de manera automática a realizar ciertas funciones en ciertas horas del día y las realiza así día tras día de manera involuntaria. Cuando de manera voluntaria se cambian esos hábitos ciertas funciones se realizan con menor rendimiento por lo que es aconsejable hacer coincidir los actos involuntarios con los voluntarios, realizando siempre que sea posible las comidas a las mismas horas todos los días, siempre la misma hora de acostarse y levantarse, etc.
  6. Ejercitar la mente. Mantén la mente ocupada con lectura, crucigramas, acertijos o ejercicios de memoria, porque además de ayudar al cerebro a mantenerse despierto, activo y en buena forma, también ayuda a desconectar de la rutina.
  7. Protección frente a contaminantes. Protege la piel de las radiaciones solares, aléjate de lugares con polución, empápate de naturaleza y respira aire puro cuantas más veces, mejor.
  8. Revisiones médicas. Para curar una enfermedad no hay mejor remedio que atacarla en sus estadios más tempranos. Las revisiones médicas periódicas ayudan a detectar lo antes posible la aparición de un padecimiento.
  9. Posturas adecuadas. En el día a día presta atención al modo en que te sientas y la manera en la que realizas esfuerzos al coger peso. Utiliza una buena almohada y un buen colchón; ayudará a mantener saludables huesos y músculos.
  10. Ropa y calzado específico. Lleva ropa y calzado específico según la temperatura y la actividad a realizar, préstale mucha atención antes de salir de casa o realizar algún viaje; evitará enfriamientos, problemas en la piel y ayudará a prevenir dolores de espalda entre otros.