7 ahorros hormiga con los que cuadrar tus cuentas

Te vamos a mostrar 7 claves para el ahorro que te permitirán tener controladas tus cuentas.

A la hora de hacer una previsión de gastos mensuales, para controlar de una forma más eficiente nuestra economía doméstica. Solemos hacer una lista de gastos que compartimos con la gente con la que vivimos. Gastos como el alquiler, los recibos de la luz, de agua, de internet, gastos de transporte…

No obstante, siempre solemos pasar por alto los llamados gastos hormiga. Dichos gastos, que consisten en actos cotidianos, como tomar un café fuera de casa, o cenar con nuestros amigos, son precisamente los que disparan nuestro gasto final.

La buena noticia es que estos gastos, o al menos una parte de ellos, pueden ser controlados. Te damos ideas para que puedas hacerlo. Recuerda que el minimalismo y la frugalidad son buenos para tus finanzas.

La improvisación es mala

Aquí debes tener bien claro cuánto quieres ahorrar al mes, y la cantidad que vas a poder gastar. Es importante que no te salgas del presupuesto que vayas a fijar, porque si no sería un caos. No es algo realmente sencillo, pero cuando llegue el final de mes, te sentirás muy satisfecho con los esfuerzos realizados. Si dispones de gastos que no tenías programados, debes tratar de evitar todo lo posible los rutinarios.

Utiliza un presupuesto

Siempre podrás permitirte algún gasto extra, como tomar un café o ir al cine. La clave del ahorro no está en dejar de disfrutar de tu vida, sino en planificar bien tus gastos extraordinarios. Debes pensar bien cuánto eres capaz de gastar diariamente en caprichos, esto es algo importante al comenzar en el ahorro hormiga.

En este artículo puedes ver cómo, basado en las enseñanzas de Maria Kondo sobre el orden en el hogar, el orden en tus finanzas es muy importante.

Controla el inicio de cada mes

Es habitual en una economía doméstica ajustada, el hecho de tener la cuenta del banco bajo mínimos a final de mes. Esto se debe en gran parte a que al cobrar la nómina a principios de mes, nos suele invadir una falsa sensación de abundancia, lo que nos lleva a confiarnos y por tanto gastar más dinero en caprichos. Antes de comenzar a realizar gastos innecesarios, ten en cuenta la cantidad de dinero que vas a perder, sólo por dejarte llevar por un impulso.

Márcate objetivos

A la hora de ahorrar, también es importante tener metas que cumplir, como por ejemplo comprar una hucha y empezar a llenarla con 1 euro todos los días, hasta tener suficiente para poder realizar una escapada o unas vacaciones. Esto te motivará cada mes cuando veas aumentar tus ahorros, y te ayudará a combatir los gastos hormiga.

Más metálico que tarjetas

Lo sabemos, las tarjetas de crédito ocupan menos espacio en la cartera, son más cómodas de usar y más rápidas, pero también, más traicioneras. Podemos pensar que pagar con dinero de plástico no nos afecta de forma inmediata, pero cuando mires los últimos movimientos de tu tarjeta, lo notarás. Por esto, te recomendamos que realices siempre los pequeños pagos en efectivo. De esta forma, gastaras solo lo que lleves en la cartera, y así también es probable que te lo pienses dos veces antes de realizar alguna compra que realmente sea innecesaria.

Controla el gasto en transporte

Es importante que calcules todo el dinero que sueles gastar cuando te desplazas. Así vas a poder comprobar si puedes fraccionar tus gastos en desplazamiento. Si eres una persona que utiliza transporte propio, quizás para trabajar, puedes plantearte la opción de compartir coche para minimizar los gastos. Por otro lado, si eres una persona que usa más el transporte público, puedes mirar los distintos abonos que hay y ver cuál es el que más se ajusta a tu bolsillo.

Planifica tu cesta de la compra

Planificar tu lista de la compra es algo muy importante que debemos tener siempre en cuenta, pues nos evita gastos innecesarios que podrían afectar mucho a nuestra economía doméstica. Es recomendable ser realistas y evitar gastos hormiga, tales como chucherías, bollería industrial, helados… Ve siempre al grano y, sobre todo, procura ir a comprar sin hambre.